23 agosto 2012

23

Pannacotta de limón y menta

Si no tienes calendario o trabajas en casa en pijama sin asomar la nariz por la calle, puedes saber en qué época del año estás leyendo un puñado de blogs de cocina. 

Si me apuras, puedes saber hasta la fecha aproximada. En Navidad tocan galletas, en Reyes roscón, pasamos por el rosa y rojo meretriz a mediados de febrero, las torrijas dicen que es Cuaresma, las cocas que San Juan... Ahora debe de ser verano porque leo helados por todos los lados. Sí, hace calor, no apetece encender el horno, pero a mí no me gustan los helados (¡tachán, confesión!)

Me ahorro comprar azúcar invertido, la omnipotente y omnipresente heladera del Lidl o el accesorio de la Barbie Kitchenaid. Sólo como helado cuando hace un calor infernal, y por la calle, en cucurucho. No sé por qué, pero para mi desubicado gusto personal, comer helado a cucharadas (ya sea casero o comprado) dentro de cuatro paredes desmerece la experiencia. Como mucho, hago algún sorbete sencillo que, según las etiquetas de mi mente, como no es helado no cuenta.

Así que estos días intento preparar cosas que sean fáciles, rápidas y frías. La pannacotta también dice que es verano, sobre todo si lleva limón y menta fresca.


La pannacotta es una de las recetas más fáciles que existen, está buenísima y no hacen falta herramientas nuevas, ni cacharros galácticos. Se puede hacer prácticamente del sabor que se quiera, con muy pocos ingredientes, y queda muy rumbera sobre la mesa. 

En vasos, flaneras, fuente o copas, tiene ese toque señorial y cosmopolita que el pobre flan ha perdido. Si disfrutas de una terraza o jardín, sólo tienes que echarle imaginación e imaginar que estás en el palacio de Burt Lancaster de El Gatopardo.

Pannacotta de limón y menta

Dificultad, así de primeras: none at all Sabor: a agosto en el jardín Tiempo: 20 minutos de elaboración + nevera 

INGREDIENTES para 5-6 raciones

500 ml de nata para montar
150 ml de leche entera
150 g de azúcar
1 limón
1 puñado de hojas de menta fresca
4 hojas de gelatina o cola de pescado


La pannacotta es un postre típicamente italiano hecho a base de nata cocida, azúcar y espesantes. No tiene ningún misterio y se puede hacer de muy diversos sabores. Como a mí me pirria el limón y el otro día afané un poco de menta piperita durante un paseo, la he hecho con eso. La menta aporta un sabor fresco, muy distinto del mentolado fuerte al que se suele asociar.

Si encontráis menta en el campo, perfecto, pero también se suele encontrar en mercados y grandes superficies. Se puede sustituir por hierbaluisa, hierbabuena, romero o cualquier otra hierba, o dejarla como pannacotta de limón, sin complicarnos.


PREPARACIÓN:
Pelar el limón: hay dos opciones, sacar tiras grandes de piel o rallarlo, como prefiráis. Echar la nata, la leche y el azúcar en un cazo y calentarlo a fuego medio hasta que el azúcar se disuelva.

Subir la temperatura, añadir la piel del limón, las hojas de menta limpias y esperar a que empiece a hervir. Dejar borbotear 2 o 3 minutos, y apartar del fuego para que se temple.

Mientras, exprimir el zumo del limón y echar en ese líquido las 4 hojas de gelatina para que ablanden. Incorporarlas después al resto de ingredientes, remover con una cuchara para que la gelatina se derrita y mezcle homogéneamente, colar para retirar los restos de piel de limón y las hojas y dejar enfriar.

La pannacotta se puede echar en diversos moldes. Si la vais a comer directamente de un vaso o copa, no hay más que verter la mezcla en ellos. Si queréis usar flaneras o un molde con una forma especial (el mío es antiguo, de cobre con interior de estaño), para que sea más fácil darle la vuelta después, untad el interior con una servilleta mojada en aceite.



Sólo queda taparlo bien cuando se haya enfriado a temperatura ambiente, y dejarlo en la nevera unas 3 horas o más, hasta que vayáis a comer la pannacotta.

Es suave, fresca y con una consistencia melosa que se derrite en la boca, ya que no lleva mucha gelatina.


¿Qué os parece? ¿Podemos cambiar el helado por un día?

23 comentarios:

ro dijo...

Me gusta mucho la pannacotta. No la he probado de limón, pero tiene que estar buenísima...

Tampoco me gustan los helados. Y la gente me mira raro cuando lo digo. A veces, cuando hace mucho calor, como que me apetece uno. Pero es un espejismo, me gusta su aspecto pero se me deshacen sin terminarlos. Uffff.

Besos.

Yolanda - Magdalena de Chocolate dijo...

Ayssss.... confesión! No me entusiasma la pannacotta! jeje En cambio el helado me chifla, en cuenco, a cucharadas y entre cuatro paredes, tirada en cama y viendo una serie/peli :P Así que mejor tú te quedas con la pannacotta y yo con mi helado y todos contentos ;)
Un beso!!

