Trufas de alcaravea (o trufas de lo que queráis)

/
12 Comentarios
La semana pasada os enseñé las bondades caloríferas del akvavit, agua vital escandinava contra el frío y el atrofiamiento mental. 

Además de para pegarle un lingotazo, el akvavit sirve como ingrediente clave en muchas recetas, como estas trufas de chocolate y alcaravea. Eso sí, ya sabéis que aquí tonterías ninguna. Si no tenéis akvavit, ni alcaravea, pues usáis otro tipo de licor y especia, o nada en absoluto y hacéis unas trufas de chocolate sin más, que bien buenas están.



Trufas de alcaravea (20 unidades, dependiendo del tamaño)

Dificultad, así de primeras: en un chispún  Probables complicaciones: mancharse las manos. Mucho Receta de inspiración: Caraway truffles de Fooducation

INGREDIENTES

300 gr. de chocolate negro de buena calidad
50 gr. de mantequilla
60 gr. de azúcar glas
75 ml. de nata
50 ml. de akvavit

almendras tostadas picadas
alcaravea


PREPARACIÓN: 
Calentar la nata y la mantequilla a fuego lento en un cazo, hasta que la grasa se derrita. Añadir el chocolate en trozos, remover hasta que se funda completamente y agregar el azúcar y el licor.


El azúcar glas (comprado o pulverizado con un molinillo) se usa para evitar que se note la textura granulosa del azúcar normal. Si utilizáis éste, echadlo en la leche antes que el chocolate y esperad a que se disuelva, batiendo bien después. 

¿Que no tenéis akvavit? Pues anís, que va bien con la alcaravea que pondremos después. ¿Que no tenéis alcaravea? Pues usáis el licor que tengáis: avellana, crema de whisky, limoncello, orujo de hierbas... en ese caso, en vez de usar una especia en el "rebozado", pasaremos las trufas simplemente por frutos secos picados, fideos de chocolate, cacao en polvo o azúcar glas. Chimpún.

La masa de chocolate hay que pasarla a un tupper o recipiente hermético y dejarla reposar en la nevera unas horas, hasta que se enfríe y solidifique. Si la dejáis una noche entera o incluso días, no pasa nada pero tendréis que sacarla a temperatura ambiente una hora antes de empezar a formar las trufas, para que no esté tan dura.

Mientras, picamos las almendras tostadas. Si tienen un punto de sal, mejor que mejor. En un plato echamos la almendra y una cucharada generosa de semillas de alcaravea.

Con un sacabolas de melón o una cuchara, vamos cogiendo porciones más o menos similares de chocolate. El sacabolas es un invento que nos hará la vida más fácil: si no tenemos, nos empapuzaremos las manos limpias, rodando la masa entre las palmas para darle forma redonda. 


Con el calor de las manos, el chocolate se habrá derretido ligeramente y se adherirá mejor la cobertura. Pasamos las bolas por el plato con el rebozado (que puede ser simplemente cacao en polvo), las dejamos a un lado y un poco después volvemos a repetir la operación para que todo el exterior quede bien cubierto.

Sólo queda meterlas en unas cápsulas de papel pequeñitas (si disponéis de ellas) comerlas o  guardarlas en una caja hermética, preferentemente en la nevera si no se van a consumir inmediatamente.

A disfrutar.




Entradas relacionadas

12 comentarios:

  1. Buena combinación de la alcaravea con el Akvavit. La alcaravea me encanta y este licor..... es más que potente. Lo solían usar los marineros noruegos durante los duros días de pesca. Tengo una botella que me trajo mi tío, pero este tiene una graduación superior, de un viaje a Noruega y ahora ya sé como darle salida.
    Muy buena propuesta.

    ResponderEliminar
  2. Y yo que me había perdido la otra entrada!!! :O Pero ya está todo solucionado, jiji, habrá que ir buscando los ingredientes para ver cómo saben estas trufas! :D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. No conocía la alcaravea, pero me la apunto ahora mismo, porque soy super fan de las especias! Te han quedado unas trufas estupendas. Besos

    ResponderEliminar
  4. Las trufas son mi perdición. Las que más me gustan son las de la pastelería Mallorquina, no se si las has probado. Las tuyas a simple vista no tienen nada que envidiarlas así que tendré que probarlas ;p

    ResponderEliminar
  5. Que buena pinta.....besos

    ResponderEliminar
  6. No te las comas todas y deja que pruebe alguna, con esos ingredientes me gustan seguro!! Saludos, Alicia

    ResponderEliminar
  7. Aunque no me guste el dulce demasiado, hay cosas que me pierden. Las trufas son de esas. Me perderás el régimen. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Que ricas con lo buenas que están, con estas me paso de mi dosis diaria de chocolate jeje
    Una abrazo

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo siempre alcaravea para hacer pan negro, y me encanta! Nunca la he usado en dulce, cuestión de probar...

    ResponderEliminar
  10. Qué buenas se ven, muy bonitas, además.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. No he probado nunca la alcaravea ni el akvavit pero no me hace falta para saber que esas trufas, me encantan!!!! Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Quizá no seas de estas cosas pero tu blog creo que lo merece, así que si quieres pasar por mi blog encontrarás un regalito. Espero que te guste. Un saludo.
    http://canelaenflor-cibi.blogspot.com/2012/02/mi-primer-premio.html

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.