Cuadrados de melocotón, barritas de fruta para los disgustos

/
16 Comentarios
Hay gente educada, decente y honorable que cuando sufre un disgusto, deja de comer. A los demás pobres mortales se nos abre el estómago, de modo que podamos hundirnos aún más en la miseria gracias a unos kilillos de más y la culpabilidad que arrastran consigo. 

Aceptémoslo: cuando uno está triste, o no le pasa la comida más allá del garganchón, o se pone como un cerdo. También existe la posibilidad de sentirse como un cerdo apático e inapetente con momentáneos ataques de gula y subsiguientes revolcones en el barro de la autocompasión. 

Mientras los ánimos remontan, lo mejor es evitar la tentación del placer inmediato ofrecido por los donuts y otros vicios industriales, y ya puestos a engorrinarse, cocinar algo uno mismo. Será mínimamente más sano, pero trajinar en la cocina da la oportunidad de pensar en otras cosas y relajar el cerebro.

Una receta indulgente para las malas rachas. Las barritas de fruta tienen un nombre suficientemente light y unos ingredientes suficientemente viciosos como para calmar el espíritu. Si las partimos en trozos pequeños, dará el pego de que comemos poco a la vez que podremos guardar una reserva para ocasiones de urgencia nocturna.

Los cuadrados de melocotón son una de las recetas que hicimos en el curso de Basollua, fáciles, rápidos y muy efectivos para los estados carenciales de vitaminas, minerales y ganas de vivir. 


Cuadrados de melocotón (barritas de fruta)

Dificultad, así de primeras: ninguna, se hacen con las manos. Sabor: a mimos y abrazos, cuando se necesiten Tiempo: 15 minutos de elaboración + horno, un chimpún Receta de inspiración: con cambios porque yo lo valgo, ésta de Smitten Kitchen

INGREDIENTES para cantidades para 24 cuadrados de 5x5 cm

200 g de azúcar
370 g de harina
220 g mantequilla fría
2 g de sal
5 g de impulsor o Royal

1 limón
1 huevo
4-5 melocotones maduros
una pizca de cardamomo molido (sustituible por canela o por nada)
1 taza de copos de avena, semillas de lino u otro tipo, cereales, almendras fileteadas...


En vez de melocotones, se puede usar cualquier fruta: albaricoques, ciruelas, nectarinas, manzanas, frutos rojos... La base de los cuadrados es una masa tipo shortbread de mantequilla, así que podéis combinarla casi con todo.

PREPARACIÓN:
Forrar una bandeja o fuente rectangular (para que sea luego más fácil de cortar en barritas) con papel vegetal, y engrasar éste con un poco de mantequilla. Precalentar el horno a 200º.

Rallar el limón, y frotar la ralladura resultante con el azúcar en un bol grande, hasta que el azúcar se vuelva de color amarillo pálido y salgan los aromas esenciales que dan el aroma a la fruta.

Pelar y cortar los melocotones en trozos pequeños, y dejarlos macerar en un recipiente aparte junto con el zumo del limón que hemos rallado antes.


Añadir al bol del azúcar la harina, la sal, el impulsor y el cardamomo molido (si no tenéis, se puede sustituir por otra especia u omitirlo).

Batir el huevo y agregarlo a la mezcla.

Cortar la mantequilla en trozos pequeños, agregarla y chafar con un tenedor, para desmigar todo junto después con las manos, sin calentarla en exceso. Se trata de conseguir una textura de arena, con migas gruesas. ¿Por qué la mantequilla se echa fría? Pues porque se derretirá en el horno, y no antes, dejando huecos entre la masa y así ésta resultará más crujiente. Pero vamos, que en el curso entre tanta gente y espera, se ablandó y quedó igual de bueno...

Echamos la mitad o dos tercios de las migas en el fondo de la bandeja, y extendemos con las manos o una cuchara. Al horno con ello 5-7 minutos.

Sacamos del horno y dejamos enfriar unos minutos, echando después los melocotones (sin el jugo que habrá con ellos) encima del fondo. El resto de migas se mezcla con los copos de avena o semillas que tengamos, para conseguir una textura diferente en la parte de arriba, y se reparte sobre la fruta.

Bajamos la temperatura del horno a 180º grados e introducimos la fuente dentro, dejándola unos 25-30 minutos o hasta que la capa superior esté un poco dorada.

Sacar del horno, dejar enfriar y si es posible, meter todo a la nevera un rato. Esto hará que la parte de la fruta, más jugosa, se endurezca un poco y sea más fácil luego cortar rectángulos pequeños.



Las recetas del taller de repostería veraniega, las barritas y unas magdalenas de cereza con almendra yogur y aceite, las tenéis aquí y aquí por si os interesan.

Fue todo un lujazo estar en Basollua dando mi primer curso, lo pasamos genial y me perdonaron todos mis fallos de principiante. Gracias a Loren por animarme y a todos los que acudieron, cocinaron y rieron, cocinillas a los que conocía de las redes y pude desvirtualizar ese día.

