Naranja confitada con chocolate

/
21 Comentarios
¿Qué tal la primera resaca navideña? Si sois gente de bien y hacéis caso a lo que recomiendan los expertos, estaréis a pan y agua, dejando sitio en el estómago para la pitanza de Nochevieja y Año Nuevo. Si sois como yo, y la dieta post- y pre-comilona os ha durado sólo un día, no os preocupéis, siempre os quedarán los buenos propósitos del nuevo año...

Aunque a mi casa ya ha llegado el Olentzero, muchos de vosotros estaréis aún ayudando a los Reyes Magos con los últimos preparativos. Si os gustó la idea del tubo de galletas, hoy os traigo una receta fácil y resultona, para quedar como unos auténticos reyes con los agasajados. ¿quién quiere una camisa de talla equivocada, o un bolso que no pega con nada, pudiendo recibir un regalo comestible?

En un ratillo, y con un poco de paciencia y cariño, tendremos unos preciosos botes llenos a rebosar de tiras de naranja confitada y chocolate:


Es más fácil de lo que parece, y en caso de que no queráis untar la naranja con chocolate, podéis guardarla confitada en la nevera para usarla en el roscón de reyes, plum cakes, y cualquier cosa que se os ocurra.


Naranja confitada con chocolate:

Dificultad, así de primeras: para reyes magos principiantes Probables complicaciones: pegajosidad extrema en cacharros y superficies cocineriles Sabor: extremadamente bueno.


INGREDIENTES: 


  • naranjas de mesa (a mí con 3 naranjas grandes me salieron 3 botecitos)
  • azúcar
  • agua
  • 100 gr. de chocolate negro fondant

PREPARACIÓN:
Primero hay que lavar y pelar las naranjas: para hacerlo más cómodamente, cortar horizontalmente la parte de arriba y el culo de la naranja, para poder apoyarla bien sobre la tabla o encimera. 

En algunos sitios dicen que lo mejor es quedarse sólo con la piel exterior, desechando toda la parte blanca. Yo, como no le hago ascos a nada, dejé todo lo que pude, e incluso un poco de pulpa: así los palitos quedarán mucho más carnosos.


Se pueden hacer 4 cortes longitudinales y arrancar la piel con los dedos, o ir sacando lascas de cáscara con el cuchillo, de arriba abajo. Cuando tengáis los trozos de piel, hay que cortar bastones de aprox. 1 cm de anchura y lo más largos posible.


Es hora de probar una esquinita de la piel: si os sabe muy amarga, se puede blanquear hirviéndola brevemente. En mi caso, como tenía unas naranjas muy dulces y además me gusta un sabor acentuado no lo hice, pero en caso de que lo prefiráis se trata de echar las pieles en un cazo con agua fría y calentarlo al fuego hasta que hierva unos minutos (el blanqueamiento se puede repetir más veces para quitar del todo el amargor).

Pesamos las cáscaras de naranja y medimos la misma cantidad en peso tanto de azúcar como de agua. Esos dos ingredientes mezclados los echamos en un recipiente a fuego alto, y en cuanto el azúcar se haya disuelto añadimos las tiras de naranja. Esperamos hasta que empiece a hervir el almíbar y entonces bajamos la potencia del calor a medio-bajo, manteniendo el hervor pero con unas burbujas perezosas (blob blob).

Dejad confitando la naranja hasta que esté ligeramente translúcida, unos 25 minutos. Mientras, podéis supervitaminaros y zamparos la pulpa de dentro.


Llega la parte más pegajosa: sacar uno a uno los bastones y dejarlos secar sobre una rejilla, bien separados entre sí. ¡No se os ocurra tirar el almíbar sobrante por el fregadero! meterlo en un tarro limpio dentro de la nevera y servirá para emborrachar bizcochos, por ejemplo, o para endulzar un té dándole sabor a naranja.

Las tiras de naranja tienen que estar varias horas secándose antes de poder rebozarlas en azúcar. Este paso no es fundamental pero hace que el resultado final sea más crujiente: sólo tened en cuenta que cuanto más pegajosas estén las pieles, más azúcar absorberán, de modo que si lo hacéis en cuanto las saquéis del almíbar quedarán con una costra muy gruesa, y si esperáis unas horas será un granulado fino.


Simplemente, echar las cáscaras sobre un plato con azúcar y encroquetarlas rebozándolas bien, luego sacudirlas un poco y volver a colocarlas de una en una, bien separadas otra vez sobre la rejilla. Al día siguiente deberían estar casi completamente secas al tacto, y si tenéis un poco de prisa, se pueden meter en el horno a 50 grados para que vayan un poco más rápido. 

