Yemas de coco o cómo parecer una diosa doméstica en 20 minutos

/
68 Comentarios
¡He vuelto! (aplausos, aplausos)

La montaña de cajas sin desembalar aún me acecha por la espalda, pero ya tenemos las necesidades básicas cubiertas (colchón, azúcar e internet).

Lo malo es que no hay manera de encontrar la hoja en la que apunté la receta de los muffins salados que os iba a enseñar, de modo que me reservo esa carta para cuando le dé por aparecer.

Hoy os traigo, como humilde estreno de la temporada otoño - invierno, una receta rápida como ella sola, de esas que te hacen parecer una diosa doméstica (o dios para los cocinillas masculinos) pero que realmente has hecho a toda prisa en 20 minutos. La perfección, vamos.

Lo mejor es cuando además dices, así como quien no quiere la cosa "... pues las he hecho en nada, 20 minutillos... ". Ahí lo petas y todo el mundo querrá ser como tú de mayor.


Yemas de coco:
Dificultad, así de primeras: muy fácil. Posibles complicaciones: no colar las yemas y que se formen grumos. Presentación: sencilla y perfectaSabor: a yema dulce, un poco a limón, y un poco a coco. Recetas de inspiración: vídeo receta de Paradores

INGREDIENTES (para unas 10 yemas pequeñas, si queréis más doblad las cantidades):
6 yemas de huevo
100 gr. de azúcar
250 ml. de agua
piel de un limón (no rallada, sino lo más entera posible)
80 ml. nata líquida para montar
30 gr. de azúcar glas
50 gr. de coco rallado (o más, al gusto)


papeles de mini magdalenas o de trufas para la presentación

PREPARACIÓN:
Si se tienen yemas de sobra de alguna receta anterior, genial, si no, siempre podéis hacer merengue o un soufflé con las claras restantes.

Lo primero, es pelar el limón y echar la corteza en un cazo al fuego junto con el azúcar y el agua. Se trata de conseguir un almíbar con punto de bola fuerte (o dura): los puntos del almíbar y el caramelo son difíciles de pillar, sobre todo si no se tiene un termómetro especial como es mi caso. En esta receta en particular, se trata de conseguir una termperatura de unos 120 ºC. Midiéndolo a ojímetro, sería cuando el almíbar empieza a formar burbujas grandes sin que haya cogido color, o cuando introduciendo una gota de la mezcla en un vaso de agua fría se crea una bolita dura. En ese momento hay que sacar la corteza de limón.

Punto del almíbar (el color es por la piel del limón!)                 Aspecto de la mezcla con las yemas incorporadas
Las yemas, previamente batidas, han de incorporarse al almíbar retirado del fuego pasándolas por un colador, para que no haya grumos innecesarios. Si el calor residual del cazo hace que se os formen como coágulos de huevo, no pasa nada: revolvéis bien y pasáis todo un momento por la batidora hasta tener una crema homogénea.

Hay que volver a colocar el recipiente al calor y batir todo el rato durante unos minutos, hasta que la pasta haya espesado y se empiece a despegar de las paredes. Cuando haya alcanzado ese punto, le agregamos el coco, 2 o 3 cucharadas, y el resto lo reservamos.


Extendemos la pasta de yema en un plato para que se enfríe. Cuando esté tibia, echamos el azúcar glas sobre el mármol de la encimera o en un plato grande. Tendremos a mano también el coco y unas cápsulas de mini magdalenas o trufas (de venta en cualquier chino).

Echamos la yema sobre el azúcar y vamos incoporando suavemente éste a la masa con las manos. Se trata de que la pasta deje de ser tan pegajosa, no de amasarla: cuando haya admitido suficiente azúcar (esto más o menos también a ojo, dependiendo de la consistencia que queráis y de vuestra tolerancia/adicción al dulce) la dejamos tranquila y empezaremos a hacer las bolitas.


Cogemos un pellizco de la masa con los dedos o con una cucharilla, lo rebozamos muy ligeramente en azúcar glas y formamos una bolita de unos 3 cm. entre las palmas de las manos. Ya sólo queda pasarla otra vez por coco y colocarla dentro de su papel.


Y comerla, claro, que es lo mejor de todo.


Os dejo aquí el vídeo de la receta de Yemas de Santa Teresa en la que me inspiré: lo explica todo muy bien y podéis optar por su versión, sin coco y con la ralladura de limón presente en la masa.



Entradas relacionadas

68 comentarios:

  1. Me encantan las yemas!estas tienen que estar muy buenas y se hacen en un momento.
    Tenia ganas de que volvieras!!se te echaba de menos,jeje.
    besin.

