Tarta de queso y frambuesa o cómo no morir asada por tu horno

/
32 Comentarios
La plataforma cívica VSHY (verano sin horno YA), creada, organizada, formada y presidida por mí, ha comenzado su andadura.

En sus estatutos se recogen:
  • el descanso estival, muy merecido, del electrodoméstico comúnmente conocido como horno.
  • la adopción y recolección de recetas frescas y ligeras.
  • la declaración temporal como ingredientes non gratos de la manteca, mantequillorra, y similares productos altamente calóricos y caloríferos.
  • la posibilidad de mandar los 3 puntos anteriores al cuerno en situaciones de emergencia.
Para presentarse en sociedad, la VSHY optó por una tarta de queso, cuyo primer requisito, obviamente, tenía que ser que no se hiciera al horno. El segundo, que llevara frambuesas a cascoporro porque nos salen por las orejas. Y el tercero, que fuese susceptible de una rápida elaboración, óptima refrigeración y máxima diversión.


La tarta que os traigo hoy cumple todas las características, y además la de ser inventada, porque nos pilló sin leche condensada en casa, cuando siempre la hay, y tuve que improvisar un poco con lo que había e implorar la intercesión divina para que no quedara un churro. Afortunadamente, después de pasar una noche entera en la nevera, pasó de estar blanducha a firme, y logró variados cumplidos del clan familiar, así que ha pasado el corte y os la puedo explicar aquí.



Tarta de queso y frambuesa (sin horno):
Dificultad, así de primeras: chupada, para hacer con niños. Probabilidad de complicaciones: el blandiblú de la gelatina. Presentación: genialSabor: ohhh! ahhhh!. Recetas de inspiración: yo mí me conmigo y la sapiencia culinaria general

Ingredientes
Ganas
12 o 15 galletas maría
125 gr. de mantequilla

400 gr. de queso Philadelphia o similar (2 tarrinas)
un brik pequeño de nata para montar, fría
100 ml. de leche
5 cucharadas de azúcar, y a partir de ahí, al gusto
frambuesas
7 hojas de gelatina sin sabor

frambuesas
mermelada o puré de frambuesas (la fruta se puede cambiar)
3 hojas de gelatina sin sabor

Preparación:
Lo primero, hay que forrar un molde desmoldable con papel de aluminio por debajo. Si no tenéis recipiente desmoldable o un aro, luego os va a ser muy difícil sacar la tarta sin chafarla... ¡yo aviso!

Para desmenuzar las galletas: lo mejor es meterlas dentro de una bolsa de congelar, cerrarla y dar golpes con un rodillo o instrumento similar, apretando bien hasta que queden con la textura del pan rallado. A esto y a más cosas, me ayudó mi sobrina Leire que es un sol!

En el microondas o al fuego, derretir la mantequilla y echarla sobre las migas de galleta, mezclando bien y hasta que no quede líquido y toda la masa esté impregnada de mantequilla. Después, colocar la galleta en el fondo del molde y aplanar bien, cubriendo todo el fondo. Meter en la nevera para que se endurezca mientras seguimos con el resto.

Las hojas de gelatina hay que remojarlas en un bol de agua fría para que se ablanden, pero tampoco tenéis que dejarlas más de 5 minutos dentro: entonces ya no se puede desechar el agua y quedarte con la gelatina, más bien se ha creado un blandiblú unificado.

El queso lo echamos en un bol y lo batimos bien hasta que quede una crema espesa y tersa. Aparte, ponemos a calentar en un cazo al fuego la leche, en la que diluiremos la gelatina (ya sin agua) y el azúcar.

Este mezcla caliente (pero no hirviendo! que no hace falta...) la vertemos sobre el queso y mezclamos. Como en este momento la cosa resultante habrá pasado a un estado bastante líquido, es mejor verterla en un recipiente alto o el mismo vaso de la batidora y batir con ella. Agregamos la nata fría y seguimos batiendo para que se semimonte. Podéis probar el sabor por si queréis echarle en este momento más azúcar, y se pueden añadir también frambuesas u otras frutas que teñirán la mezcla de un ligero rosa.


