Sablé bretons de café

/
40 Comentarios
La mantequilla corre por mis venas. Me gusta sola, acompañada, fría, derretida, dulce y salada. El único de sus vástagos al que le hago ascos es la buttercream, infame mezcla propia de civilizaciones bárbaras y de la que ya hablamos en su día

Tampoco he sido capaz nunca de untar mantequilla en los bocadillos, trauma infantil debido a la inhumana cantidad de Tulipán con mortadela que ponían las madres de otros niños en sus bolsas del recreo. 

A mí lo que me pierde son las galletas de mantequilla: lo mismo me da danesas, que alemanas, shortbread escocés que pastas de pueblo (también admito sin pudor la versión con manteca de cerdo). Recuerdo con deleite el sabor de unas galletas inglesas que vendían en el Mark´s & Spencer de Bilbao, hace mil años...

Así que ha sido un placer preparar y comer la receta que Whole Kitchen nos proponía en su reto dulce de noviembre: pasta sablé.

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de noviembre nos invita a preparar un masa básica en pastelería: pasta sablé

Las pastas sablé bretons son una especialidad francesa, hechas con una variante de la masa quebrada. Tienen una textura crujiente y terrosa, de ahí viene su nombre: "sable" en francés significa "arena". 

Hace tiempo descubrí este artículo del New York Times sobre Dorie Greenspan y sus recetas para sablés, y en él cuenta que ella aprendió con un panadero francés que las hacía a mano, amasando los ingredientes sobre una mesa.

Así que ni corta ni perezosa, como yo soy muy antigua, he hecho lo mismo y me he enfangado de harina por todos lados. Han salido buenísimas y perfectamente se pueden hacer a la usanza del s. XXI, en un bol y con batidora o amasadora. 


Sablé bretons de café:

Dificultad, así de primeras: sencilla, sencillorra. Probables complicaciones: que la masa esté demasiado blanda para cortarla, o demasiado dura. Presentación: untándolas en el café hasta los nudillos. Sabor: mantequilla salada + café dulce. Receta de inspiración: Pasta sablé de la Guía Completa de las Técnicas de Postres (Cordon Bleu)

Ingredientes:

250 gr. de harina
160 gr. de mantequilla salada de buena calidad (ablandada pero fresca)
70 gr. de azúcar glas
2 yemas
1 cucharada rasa de café instantáneo

1 huevo
1 cucharadita de azúcar
1/2 cucharadita de café instantáneo

Preparación:

Para hacerlo a mano, necesitaremos trabajar un poco la mantequilla con los dedos para conseguir que sea maleable. Sobre una mesa o encimera, hacemos un volcán con la harina tamizada. En el hueco del centro ponemos el azúcar y el café en polvo, volvemos a crear otro volcán en su centro y dentro echamos las 2 yemas de huevo. 



Empezamos a mezclar los ingredientes, los secos sobre los húmedos hasta que se creen unas migas que amalgamaremos con la mantequilla, amasando hasta que tengamos una masa brillante y homogénea, pero pegajosa. No hay que echar más harina que la que pone en la receta!!

Si queréis hacer la versión civilizada, tendríais que batir la mantequilla con el azúcar y agregar después las yemas. La harina se tamizaría junto con el café instantáneo y se echaría poco a poco sobre la preparación anterior.

Cuando esté hecha la masa, la envolveremos en plástico transparente para refrigerarla. Hay dos maneras de dar forma a las pastas: con un cortador sobre una masa estirada con rodillo, o cortando "lonchas" de un rulo cilíndrico. Esta segunda forma es más rápida y sencilla y es la que uso yo.

Si la preparación está muy blanda y no se puede crear el rulo, lo haremos pasados 15 minutos en la nevera. Hay que hacer una especie de salchicha de unos 4 cm de diámetro, envolverla de nuevo en film y enfriarla una hora más, o un ratito en el congelador. Para que no pierda la forma cilíndrica, podéis cortar un lado de un rollo de papel de cocina y ponerlo alrededor del rulo de masa.