    ResponderEliminar
  2. Con lo que me gustan las yemas y nunca las he hecho. ¡Esto hay que arreglarlo! :)
    Los almíbares y su punto son para mí un misterio. No he encontrado ningún sitio que lo explique bien. El truqui del vaso de agua parece muy útil y sencillo. ¿Tú mides así el punto del almíbar?

    ResponderEliminar
  3. Son perfectas!!! Y cómo me he reído con el prólogo jajajjajajaja quiero ser una diosa doméstica!!

    ResponderEliminar
  4. @Dr. Muerte El punto del almíbar yo lo hago siempre a ojo y con el truco de la gota dentro del vaso de agua, porque no tengo ni termómetro de caramelo ni pesajarabes (un chisme para pesar la densidad del almíbar. A ver si los Reyes Magos me los traen... ;)

    ResponderEliminar
  5. Lo del vaso de agua está genial. Recuerdo leer lo del punto de almibar que se mide cuando se te hace una bolita entre los dedos.... ¡Todavía recuerdo la primera vez que se me ocurrió probar! Me achicharré los dedos, claro. :)

    ResponderEliminar
  6. Pues qué sencillito... lo más complicado es pillarle el punto al almíbar, yo todavía no lo he intentado... más que nada porque sé que no me saldrá, me quemaré y me enfadaré... jajaja
    Un beso! Y binevenida de nuevo! Ya se te echaba de menos por estos lares ;)

    ResponderEliminar
  7. Esta receta es de las mías porque los dulces que llevan coco me encantan son una delicia, y estas llemitas te han quedado espectaculares de bocadito, tras otro bocadito. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Eiiiiii!!! Cuanto tipo!!!
    Esta receta tiene una pinta deliciosa pero no la he probado, y mira que he ido a Ávila un montón de veces, pero no me he atrevido...
    Un besazo,
    Esther

    ResponderEliminar
  9. Pero qué delicado y maravilloso postre: ¡ñam!

    ResponderEliminar
  10. Pues muy bueno y tan rápido, estas son las recetas que me gustan, rico y fácil.
    Besines

    ResponderEliminar
  11. Holaaaa, me encantan las yemas aunque no las he preparado nunca y la verdad es que me apetecen un montón, menuda pintaaaa!
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  12. Como vienes!! que delicia!! por unos días estuve pensando que blogger no actualizaba otra vez, me gusta verte de vuelta, besitos.

    ResponderEliminar
  13. que ricas y encima facies me las llevo.......bueno me llevaré la receta y las haré ahhhh...y bienvenidaaaa...Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Pues menos mal que vuelves que ya te echabamos de menos guapa!!!
    me encantan estas yemitas con las que estrenas temporada como dices tu, se ven perfectas!!
    bss Esther

    ResponderEliminar
  15. Niña que yemitas mas buenas nos has preparado y con el coco deben estar riquísimas, me llevo la receta que las yemas me encantan. Besos.

    ResponderEliminar
  16. esto es mi debilidad, lo que me faltaba es saber hacerla, así nunca va a bajar el volumen de mi culo, jajaja

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  17. Hola "diosa de la repostería", yo ya quiero ser tu de mayor ;)
    Que sepas que las yemas no me atraen nada pero esta mañana me he acordado de ti porque mi pareja me ha hecho dos Pastafrolas para que celebrara mi cumpleaños con la gente del trabajo y le han salido de muerte (eso dicen los que las han probado que ya sabes que yo no toco mucho el dulce) y he pensado, en cuanto esa maravilla de blogera haga una entrada se lo cuento, Y ya ves, ha sido hoy mismo, un besazo y como siempre una maravilla de entrada

    ResponderEliminar
  18. Pero que buenismas!!!!!

    Como mola eso de "uy, pero si lo hice en dos segundos...", jejeje.

    Yo tengo un montón de recetas de la abuela, entre ellas sus yemas, sus bolas de coco, de cholate... pero no tengo quien se las coma porque estoy de Rodríguez... :( snif, snif...

    Me deleitare la vista al menos con vuestras recetas molonas...

    Besos

    ResponderEliminar
  19. hola guapa! ya se te echaba de menos por aqui, que bien que hayas vuelto, y ademas muy dulce!! no soy amante del coco, solo me gusta comerlo recien cortado pero la verdad estas yemas tienen una pinta tan rica que tendré que probarlas!! besines

    ResponderEliminar
  20. Buenas tardes Biscayenne, ya echábamos de menos tus estupendas y ricas recetas, espero que hayáis descansado después de la mudanza. Estas yemas de coco son un bocado estupendo, al igual que su presentación.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  21. Guau, estas yemas tienen que estar deliciosas, te felicito. Así que todavía las cajas están sin colocar, pues no pasa nada. Me ha encantado tu lista de necesidades básicas,ja, ja...

