Pastel de pistacho y albaricoques, vacaciones Santillana

/
21 Comentarios
Para los que ya no estamos en edad escolar ni disfrutamos de dos meses de asueto salvaje, el verano es como las vacaciones Santillana (esos deberes que tenías que hacer para que no se te olvidara multiplicar, sumar ni restar).

A medio camino entre los cuadernillos Rubio (que estaban chupaos y se rellenaban el último día antes de volver a clase) y tener que estudiar como un perro para recuperar matemáticas, las vacaciones Santillana te dejaban disfrutar pero sólo lo justo para que no te olvidaras de que en septiembre volvía Paco con la rebaja.

Aunque tengo que trabajar y el tiempo no acompaña, intento ser consciente de que es verano y vaguear todo lo que puedo cuando acabo los deberes, pero para que no se me olvide escribir ni hornear, intentaré poner una receta de vacaciones Santillana cada una o dos semanas.

Los que viváis en el norte estaréis sufriendo en vuestras propias carnes y grasas la falta de sol, de modo que no hace falta invocar el VSHY (verano sin horno YA), como hicimos el año pasado. De momento, encender el horno un rato no está contraindicado, así que no habrá excusa que valga para no probar este pastel de pistacho y albaricoques.


Por alguna extraña razón, los albaricoques crudos no me atraen, pero sí cocinados o en mermelada, y en este pastel son el contrapunto perfecto a la base de frutos secos, que de otro modo no destacaría.

Se hace en un chimpún, sobre todo si pasáis de complicaciones igual que  yo, y en vez de hacer la masa para la base, usáis hojaldre que tengáis por ahí (casero o congelado) o pasta quebrada.


Pastel de pistacho y albaricoques

Dificultad, así de primeras: para niños y niñas, incluso repetidores. Sabor: grumf orf Tiempo: si pasas de la base, 1 h Receta de inspiración: con algún pequeño cambio, ésta de Comme un lait fraise

INGREDIENTES para un molde redondo de unos 22 cm

1 base de hojaldre, pasta brisa, quebrada o lo que queráis

100 g de azúcar
80 g de mantequilla a temperatura ambiente
60 g de almendra molida
80 g de pistachos (50 g bien triturados, el resto en trozos grandes)
2 huevos a temperatura ambiente
20 g de harina
4 albaricoques partidos a la mitad
una pizca de azúcar


Si queréis hacer vosotros mismos la base de la tarta, de pâte sucrée, probad la receta e instrucciones de Comme un lait fraise

¿Qué no tenéis pistachos? Pues no será igual, pero puede ser mejor: sólo con almendras, avellanas o cualquier otro fruto seco que tengáis a mano.


PREPARACIÓN:  
Engrasad con un poco de mantequilla el fondo y bordes del molde, y precalentar el horno a 215 grados. Colocar el hojaldre estirado, de un grosor de unos 5 mm sobre el molde y ajustarlo al fondo y bordes, recortando o engurruñando lo que sobre por encima del molde. 

PInchad el fondo con un tenedor, para que el hojaldre no suba, y meterlo al horno 5-7 minutos, bajando la temperatura a 200º. Queremos que la base se haga un poco pero que no se tueste ni endurezca. Después de este prehorneado, sacamos el molde y dejamos el horno a 180º, esperando a terminar el pastel.

Para el relleno, primero hay que batir bien la mantequilla con el azúcar, hasta que la mezcla esponje. Después añadir los huevos de uno en uno, batiendo dos minutos después de cada adición (muy importante, sobre todo si usáis huevos fríos de la nevera). Agregar la almendra molida y los pistachos triturados en distintos grosores, mezclando bien todo. Finalmente, echar la harina y batir lo justo para que la masa sea homogénea.


Repartir el relleno sobre el fondo del pastel, intentando que quede más o menos liso. Ya sólo queda disponer los albaricoques partidos, con el agujero hacia arriba, encima de la crema de pistachos y echar un poco de azúcar encima de cada uno, para que creen almíbar y no se sequen.