Dácil Cabrera dijo...

¡Qué rico tiene que estar!, me la apunto.
besos

Brétema dijo...

Me encantan las pannacottas, aunque últimamente las hago con yogur. Y yo soy de las que hace helado todo el año...a mi marido le encantan.
Un abrazo

Carmen Vázquez dijo...

Pues a mi me gustan las dos cosas y esta pannacotta tiene que estar riquísima!!

Un besazo

MARIA LUISA Y ANAROSAN dijo...

Tengo que hacerlassss¡¡¡ antes de que se valla el veranito claro está. Preciosas fotos, un beso Guapaaa

Maria Isasi dijo...

Yo pense que la pannacottas, tenía como ingrediente principal el yougurt y por eso nunca lo probé, ahora que tengo la garantía de que no, así que ahora me animó y en cualquier ratito lo haré.

Zeltia dijo...

pues a mi la pannacota como que na...que sabe a flan sin chicha...me la como sin pena ni gloria...no sé...pero para gustos colores y pa mi los helaos me uno al club de las cucharadas!! de hecho no me gusta el barquillo del helado...siempre los pido en tarrina...aiii y un buen helado artesano de mandarina..pistacho...mango...rico rico ahhhhhhhhhh ;

Olga dijo...

Totalmente de acuerdo, no tampoco soy muy heladera.

abril dijo...

Qué bonito ha quedado el flan!!! Ese molde me parece precioso! y la receta supergolosa!....mmmm

Miss Migas dijo...

Yo confieso que soy más de helado que de pannacotta, quizá porque el mundo del blandiblú nunca ha sido mi fuerte. Ni comido ni achuchado. Lo englobo cerca de los callos vamos.
Pero el limón y la menta me los guardo para un sorbete, así no ganamos ni tú ni yo.
Besotes

TeRe dijo...

Mmmm, me encanta la textura que tiene...es perfecta! y encima de limon y menta...debia estar deliciosa! un besoo

María dijo...

Bueno pues yo me tomaba un buen trozo de esta rica panacota, con ese toque de limon y menta tiene que ser una maravilla, me ha encantado su presentacion , aunque no le hago ascos a los helados, soy una loca de lo dulce, y me gustan todos jeje asi estoy yo. UN besazo guapa

Claudia Hernández dijo...

Siempre he tenido ganas de preparar pannacota, me encanta pero nunca me atrevo, a ver si me animo con esta rica receta que nos traes.
Saludos

Montse PM dijo...

pues no sabia que era una receta tan fácil, pensaba que sería más complicada!

manu dijo...

No se porque, pero no he hecho nunca pannacotta, veo que es muy sencillo de hacer por lo que explicas y es lo que apetece estos días, con tal de no encender el horno, apetece cualquier cosa fresquita.
Lo voy a probar con Maria Luisa que tengo en el jardín, veremos que sale.

Curry curry que te pillo dijo...

REsulta que la pannacota me gusta mucho pero como a mi maridín no le hace gracia ninguna pues nunca la hago.. pero algún día caerá y pensaré en la tuya que no es la típica! Saldrá bien con cualquier leche no??

Itsaso Cortés dijo...

Pensaba que era el único ser en el universo al que no le gustaban los helados! Habrá que probar la pannacotta, que no parece demasiado difícil y tiene un nombre cool, de esos que cuando sirves quedas como una señora.

Tuonela dijo...

Podemos sí, me gusta la receta. Tamaño de las hojas de gelatina? Aquí en Cardamomoland son distintas y no me apetece liarla así de primeras :)

Saludos!

Nina's Kitchen dijo...

Pues hija, qué te voy a decir! que tienes toda la razón del mundo, en esta época parece que el único postre sea el helado, peeeeerooooo, está claro que los que nos hemos comprado el accesorio de la Barbie pues tenemos que amortizarlo no??? jejejeje. La pannacota me encanta, pero de limón con menta no la he probado jamás, así que... dejaré de lado (un poquito) al helado y probaré tu pannacota :P. Besos.

Olga López dijo...

Pues yo tampoco soy muy de helados,y de los caseros paso porque tampo co tengo la supermegachahiguay KA o sucedaneo.Pero de la pannacotta no paso,me chifla la tradcional de vainilla y ahora soy fan de la tuya.Si! la he hecho con menta de mi terraza y que cosa mas ricaaaaa! La lleve a una cena y triunfo,le gusto a todo el mundo y hoy he probado u n batido con el mismo sabor con la menta cortadita a trocitos por dentro,otra alternativa al manido helado.
Ah!'tu molde es precioso,ke gusto tienes wapa!!
Besos de limon y menta!

David del Bass dijo...

Hola!! no conocía tu blog, lo he estado leyendo y me ha gustado, me pasaré más a menudo, un abrazote!

Petra dijo...

Es la primera vez q me paro a leer la receta de una pannacotta, siempre me las pasaba de largo.
No tiene mala pinta, y parece cremoso, es que los postres gelatinosos no me van mucho, así que la voy a probar, además tengo menta y limones en mi huerto

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios viciosos, aquí: