Galletas de jengibre y cacao (adviento: día 1)

/
46 Comentarios
1 de diciembre, primer día de adviento y los que somos fans incondicionales de la Navidad vamos calentando motores. Incluso para los que no celebren las fiestas navideñas llega una buena época: la del frío en la calle, bufandas y gorros en el colgador de la entrada, nieve para los muy afortunados, calefacción o chimenea en casa y ganas de comer cosas potentes.

(Los golosos irredentos tenemos una especial querencia por el invierno, es la excusa perfecta para hacer chocolate caliente acompañado de churros, rosquillas caseras en una tarde lluviosa, encender el horno permaneciendo cerca para vigilar el bizcocho... Ronroneamos como una cesta de gatetes al lado de la estufa.)

La Navidad es sinónimo de cosas ricas, tanto saladas como dulces. Las despensas se llenan de turrones, mazapanes, polvorones, frutos secos, peladillas, panettones y un sinfín de vicios más. Lo bueno es que lo que a uno no le gusta, le encanta a su hermano, o madre, y todos quedamos contentos y la mesa vacía.

Desde ahora hasta el final de las Navidades intentaré poner aquí recetas que sirvan para darnos un pequeño homenaje y también para agasajar a familiares, amigos invisibles, pajes, camellos, renos y diversos reyes magos. Y qué mejor que empezar con unas galletas que inunden la casa de olor a invierno, jengibre, especias y chocolate.


Aunque en el recetario español no se suela usar el jengibre, cada vez está más extendido su uso debido a la influencia de otras culturas. A mí me encanta y me recuerda especialmente a la Navidad, las vacaciones y el mercadillo de adviento (Weihnachtsmarkt o Adventsbasar) que se celebraba en mi colegio. (Recetas alemanas se acercan en breve!)

Éstas galletas son, y sin querer echarme flores, maravillosas. Solamente la masa antes de hornearlas está como para comérsela entera a cucharadas. Tienen un intenso sabor a jengibre, especias, naranja y cacao, dejan un regustillo picante en el paladar y son perfectas para decorar, porque mantienen la forma y son lo suficientemente resistentes como para regalarlas y mandarlas por correo.

El plus: la mayoría de recetas de jengibre que encontraréis por ahí llevan siempre melaza entre los ingredientes, y ¿quién porras tiene melaza en casa? yo, desde luego no, así que éstas galletas no llevan!

Galletas de jengibre y cacao:

Dificultad, así de primeras: hiper fácil Probables complicaciones: separar las piezas cortadas Presentación: perfectas para regalar o decorar. Sabor: a Navidad pura. Receta de inspiración: variaciones sobre Chocolate Gingersnaps, de Mushitza

INGREDIENTES: para 30 galletas de 5 cm de diámetro y 4 mm de grosor. 


  • 140 gr. de harina
  • 20 gr. de cacao puro en polvo
  • 5 gr. de jengibre molido
  • 4 gr. de canela en polvo
  • 2 gr. de nuez moscada molida
  • 1 cucharadita de ralladura de naranja
  • 1 gr. de clavo molido
  • 1 gr. de gasificante (levadura química de repostería, Royal o similar)
  • 50 gr. de azúcar moreno
  • 50 gr. de miel
  • 1 huevo a temperatura ambiente
  • 70 gr. de mantequilla salada, fresca pero dúctil al tacto (si no usáis salada, añadir a las especias una pizca de sal)

Casi todas las recetas extranjeras de galletas de jengibre llevan melaza (o molasses, en inglés) que es lo que aporta el color oscuro y un sabor particular. Se puede sustituir la melaza por una mezcla de sirope de arce, jarabe de maíz oscuro y... ¿acaso creéis que tengo eso en el armario? En algún sitio he leído que puede cambiarse por tres cuartas partes de azúcar moreno y una de agua, haciendo un almíbar muy espeso, pero no queda igual, razón por la que busqué una receta base sin melaza.

Esta en particular la he adaptado de un blog búlgaro, añadiendo especias y sustituyendo la panela original por miel.