Cuando haya pasado el tiempo de refrigeración y la pasta esté firme, la cortamos en lonchas de 1 cm. de grosor. Por encima las pintaremos con una mezcla de huevo batido, café y azúcar. Si queremos, después de 5 minutos, pasamos los dientes de un tenedor sobre la parte superior de las galletas para dejar unas marcas de adorno, típicas de las sablé bretons. Precalentar el horno a 180 grados.

A veces, al hacer estas pastas y otras parecidas, me ha ocurrido que en el horno se expanden mucho y pierden la forma. Esto se evita metiendo la masa fría, pero también con truco buenísimo que descubrí hace poco en Aliter Dulcia: metiendo cada galleta dentro de un molde de magdalena. Así aunque se derritan un poco no perderán altura y no se pegarán unas con otras.

20 minutos en el horno a 180º, con calor arriba y abajo y en posición central. Cuando veáis que el glaseado va cogiendo color y que los bordes se doran ligeramente, están listas. Al tacto parecerá que están muy blandas, pero hay que dejarlas reposar sobre la bandeja (fuera ya del horno) unos 2 minutos y luego pasarlas con cuidado a una rejilla para que se enfríen del todo. En unos 10 minutos ya se pueden comer y sacar de las cápsulas de papel, si es que las habéis usado.



Bon Appétit!



Entradas relacionadas

40 comentarios:

  1. Me quedo con la ultima foto, ese corte de la galleta resume toda tu entrada - tengo que probarlas pronto!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Pintaza la de tus galletas y ese cafelito mmm!!! me quedo por aquí siguiéndote!!! besos mil!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Tiene muy buena pinta! Nos apuntamos tu receta y a ver si la intentamos un día de estos. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. ¿Un cafecito? Ideales para merendar con amig@s.
    La pinta es superior.
    Besitos.
    ;-D

    ResponderEliminar
  5. Echo terriblemente en falta el Mark&Spencer, aquí en Madrid también lo había y mi madre y yo lo atracábamos cada vez que pasábamos cerca. Recuerdo con especial cariño unas tartas de chocolate y queso para morirse. Ahora tengo que esperar a ir a Londres para rememorarlo. Aún así, recelosa de todo lo relacionado con el mundo cupcake (aunque me parecen preciosos a la vista) en casa también somos "fan" de la mantequilla. Nos hemos traido heredados unos ricos sándwiches de mantequilla y pepino very british que de vez en cuando son un gusto. Además, del efecto innombrable del pan con mantequilla: uno detrás de otro.
    Estas pastas me parecen lo más Reina, seguro que no durarían ni un minuto en casa. No me puedo imaginar el olor que debía desprender tu horno.
    Besotes y perdona por toda la parafernalia que te he soltado!

    ResponderEliminar
  6. Qué buenas que son de verdad, a mí me vuelven loca... estas tuyas supongo que como las otras "francesasdetoalavida-jajaja"... seguro que deliciosas. Muiks norteña-maleni-mía.

    ResponderEliminar
  7. tienen una pinta buenisima! y q ricas! para la merienda son ideales!

    ResponderEliminar
  8. Que pinta tan estupenda, me encantan, el corte se ve riquísimo :)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Se ven espectaculares, no las he probado pero como dices que son sencillorras, pues a probar se ha dicho.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Ayyy, es que Isabel da muy buenas ideas...te han quedado geniales... es poco, bárbaras.
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Deliciosas, si es que no se puede pedir más :D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Yo con las galletas de mantequilla soy muy extremista: o me encantan o no puedo con ellas. Creo que o salen bien (y enconces son una auténtica delicia) o salen mal (y entonces me parecen un mazacote, con un sabor pesado), no hay término medio. Y por las fotos, sobre todo la última, me da que las tuyas son de las primeras :)

    ResponderEliminar
  13. Unas galletas mas que deliciosas y con ese toque de café , se convierten en un bocado tentador.