    ResponderEliminar
  22. Qué se te puede decir? única...con estas yemas ya me he enamorado :D

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  23. Wenisísimos ;) ya tengo receta para hacerle un día la pelotilla a mi madre jejejje
    En mi blog estoy de concurso, por si te quieres pasar.
    Besotes

    ResponderEliminar
  24. En mi ciudad son muy típicas pero sin coco. La receta es novedosa, la probaré. Un beso y me encnatan tus entradas me ponen de buen humor.

    ResponderEliminar
  25. Guapa, me alegro de que estés menos liada con la mudanza y vuelvas a regalarnos tus maravillosas entradas. Estas yemas te han quedado deliciosas y encima son muy facilitas de hacer. Un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  26. Oyeeee ya te echábamos de menos por aqui!!! creo que me veo demasiado inútil para intentar esta receta...es que lo de los almíbares,caramelos y demás todavía me asusta! y mira que tiene una pinta..si me decido a probarla te cuento! Un besazo, Gisela.

    ResponderEliminar
  27. Tienes toda la razón del mundo: lo petas. Tienen una pinta teta piruleta. Qué dulzor!

    Besos

    ResponderEliminar
  28. Que buena receta!! Y me encanta lo rápido y fácil que se hacen. Además el corte que tienen es estupendo.
    Un buen dato!
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  29. Estas yenmas son una locura!!! Gracias por la receta, que anoto ahora mismo. Besinos y bienvenida

    ResponderEliminar
  30. Bienvenida de vuelta! Unas yemitas muy ricas, sobre todo por el sabor a coco, que me arrebata ;-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Unas yemitas sencillamente deliciosas..

    Besitos

    ResponderEliminar
  32. Biscayenne, te echabamos de menosssss!!!! ¿donde te habias metido?

    Bueeeeeeno, lo importante es que ya estas de vuelta, y bendita vuelta, porque has venido con un manjar de angeles... ¿tu has estado dando un paseo por las nubes a que si?

    Ayyy, que te hemos pillauuuuu!!

    jajajaja, nooo en serio ya, que delicia de bocaditos, me han vuelto loca de atar, tienen que estar deliciosossssss!!!

    Besotessss guapiiiisima!!!

    ResponderEliminar
  33. Bienvenida a la blogosfera. Estas yemas te van a hacer la tarea de vaciar cajas más llevadera.

    Mira que me gustan y no sabía yo lo fáciles que son de preparar. Gracias por abrirme los ojos !!!

    ResponderEliminar
  34. Desde luego es rápida la cosa...Para salir de un apuro es una buenísima opción, y seguro que muy rica

    ResponderEliminar
  35. Muy buena receta para estrenar la temporada otoño-invierno (verano que no se quiere ir). Se ven celestiales...
    Espero la de los muffins salados.
    Besotes

    ResponderEliminar
  36. Hola guapetona!!! Me alegro mucho de verte de nuevo. Y te digo una cosa, si sigues superándote posts a posts con las recetas que nos dejas yo te hago un altar ya mismo.

    Beso gordo

    ResponderEliminar
  37. no me gustan mucho pero seguro que alguna caeria. Bss.

    ResponderEliminar
  38. plas plas plas (aplausos) bienvenida guapa! me alegra de que como mínimo ya tengais internet! jijijiji. Esre tipo de dulce es ideal para la sobremesa! apuntado. Besitos

    ResponderEliminar
  39. me encanta lo de diosa doméstica!
    estas caen un día de estos fijo.
    bs

    ResponderEliminar
  40. bienvenidaaaaaaaaaaa¡¡ y estas yemitas de lujo eh?? se las hare a mi maridito que a mí el coco no me va mucho¡¡

    besos

    ResponderEliminar
  41. Bien!! Has vuelto!! Me encantan las yemas aunque prefiero dejarlas sólo para la época navideña, que empiezo a probar una y no puedo parar. Encuentra ya la receta del muffin salado porfa!!!

    ResponderEliminar
  42. Pensé que alguna caja de las tu mudanza te había tragado!! jajaja! Me alegra que estés por aquí otra vez, y cómo no, con una receta bien rica, para quedar como dices como unas diosas.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  43. Ay Anita las mudanzas... mis padres estuvieron en ello hace dos años y todos estuvimos a tope!! qué horror... espero no mudarme nunca!
    Yas yemas divinas, me encantan...