PREPARACIÓN:

Teniendo todos los ingredientes a mano, se tardan 10 minutos en preparar la masa, en un chispúm, vamos. Si no tenéis las especias en polvo, podéis conseguirlo pasándolas por un molinillo, un mortero o bajo un rodillo.

En un recipiente, tenemos que juntar la harina, las especias, el cacao, la ralladura de naranja y el gasificante, revolviendo con un batidor para que no haya grumos y los aromas se mezclen. Si no os gusta o no tenéis alguna de las especias que he usado, podéis quitarlas o añadir otras, como anís estrellado, cilantro... Las más importantes son el jengibre y la canela, además de la ralladura de naranja que da un toque genial.


En un bol grande batiremos la mantequilla hasta que esté cremosa, y luego añadiremos el azúcar y la miel, batiendo bien a continuación. Por último, agregamos el huevo y volvemos a batir.





Sólo hay que que juntar los ingredientes secos con los húmedos, formando una masa espesa y muy oscura que huele a gloria. Debemos echarla sobre un trozo de film para alimentos y envolverla haciendo un paquete, y éste a su vez meterlo dentro de un tupper en la nevera durante una hora.

Pasado ese tiempo, colocamos la masa entre dos hojas de papel para horno y la aplanamos con el rodillo, hasta un espesor de unos 4 mm. Aviso: así de delgadas las hice yo porque prefiero que salgan muchas y además su sabor es bastante fuerte. Si las queréis más gruesas, tendréis que usar el doble de ingredientes, pero será más fácil separarlas después de usar el cortapastas.



Precalentar el horno a 170 grados, sacando la bandeja. Una vez estirada la masa entre los papeles, la ponemos sobre una bandeja o similar y metemos en el congelador durante 5 minutos. Como no lleva mucha mantequilla, la refrigeración de la nevera no la habrá dejado muy firme, así que es mejor usar el congelador cada vez que la estiremos para poder cortar mejor las formas.


Para principiantes puede ser más fácil usar el método del rulo: hacer una "salchicha" o cilindro con la masa, y cuando esté bien fría cortar lonchas con un cuchillo, o truco del almendruco, con hilo dental.


Dejándola un rato en el congelador, la masa queda lo suficientemente dura como para poder utilizar un cortapastas, rápidamente y lejos del horno para que no se vuelva pegajosa. Las formas ya cortadas se pueden retirar con una espátula, o más sencillo y práctico, despegándolas tirando del papel con cuidado hacia abajo, como si quitásemos una pegatina.




Con cuidado las colocaremos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear o silicona, y las meteremos dentro del horno a una altura media, calor arriba y abajo, 170 grados durante 10 minutos, más o menos. ¡Si las habéis hecho más gruesas, quizás sean 12-14 minutos!


Cuando estén hechas (a ojo de buen cubero, puesto que son tan oscuras que no cogen color) las sacamos y tras un par de minutos las transferimos con cuidado a una rejilla de enfriamiento, o apaño casero, a la rejilla del horno sostenida en alto por unas tazas, por ejemplo.


En cuanto estén tibias se pueden comer compulsivamente. También se puede esperar y guardarlas con celo hasta Navidad dentro de un recipiente hermético, o decorarlas para regalarlas con cariño, como veremos los próximos días.




¿Cuál es vuestro dulce preferido de Navidad? Podéis darme ideas, queda mucho tiempo hasta enero...



Entradas relacionadas

46 comentarios:

  1. Hola! Me guardo la receta, que me apetece hacer galletas de jengribre, y con caco no las he probado nunca. Un beso =D

    ResponderEliminar
  2. Sé de uno que esta Navidad prueba la recetita!

    Besotes cari.

    M.

    PD. Nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  3. Tengo muchas ganas de hacer galletas de jengibre porque, aunque debo ser la única persona en el mundo, jamás las he hecho. Mi miedo es que no me suele gustar mucho la repostería especiada, así que andaré con cuidado. Estupenda receta, preciosa, besotes mil!

    ResponderEliminar
  4. Que ricas, esta semana iba hacerlas, pero al final cambié de parecer, pero la semana que viene las hago.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué delicia niña!!! Me muero por hacerlas!