Algunas entradas que han escrito en sus blogs acerca del curso y en las que podéis ver fotos :)

Como yo soy un poco desastre, no me acordé de sacar fotos casi hasta el final, pero aquí van algunas:


Yo y mis estados carenciales nos vamos unos días fuera a ver si nos animamos, después tendré un montón de tiempo (mucho, demasiado, indefinido) para hornear y difundir la buena nueva gorrinera porque no tendré otros quehaceres, desgraciadamente.



Entradas relacionadas

16 comentarios:

  1. Sencillo y muyyy apetecible!!! tengo que comprar melocotones, YA!... jijiji
    Sigue así!, eres genial!

    ResponderEliminar
  2. Mucho animo, yo soy de las que me da por comer en las malas rachas y estoy de acuerdo contigo, el meterse en la cocina y preparar cosas caseras te ayuda a desconectar! Me apunto la receta y suerte para el futuro! Besos

    ResponderEliminar
  3. Que ricura por favor, me encantan, ya tengo guardada la receta!!
    Me alegra que el curso haya sido todo un éxito, no esperaba menos!!
    Besitosss

    ResponderEliminar
  4. cuánta razón tienes..... yo también pertenezco al grupo de "nunca se me cierra el estómago",
    ni después de haber perdido un montón de kg. y pasarme 3 años a tomates y ensaladas
    ni en verano (toda esa gente que dice..."es que a mi el calor me quita el hambre")
    ni los disgustos

    Todo eso ...me genera más hambre..jajajaja
    Buena idea con las barritas caseras!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Ánimo!!! Espero que te sienten bien esos días fuera!!! Y a ver si, con suerte, tienes el menor tiempo indefinido para hornear, hay que sacar optimismo de donde sea cuando no lo hay (qué fácil es decir esto y qué complicado aplicárselo!).

    Yo no paso por periodos de dejar de comer, ni por los de gorrineo total, pero sea como sea, creo que estas barritas a mí también me valen. Las shortbread con cachitos de melocotón me encantan, así que estas barritas tienen que estar de muerte!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Umh, muy bune postre para no caer en la culpa… muy rico-
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me lo apunt, me ha parecido una receta muy buena pra con o sin disgustos.
    Besines

    ResponderEliminar
  8. No se si has recibido las fotos de basollúa que te mandé, ni si te gustó el post que hice con el curso....¡FELICES VACACIONES GUAPA!
    Un besito
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  9. Mucho ánimo Ana!!! Seguro que aparece algo pronto ;)
    Y mientras... muchos cuadrados de melocotón y nutella de la que sabes hacer! ;)
    Muacks!

    ResponderEliminar
  10. Te leo muy triste, trata de animarte que vales mucho.

    Un besote

    ResponderEliminar
  11. A mí hace unos años me pasaba que con los nervios me hinchaba a comer y a comer.. hasta que hace poco sí que tuve un disgusto de los gordos y me pasó lo que jamás hubiese creído: dejar de comer.... ¿yo dejar de comer?!?! sí, así es. Pero la verdad es que yo creo que lo más normal es que te dé por comer y lo de las barritas es muy buena idea (porque los donuts acaban saliendo bien rápido de nuestro cuerpo jejeje).

    ResponderEliminar
  12. Ánimo guapa!! yo soy de las que no me quita el hambre nada, ni las conversaciones guarrindongas!! jajajaj!! pero una vez me pasó algo parecido a Curry Curry... disgustazo al canto y se me fue el apetito... perdí un montón de peso, pero ya está más que recuperado... el peso y el apetito ^.^ Disfruta a tope del kit kat!! ;D Besets! Raquel

    ResponderEliminar
  13. Animo Anita que tu vales mucho y pronto volverás a tener obligaciones. Mientras a disfrutar, que todo ocurre por algo, eso al menos me gusta pensar a mi...
    Me gusta esta receta!! Me la apunto y me voy a ver las otras que pillé 2 kilos de moras y necesito inspiración!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo8/23/2012

    "La clave para transformar nuestros corazones y mente es tener un entendimiento de como nuestras emociones y pensamientos funcionan. Necesitamos aprender a identificar ambos lados de nuestros conflictos. Con la bronca , por ejemplo, necesitamos ver cuan destructiva es la bronca y al mismo tiempo darnos cuenta que hay antidodtos dentro de nuestros pensamientos y emociones que podemos usar para contrarrestarla. Entonce lo primero, es entender que los pensamientos y emociones aflictivos son
    destructivos y negativos y segundo tratar de fortalecer nuestros pensamientos y emociones positivas que son los antidotos . De esta manera podemos gradualmente reducir la fuerza de nuestra bronca". Dalai Lama

    (Con mi profundo cariño, te acerco esta frase en este momento de tu vida te puede servir como inspiración. Un beso)

    ResponderEliminar
  15. Anónimo9/02/2012

    Ana, he hecho la receta y sale fantástica, pero tengo una duda ¿el huevo cuando se echa? Yo al final lo mezclé con los copos de avena de la cobertura.

    ResponderEliminar
  16. @Anónimo menos que te tengo a ti para leerlo todo y preguntar, porque al escribirlo se me había pasado!

    El huevo batido se echa en la masa antes que la mantequilla, pero no pasa nada tampoco si se omite, simplemente, las migas serán más sueltas :)

    muchas gracias, ahora lo corrijo!

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.