Sacamos el molde de la nevera y vertemos la masa de queso sobre el fondo de galleta, para volver a meterla a la nevera. Yo aquí decidí introducir dentro de la masa frambuesas, apretando con cuidado hacia dentro. Cuantas más mejor, porque más bonito quedará el corte.

El toque final: podéis echarle simplemente mermelada por encima, pero queda más presentable si convertimos la mermelada, o el puré de fruta en gelatina. Para ello, tenemos que poner a remojo las 3 hojas restantes de gelatina en agua fría. Mientras, calentamos parte de la mermelada al fuego y aquí diluimos la gelatina ablandada. Entonces podéis echar más mermelada o frutas enteras (yo puse unas poquitas grosellas en el centro), y pasar a echarla con cuidado sobre la mezcla de queso refrigerada.



Voilà! Ya la tenemos hecha! Sólo hay que dejarla una noche o unas 12 horas en la nevera para que coja consistencia y se enfríe.

 Espero que os guste ¡y os refresque!

Entradas relacionadas

32 comentarios:

  1. Cómo me gustan tus fotos... tienen un toque tirando a sepia con ese punto un poco decadente de los libros antiguos que me encantan!!
    Yo no puedo vivir sin horno...

    ResponderEliminar
  2. mmmm... frambuesas.... me mandas algunas? es que por aquí, salvo las congeladas no veo por ningún sitio. Se ve delicioso. Yo estoy con el horno encendido (es que es un vicio, y sólo a mi se me ocurre hornear a las 4 de la tarde), tendré que hacerme "socia" del VSHY a ver si se me pasa!!!
    Un besito,
    Andrea.

    ResponderEliminar
  3. Yo me apunto a esa iniciativa pero ya mismo, que vaya unos calores más horrendos cocinando.

    La tarta deliciosa a más no poder, me pierden las frambuesas y esa tarta se ve una ricura.

    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  4. Me parto de risa con tus entradas!!! Que original eres y que cara de traviesa tiene Leire machacando galletas jajaja, la tarta.... puffff q pinta más deliciosaaaaa, que pena no tenerte más cerca e ir a suplicarte un bocadito jajaja
    Lamento no poder unirme a tu plataforma, mis creaciones necesitan horno.... :S

    ResponderEliminar
  5. Deliciosa!! Y yo no me podré pasar todo el verano sin encender el horno... imposible! Mis amigos necesita mis cupcakes! jaja ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Que bueno ese cheesecake! Yo tengo uno parecido en el horno! Y tambien tengo un lema NO SIN MI HORNO!... jeje... aunque haga 40º, donde iba a hacer el pan???

    ResponderEliminar
  7. Por cierto... que monísima tu nena!

    ResponderEliminar
  8. Buaaaaa... Se me cae la baba con esas frambuesas. Qué ricas! La tarta te ha quedado deliciosa.
    Te apoyo en la plataforma "verano sin horno". Es un horror entrar en mi cocina con estas temperaturas.

    PD: Tu sobrina es una preciosidad!

    ResponderEliminar
  9. Me encantan las frambuesas, es una de mis frutas favoritas y esa tarta tiene que estar superdeliciosa, para empezar y no parar.

    ResponderEliminar
  10. Que rico frambuesas pero tendré que esperar el verano para hacerlas porque por acá pura fruta congelada :P
    Cariños!

    ResponderEliminar
  11. Ja,ja,ja, con que la plataforma "VSHY",ja,ja, me duele la barriga de tanta risa, eres la leche!!!
    Pero mira,de algo ha servido que nos has preparado una tartita bien rica, esa receta me la apunto, que me chiflan las frambuesas!!!
    Bsssss.

    ResponderEliminar
  12. Yo no podria vivi sin horno, aunque me caigan los chorretones de sudor... jajaj
    Me encanta leerte y las fotos son geniales!!!
    Ahh, y me muero por probar esas frambuesas!!! Tienen que estar deliciosas!! Y la foto del corte... puff!! Ahora mismo me comeria un trocito fresquito!
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  13. Tienes una mini-chef muy guapa y super simpática, que suerte, me imagino lo rica que estaría esta tarta ayudada por esas manitas.
    La foto de las frambuesas es genial, dan ganas de cogerlas desde aquí.
    Me apunto esta receta fresquita, porque yo todavía no he conseguido cumplir el primer estatuto.
    Besines
    Nieves

    ResponderEliminar
  14. me uno al club ya!!
    que pintaza!
    besitos

    ResponderEliminar
  15. Todo sea por disfrutar de tartas tan ricas como esta, ni hornos ni nada podrás con nostras ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Q ricooooo!!!! Y x cierto, tienes esas vistas desde la cocina??? Me muero de la envidia!