Para bañarlas en chocolate, sólo hay que derretir éste al baño maría o en el microondas (a intervalos cortos y media potencia, para que no se queme) y colocarlo en un recipiente estrecho, para que haya varios cm. de cobertura sin tener que gastar mil tabletas. Preparad una bandeja o fuente cubierta de papel de hornear.

Con cuidado, metemos la punta o hasta la mitad de cada tira en el chocolate, dejamos escurrir y las colocamos sobre el papel de hornear. Ahora sólo hay que esperar a que se solidifique, o en caso de que seas un goloso impaciente, meter la bandeja dentro del congelador unos 15 minutos.


¡Y ya está! Naranja confitada lista para ser introducida en botes, empaquetada, etiquetada, adornada y repartida por sus majestades los Reyes de Oriente.

Nota: si lo que queréis es limón confitado, el proceso es el mismo pero blanqueándolo 3 veces para quitar el máximo de amargor, y usando al menos una medida y media de azúcar por peso de cáscaras.


Por si tenéis curiosidad, los tarros que he usado y que salen en las fotos son de la tienda Casa, Para uno de ellos pinté la tapa (que originalmente era dorada y con letras negras) de blanco con un spray, y luego pegué una flor seca. El lacito, en cualquier mercería!

Entradas relacionadas

21 comentarios:

  1. ¡Eres fantástica! Llevo días dándole vueltas a la receta, buscando tiempo, naranjas, azúcar... pensando en blanqueamientos y demás... ¡y me lo has simplificado un poco más! Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Mmmmmh! Lo que me gusta a mi la naranja confitada... Esto me lo apunto.
    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  3. GENIAL TU IDEA! Además tengo kilos y kilos de naranjas que me han regalado... mmmm...

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, aunque tardare en hacerlo, que no se si llegarian al bote con mi marido en casa, je je. Le encanta la fruta con chocolate. Gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. un regalo superoriginal y hecho con mucho cariño¡¡¡

    ya aprovecho para desearte una salida y entrada de año genial¡¡ muchos besos

    ResponderEliminar
  6. Que buena pinta!!! a mi suegra le encanta la naranja con chocolare así que ya tengo regalito para ella:)
    Mil gracias y Felices fiestas!!!!

    ResponderEliminar
  7. Yummy}!!!
    Muy Buena idea!!!
    ademas deben ser ricoossss!!

    ResponderEliminar
  8. Que buena idea, ahora que se gastan tantas naranjas, por lo menos en mi casa, de aprovechar la cáscara, yo lo voy ha hacer haber que tal, besos

    ResponderEliminar
  9. Me chifla y parece fácil, lo haré sin falta y pronto.
    Un abrazo, te deseo lo mejor para 2012.

    ResponderEliminar
  10. Esta es una de mis chuches favoritas, con chocolate bien puro eso sí. Un contraste brutal, verdad?
    Feliz año hermosa!

    ResponderEliminar
  11. Que ricas y bonitas te han quedado, desde luego son un regalo ideal.

    ResponderEliminar
  12. La naranja confitada tiene una pinta estupenda y así presentada es una idea genial para regalar! me encanta la idea.
    Feliz Año Nuevo!

    ResponderEliminar
  13. Ummmmmmmmmmm, creo que con esto triunfas seguro, ¿Y para qué hablar de la presentación? Te deseo un feliz 2012. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. La combinación de la naranja con el chocolate es muy rica, en un pueblo de Burgos, Belorado, hay unas monjas de las hacen y les llaman cerillas.
    Un abrazo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  15. Esto es una delicia y se puede usar para muchas cosas.
    Feliz Año!!

    ResponderEliminar
  16. bueno bueno bueno, ya se lo que vana traer los reyes magos estas navidades a toda mi familia...

    ResponderEliminar
  17. Fijate que ni me gusta la naranja, ni el chocolate negro, pero tiene tan buena pinta lo que has hecho que seguro que lo probaría! Feliz 2012, y felicidades por el blog, es genial! :)

    www.theblackcity.com

    ResponderEliminar
  18. Hola, princesa! como siempre, tus ideas son escandalosamente geniales, eres un genio desaprovechao. Sólo quería pasarme por aquí para felicitarte por tu ingenio y desearte todo lo mejor en el 2012. Un besote grande, linda!!!

    ResponderEliminar
  19. otra manera diferente.es q hoy casi cohincidimos.jejeje

    ResponderEliminar
  20. Una pinta estupenda. Tengo ganas de prepararlas y nunca me decido. Bss y feliz año guapa.

    ResponderEliminar
  21. Me encantan tus naranjas confitadas, es una receta muy original. Tomo nota para hacerla enhorabuena.

    ResponderEliminar

Comentarios viciosos, aquí:

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.