    ResponderEliminar
  6. Qué ricas!!!
    chocolate y jenjibre...se ve una combinación deliciosa! Me llevo la receta! un besicoo

    ResponderEliminar
  7. Que maravilla de galletitas!! Me acabo de guardar tu receta. Estas las hago yo si o si ;)
    Un abrazo (lo del aroma me ganó)

    ResponderEliminar
  8. Hasta a mi, que no uso casi especias, me parecen maravillosas y las voy a hacer que no sólo quiero imaginar el sabor, quiero probarlas.
    Me encanta leerte, besos.

    ResponderEliminar
  9. Me muero por probar una! tienen una pinta espectacular, de verdad! a ver que cositas más ricas nos preparas para la navidad!
    Besotes! Gisela.

    ResponderEliminar
  10. Que buena receta me he encontrado en mi primera visita a tu blog... Me encantan las galletas,y estas de jengibre y cacao me parecen absolutamente deliciosas!!!
    Mi dulce favorito de Navidad son sin duda alguna las marquesas. Estoy como loca porque tengouna receta fabulosa y las voy a hacer en casa... Por cierto, la saque del blog "Restos de goûter".
    Me quedo en tu blog, nos veremos pronto :)
    Besos
    The English Company blog

    ResponderEliminar
  11. Me encanta el Jenjibre y el chocolate ni te cuento , me las apunto para hacer en estas fiesta.
    Besitos Guapaaa!!!!!

    ResponderEliminar
  12. me has conquistado con esta receta!!! tengo unos nuevos corta-pastas navideños por estrenar...y creo k esta receta es perfecta! lo único k no me queda muy claro k es el gasificante de royal...?te refieres a la levadura en polvo? y bueno..el jengibre que se suele usar en estas recetas...en k formato viene? por k yo solo conozco el encurtido y la raíz de jengibre...que se hace rayar un poco de esa raíz o tubérculo?
    espero k me puedas ayudar por k tengo muchas ganas de hacer estas galletitas para navidad!
    Un besooo!

    ResponderEliminar
  13. Empiezas fuerte con las propuestas navideñas!!! Tienen una pintaza tremenda, y como soy adicta a las galletas caseras me las llevo para probarlas en cuanto pueda!!

    un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Qué cosa buena estas galletas... yo también tengo por ahí unos corta pastas navideños para estrenar y me han llamado realmente la atención. La combinación jengibre-chocolate seguro que queda muy muy rica. Seguro que con jengibre fresco le da un extra de sabor, no?
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Has descrito mi idea de la Navidad, que suerte tenemos de vivir una así cada año

    ResponderEliminar
  16. Has descrito mi Navidad, que suerte tenemos de vivir una así cada año

    ResponderEliminar
  17. Se ven buenisimas, las probaré sin falta!.

    ResponderEliminar
  18. @Maison Mandy pues eres una afortunada porque yo nunca encuentro a mano jengibre fresco, y menos confitado o encurtido! el jengibre en polvo se compra sin dificultad en herboristerías o en la zona de especias de los supermercados :)

    ResponderEliminar
  19. @Miss Migas si echas jengibre fresco rallado tendrás que hacerlo de a poquitos, probando el resultado porque puede quedar muy picante! :) besines

    ResponderEliminar
  20. Ohh qué ricas! Perfectas para regalar! Me gustan todas estas propuestas navideñas. Bss

    ResponderEliminar
  21. Como me gustan este tipo de galletas!!!!!!!!!!!!!! además de fáciles quedan tan ricas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  22. tienen que estar divinas, qué ilusión de aquí hasta final de Navidad, nos pondrás recetas de este tipo?? me encantan, no me perderé ni una!

    ResponderEliminar
  23. Mmmm habrá que probarlas, tienes razón estos días dan ganas de cocinar, pero me falta tiempo!! A ver si con el puente consigo hacer algo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. q ricas..me imagino el saborcito....

    ResponderEliminar
  25. uhmmm que rico, yo nunca he hecho galletas de jengibre, a ver si miro para comprarlo y lo purebo.