    ResponderEliminar
  17. Adoro las frambuesas, son mi fruta preferida. Por acá son bastante caras, entonces hay que medirse en la cantidad que compramos. No puedo creer que tengas cantidades inmensas de ellas.
    Una torta sin horno es toda una genialidad para no morir ahogado de calor, aunque pro acá con -2ºC nos viene genial un poco de calorcito.
    Cariños

    ResponderEliminar
  18. ¡Tiene una pinta estupenda! ¡Seguro que estaba buenísima!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Gracias por todos vuestros comentarios! he estado unos días desconectada y no los he podido contestar, pero mi sobrina está emocionadísima por todos los piropos habéis echado! :D

    ResponderEliminar
  20. Aqui me tienes pq soy un goloso irredento ademas de todo lo q me haa dicho!! Creo q acabo de encotrar mi sitio!!!
    Miauuuuuuu
    Un beso del seguidor 61!!!!

    ResponderEliminar
  21. Qué tarta tan rica!!! Además te quedó preciosa, y el corte??? Brutal!! Me encanta!! Si improviso en algo así no me salen ni churros!
    Por cierto, el molde para el bizcocho es una maceta de barro, lo dejé enfriar, desmoldé y lo cubrí con fondant ;)
    Un besote y buena semana!
    PD: Dice mi novio que quiere asociarte contigo, es más, ya está preparando los carteles a favor de VSHY

    ResponderEliminar
  22. Madre mía que pinta!!!pero si dice comeme!!!
    Gracias por seguirme Biscayenne!!!
    Me quedo por tu cocina!!!!
    Besicos.

    ResponderEliminar
  23. ¡Que graciosa plataforma la tuya! Habrá que apoyarla sin remedio!
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Holaaaaa! Gracias por pasarte por mi blog, así he podido conocer el tuyo. Tengo que decirte que me ha encantado!!!!!! Enhorabuena por tan lindo trabajo!
    Yo siento no poder unirme a esa iniciativa, pues a pesar del calor, yo no puedo vivir sin horno ;-)
    En cuanto a la tarta, me chiflan las frambuesas y las tartas de queso... y la tuya tiene una pinta deliciosa. Lindas fotos :-)
    Encantada de conocerte, nos vemos ;-)

    ResponderEliminar
  25. Me ha encantado to Blog!! De verdad super original y bonito....Las fotos con efecto de antaño son lo mas...
    Te sigo...no veo la hora de ver tu próxima publicacion
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  26. ¡Qué delicia de tarta!, te quedó fantástica, y es una de mis tartas favoritas.
    besos

    ResponderEliminar
  27. Gracias por venir por mi cocina, porque si no hubieras venido quizás no hubiera conocido tu blog y tus maravillosas fotos y tus maravillosas recetas !!!

    Me quedo por aquí (con tu permiso)

    Besos

    LA COCINA DE LAS PINUINAS

    ResponderEliminar
  28. Me he colado desde el blog de Sandra... lo que me he podido reír con tu introducción de la receta... con tu permiso me quedo :-)

    Y también aprovecho y te dejo un abrazo enorme, desde los Pirineos.

    Marta.

    ResponderEliminar
  29. ¡me apasiona la tarta de queso! Tendré que probar tu receta pronto!

    ResponderEliminar
  30. Muy rica tartita...yo soy mucho de improvisar por los mismos motivos y esa plataforma me gusta mucho!!

    ResponderEliminar
  31. Tarta, queso, frambuesas.... ay Dios.... si es que todo lo que veo por aquí me gustaaaaaa!!!!

    ResponderEliminar
  32. Anónimo12/07/2012

    Qué hermosa y rica se ve! Voy a intentar hacerla con zarzamoras, que la planta de mi patio no se cansa de darnos fruta esta temporada, bendita ella. Me encanta tu blog!! Saludos argentinos, Gaby.

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.