    Besinos reina de la mantequilla :)))

    ResponderEliminar
  14. De café, qué buenísimas, cómo me apetecen...Que pase un estupendo fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Deliciosas galletas y con el toque de café ummm!!!
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡Que rico todoooo!!!
    Un besito

    ResponderEliminar
  17. Mmmmmm, con Lo que me gustan las galletas de mantequilla, con tu permiso me llevo la receta. Besos

    Lacocinadenesi.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. Mi abuela amasaba todo lo que contenia manteca sobre una superficie de marmol. Decía que el mismo frio de la piedra ayudaba a que la masa saliera mejor (nota mental que se disparó al leer tu post). Muy tentadoras esas masas! Un beso enorme

    ResponderEliminar
  19. Seguro que son unas galletas muy ricas, aunque a mi no me gusta el café. Pero me he reído un montón con tus primeros comentarios XDDD redactas muy bien ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. que delicia...mi en hora buena por el desafio...!!!!

    ResponderEliminar
  21. Qué ricas galletas, exteriormente y en un primer momento pensé que eran yayitas (aquellas maravillosas galletitas de miel) pero luego he leído con calma y aún me gustan más que las propias yayitas, sobre todo porque el café en repostería me apasiona.
    Esa masa sablé te quedo divina y en cuanto a las fotos... casi puedo tocar con las manos esas tiernas galletitas ummm.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. que pinta....y que ganas de hacerlas y probarlas!!

    en mis marcadores hay una carpeta que pone "próximas recetas" y esta va derechita!

    gracias!

    ResponderEliminar
  23. Qué delicia!! Tienen una pinta de derretirse en la boca...
    Besos!! =)

    ResponderEliminar
  24. Me parto, la introducción a la receta podría haberla escrito yo... salvo lo de los bocadillos, en uno de salchichón está de muerrrte. Sé que es una especie de herejía gastronómica pero está riquísimo.

    ResponderEliminar
  25. que maravilla de galletas...tienen un brillo y una textura increible..me encantan! Un besotee

    ResponderEliminar
  26. Estas galletitas tan ricas y bonitas me vienen genial para mi reto galletero.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Te han quedado con un tono precioso y seguro que un sabor inmejorable. Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Te han quedado estupendas, me gusta mucho tu receta, son perfectas
    besos

    ResponderEliminar
  29. Estoy totalmente deacuerdo con lo de la mantequilla!! Y Las galletas tienen una pinta increíblemente deliciosas!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Malvada malvada malvada malvada!!! Mi culo no te perdonará esto!!! xD Aissss que ricassssssss...

    ResponderEliminar
  31. Me encanta el sablé bretón. Están deliciosas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  32. Me encanta, me encanta, me encanta .....todo lo que haces.... un saludo.

    ResponderEliminar
  33. que ricas te han quedado, me pasa como a ti, me gusta la mantequilla pero no puedo con ella en los bocatas, arggg. Bss

    ResponderEliminar
  34. Sobre mí también ejercen un magnetismo tremendo las galletas de mantequilla. Quizás la que más me guste sean las francesas, pero no le hago ascos a ningunas.
    Las tuyas tiene un dorado de lo más apetecible. Y con toque de café ni te cuento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Te han quedado muy bien, con las típicas rayas y todo, yo al principio iba a darles esa forma, pero como estaba deseando empezar con la Navidad pues les di formas navideñas, jeje.
    Besos =D

    ResponderEliminar
  36. Dios... estás van junto a las sablés de limon y lima.. ñam ñam....

    Me encantaaaa!

    Besotes amore.

    ResponderEliminar
  37. @Miss Migas el Marks&Spencer era lo más, punto final. Sueño con sus galletas de mantequilla, en una caja roja con la union jack encima... ains

    ResponderEliminar
  38. Hoy mismo me he decidido por unas sablés parecidas a estas untaditas antes de hornear...con café tienen que ser divinas...haré algunas así!
    Besos!

    ResponderEliminar
  39. Acuerdate cuando nos veamos de traerte una caja 10 kilos de estas, eh?..
    ;-D
    Un besazo!

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.