Los bordes del hojaldre podemos todavía doblarlos un poco hacia dentro, para que no quede hueco entre la base y el relleno. Meter el molde al horno y dejarlo durante unos 30 minutos. Cuando la crema de pistachos se haya dorado, estará hecho el pastel. También olerá la cocina a gloria bendita y a paraíso terrenal, todo junto.

Sacar, dejar enfriar, cortar y comer, todo seguido.


Un pastel fácil, rápido, buenísimo, casi hasta saludable, y que ayudará a que no se nos olvide cómo funciona el horno durante lo que queda de verano.




Entradas relacionadas

21 comentarios:

  1. Que maravilla de pastel, con tanto pistacho, lo adoro!!! Queda guardado!!
    Besitoss

    ResponderEliminar
  2. Me lo apunto, me gustan todos los pasteles que tengan pistachos, son mi debilidad.
    Nieves

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que lleve albaricoques me encanta, son una de mis frutas preferidas. Y que recuerdos me traen los cuadernillos esos... ahora parecen mejores tiempos casi, jejeje.

    Anoto tu receta porque seguro que me gusta mucho.

    Besitos y disfruta del verano.

    ResponderEliminar
  4. Que bonito y que apetitoso, y es que aunque haya que encender el horno que ricas estan todas estas cosas.

    ResponderEliminar
  5. Pistacho y albaricoques, no lo había pensado nunca jeje. A apuntarlo!! Besos!
    Fuertebakery
    fuertebakery.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Pues la verdad es que tiene muy buena pinta... me llevo la receta :)

    ResponderEliminar
  7. Pues yo lo voy a hacer, no he hecho nada con pistachos y me apetece, besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué delicia, por favor, me encanta-
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. !!! Tuve un flechazo cuando vi esa tartita en Comme un lait, y el finde pasado incluso estuve a punto de hacerla para llevarla a casa (mi manía de pensarme que los postres están mejor tras 400 km de viaje). Finalmente a mí sí me pudo el calor y no lleve nada!
    Y ahora la veo aquí, igual de apetecible, con ese color, y sin el engorro de la base casera (sacrílega!!). Al final tengo que caer!!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  10. Qué rica combinación!!! Debe estar deliciosa.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  11. Hoy es el primer día que hace bueno aquí, abre la venta que os va pa´allá!!!

    ResponderEliminar
  12. Wowwww, que buena pinta tiene, debe estar muy muy bueno, lo paso a pendientes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Muchas veces hago coca de albaricoques, que es típica de Menorca, pero mezclar albaricoques y pistacho me apetece un montón, aunque me de pereza encender el horno, pues aquí si que hace calor, la voy ha hacer ya.

    ResponderEliminar
  14. No sabes lo bien que te entiendo. Hoy por fín he dsifrutado de una tarde de playa con los niños, eso no quiere decir que no piense probar este fantástico pastel, me encantan los albaricoques. Un besito.

    ResponderEliminar
  15. Yo sigo encendiendo el horno pase lo que pase, me da tantas satisfacciones... qué haría sin mis panes!
    Me gusta el pistacho y con los albaricoques así, asados, tiene que quedar estupendo.
    Ahora a hacer un par de Rubios más.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  16. Mmmm me encanta esta convinación, si o si hay que probarla!!!
    Me encantaban los libros nuevecitos de Santillana al comenzar el verano... cuando llevaba 5 páginas de deberes y eran obligación antes de salir a jugar me daban ganas de meter a esos cuadernillos al horno!!

    ResponderEliminar
  17. Madre mía qué tarta tan rica! Siempre me gusta todas las que haces, tan diferentes, tan originales y a la vez con el aspecto de las tartas clásicas caseras, lo combinas a la perfección. Así que ésta queda bien anotada, me ha encantado. Te quedó fantástica.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Me había perdido esta entrada...debo tener problemas con el ordenador porque no me saltan algunas entradas...ainsss. Me tengo que poner al día....
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  19. La he probado :) Con algunas variaciones: pasta brisa y nectarinas, porque para los albaricoques llegaba tarde. Una mezcla estupenda y jamás lo hubiera dicho. Gracias por el post!

    ResponderEliminar

Comentarios viciosos, aquí:

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.