    ResponderEliminar
  44. Son estupendas y me has hecho reír mucho con el prólogo, es muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  45. Hola, guapaaaaaaaa! Bienvenida de vuelta, y menuda receta te has traído contigo! Precisamente yo estoy preparando un bizcocho de coco, si te apetece un trozo para merendar con un té, ya sabes ;)

    ResponderEliminar
  46. Desde luego creo que opto por incorporarle el coco, porque me vuelve loca y me da que le sientan genial a estas yemas.

    Por cierto me alegro de que vayas terminando la mudanza, que dan un trabajón...

    Besos.
    GustoCocina - María G.

    ResponderEliminar
  47. Madre que maravilla, en casa las yemas nos encantan, pero nunca nos hemos lanzado a hacerlas... ¡¡eso tiene que cambiar!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  48. Ohhh que dulce más tentador !!!!

    Tienen una pinta maravillosa !!!

    Besotes

    La cocina de las Pinuinas

    ResponderEliminar
  49. Una pinta estupenda y lo mejor, parecen faciles, tiene que estar deliciosas.

    ResponderEliminar
  50. Buf, esto es un lujo, tienen una pinta fabulosa! Me la guardo para cd deje la dieta, jaja.

    ResponderEliminar
  51. Qué buena entrada, gracias por hacerme reir últimamente lo necesito.

    Paciencia con la mudanza, veo que el humor no lo pierdes.

    Besos

    ResponderEliminar
  52. Por fin por aquí!!!(más aplausos) Me alegro de volver a verte (virtualmente hablando)porque tengo que decir que me encanta leerte!!! me gusta cómo escribes.
    La receta me ha gustado mucho. Tengo que probarla seguro!deben estar deliciosas. Además, por un día quiero parecer una Diosa, jajajaja!!!
    Ten paciencia con las montañas de cajas. Lo importante es tenerlas controladas para que no echen a andar. A mí no me pasa con las cajas, sino a veces (en exámenes) con la ropa. Se hace un montón que parece que de un momento a otro cobrará vida, jijiji!!
    Un besito y feliz finde!

    ResponderEliminar
  53. Adore esta receta!! Todos los dulces que llevan coco son mi perdición!!

    ResponderEliminar
  54. ¡Gracias por el secreto! Además me encantan las yemas de coco.

    Qué bonito el diseño de tu blog ¿has cambiado algo últimamente? Me encanta la cabecera.

    Besos,

    ResponderEliminar
  55. Vaya yemas que te has marcao!!!... Olé!!!...

    http://www.mipatisserie.blogspot.com

    ResponderEliminar
  56. perfecta tu explicación paso a paso con las fotos!supongo , ya que han pasado unos días desde qeu publicaste esta entrada, que ya estás algo más instalada, así que... enhorabuena!

    ResponderEliminar
  57. La última vez que Cía hizo yemitas... ¿Qué pasó? Pues que no llegó ni una a la mesa se las iba comiendo sobre la marcha. ¡Este hombre! Jajajajaja.

    ResponderEliminar
  58. Apaaaa, pásate por mi blog pa recoger una cosilla (cuando puedas, sin prisas, te lo dejo allí!). Besos!

    ResponderEliminar
  59. Me encantan!!! Un dia probare de acerlas, que bonitas!

    Ymuy bien explicado.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  60. me uno a los aplausos. Qué bien que has vuelto. Me encanta tu blog, tus fotos son fantásticas.

    ResponderEliminar
  61. Las yemas son una pasada buenísismas y creo que también son terapia para una mudanza tomada con calma.Besicos.

    ResponderEliminar
  62. Tu receta perdida estará con las mías dando una vuelta... que rabia me da! Y con los panes, que no les pongo nombre y al final no hay manera de saber 'quien es quien'... Esas yemas son como las de Santa Teresa pero mucho mejores que a mí el coco me encanta, divínas! Besos

    ResponderEliminar
  63. Biiiieeeeennnnnn!!! otra idea para las yemas que me sobran a veces!!! Muack muack muack!! Y encima quedaré divina de la muerrrrte, qué más se puede pedir? Te quedaron de lujo guapa!

    ResponderEliminar
  64. Bienvenida! vienes por todo lo alto con estos bocaditos que me est☺n haciendo babear!
    Animos con las cajitas :)

    ResponderEliminar
  65. Uuuffff! qué pinta más buena, se me ha hecho la boca agua con esa foto del mordisco... me pillo una, vale?

    Besos!!

    ResponderEliminar
  66. madre mia que delicia!

    ResponderEliminar
  67. hola buen día me ha encantado tu receta de las yemitas de coco, pero me dejaste con una duda,¿que pasó con la nata líquida que pones en los ingredientes? espero puedas responder, gracias.

    ResponderEliminar
  68. Se ven deliciosas! Pero, en qué momento se debe poner la nata?

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.