    ResponderEliminar
  26. Qué ricas tienen que estar!
    No es común encontrar melaza en la despensa, no...jajajaja!! Yo me decía lo mismo: qué narices es la melaza? y me la imaginaba en polvo o semillas...pero no. Es miel de caña y en mercadona está en la sección de las mieles.
    Además leí que es muy rica en hierro y tiene un sabor muy particular.
    Me llevo esta receta, que tiene muy buena pinta y quiero probarla. Muuuchas gracias!

    ResponderEliminar
  27. Me encanta esa recetita, seguro que la pruebo algún día, el jengibre me encanta. Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Andaba yo buscando unas galletas de jengibre y creo que ya las he encontrado, porque vaya pinta tienen las galletitas. Ya empieza la cuenta atras para las navidades. Besos

    ResponderEliminar
  29. Una receta muy tentadora y deliciosa!!
    mil besosssss

    ResponderEliminar
  30. venir a verte es toda una tentación,ayer hice tus brownie-cookies,sin palabras,mas ricas imposibles,las publique en el blog por si quieres verlas :)) y hoy ya me llevo estas para probarlas también,ains!! que peligro ^^
    por fin pude votar tus galletas en el concurso de remolacha,que no me salia el enlace,suerte mi niña.
    besotes!! ;))

    ResponderEliminar
  31. Que ricas se ven. Adoro esos dos ingredientes.
    Tienes una sorpresa en mi blog.
    http://cocinaalminutoconcomida.blogspot.com/2011/12/tres-premios-diez-blogs.html
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  32. Me la he apuntado y pienso hacerla, tengo unos cortapastas en formas navideñas y en cuanto he visto la receta los he visualizado. Ya te contaré como se me da.

    ResponderEliminar
  33. Hola guapa! en una ocasión te dije que me encantaba tu blog, toooooodo todito, y por eso te he dejado una cosita en mi blog, besitos

    ResponderEliminar
  34. that sure looks good. i love biscuits.

    ResponderEliminar
  35. Me gustan esta galletas,tengo que hacerlas,se ven muy ricas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  36. ¡Una auténtica delicia! Y un espíritu maravilloso para estas fiestas. ¡Me encantan! Besos y feliz día.

    ResponderEliminar
  37. Armfffffff!!! gengibre y chocolate= amor total! creo que habrá peleas para ver quién se lleva tus galletas el día de la mesa dulce :-P

    ResponderEliminar
  38. QUE FOTOS TAN BONITAS HACES , DAN GANAS DE COMERSE LAS GALLETAS POR LA PANTALLA , BESITOS

    ResponderEliminar
  39. Son estas las galletas enviadas del cielo??? Doy fé de que están buenísimas!!!!

    ResponderEliminar
  40. Me tomo nota porque es una explosion, total de olores y sabor...un beso

    ResponderEliminar
  41. Que casualidad, yo acabo de poner unas galletas tambien con jengibre y canela..... las mias tampoco llevan melaza, ese ingrediente no se me hubiese ocurrido, las mias son fruto de "le pongo esto de aqui y esto de allá a ver que pasa". Estos sabores son muy de Navidad, por lo menos eso me parece, de todas formas les han gustado tanto que las haré cualquier otro dia.
    Besitos.
    ( mi dulce preferido de Navidad son los pasteles de gloria, me vuelven loca ...... )

    ResponderEliminar
  42. Je, je...le he hecho venir a mi hermana cargada desde Inglaterra con varias latas de melaza porque este año quería hacer galletas de jengibre...Si sabe que se pueden hacer con miel, me mata porque ha venido cargada la pobre....

    ResponderEliminar
  43. Hola! Acabo de conocer tu blog por casualidad y me ha encantado, así que ya tienes una seguidora más!

    Yo, por mi parte, invitarte a visitar mi blog: http://maramaruja.blogspot.com donde comparto mis recetas y trucos caseros.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Te odio. Te salen todas igualitas las galletas. Tan redonditas, tan monas... (envidia, envidia corroyendo). A mi me salen como una "bouse de vache", hasta de color. Sic! ;)

    ResponderEliminar

Comentarios viciosos, aquí:

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.