Bizcocho de remolacha y semillas, vuelta al cole

/
18 Comentarios
Los buenos propósitos son más de comienzos de curso que de nuevo año, porque todo empieza en septiembre. El cole, el frío y las colecciones de fascículos, que suelen acabar igual que nuestra inicial determinación de estudiar un idioma, adelgazar o dejar de fumar: en la primera entrega.

Pero de ilusión también se vive, así que disfrutemos pensando que sí, que lo vamos a llevar todo a cabo. Afilad los lápices, estrenad jersey y probad este receta pre-otoñal que huele a libro recién comprado y forrado.


La remolacha roja me encanta desde niña porque mi padre la cultiva en la huerta, y es una planta que sirve para todo. Se comen las hojas y la raíz, es rica en hierro, ácido fólico y vitaminas, se puede usar como colorante natural, es energética y aumenta la resistencia muscular de los deportistas.

Prima hermana de la acelga y la espinaca, se suele consumir cocida, asada o encurtida, y tiene muchos más usos culinarios que la simple ensalada. De sabor dulce y rústico, no hay nada comparable a conseguirlas frescas o arrancarlas tú mismo de la tierra. Septiembre es mes de remolachas y para todos los que tengan unas pocas y no sepan muy bien qué hacer con ellas, ésta receta les viene al pelo, ya que se utilizan crudas y nos saltamos todo el proceso de tener que cocerlas... La ley del mínimo esfuerzo y el máximo resultado.

¿A qué sabe? Me han preguntado si es demasiado dulzón, si tiene un gusto raro... Yo diría que es uno de los mejores bizcochos y de los más originales que he probado nunca. Razonablemente sano, lleva semillas y frutos secos, hortalizas, azúcar moreno y canela. Parecido a una tarta de zanahoria, sabe a otoño y huele a tierra.

La receta es de Nigel Slater, cocinero, escritor y presentador del programa de la BBC1 Simple Cooking. El bizcocho de remolacha aparece como Beetroot poppy seed cake en el libro Tender, en el volumen dedicado a los vegetales. 


Bizcocho de remolacha y semillas

Dificultad, así de primeras: para los niños y las niñas  Probables complicaciones: se te pueden quedar los dedos perennemente rosas al cortar la remolacha  Sabor: a día frío en el monte Receta de inspiración: con muy pequeñas y respetuosas modificaciones, Beetroot poppy seed cake de Nigel Slater

                  INGREDIENTES

225 g de harina (si queréis, integral)
impulsor (Royal o similar) 3 cucharaditas
bicarbonato sódico 1/2 cucharadita
una pizca de sal
canela molida 1/2 cucharadita
3 huevos separados en yemas y claras
200 g de azúcar moreno o moscovado
aceite de oliva 160 ml
150 g de remolacha cruda (2 medianas)
1 zanahoria
zumo de medio limón
75 g de pasas de corinto
75 g de semillas variadas (yo usé de lino, de girasol y de amapola)
1 puñado de nueces peladas

Para el baño de cobertura (opcional)
4-5 cucharadas de azúcar glas
1-2 cucharadas de jarabe de arce mezcladas con agua
semillas


Si no tenéis ni encontráis remolachas crudas, podéis sustituirlas por la misma cantidad de zanahoria , cortada en trocitos o rallada.
 
PREPARACIÓN: 
Untamos de mantequilla un molde rectangular de plum cake, de 25 x 9 cm aproximadamente, y ponemos una tira de papel de horno (las mismas dimensiones) en el fondo del molde, para poder sacar el bizcocho con facilidad.

Hay que quitar la raíz puntiaguda y los tallos de las remolachas, y pelarlas después para cortarlas en trozos pequeños. La zanahoria se lava, pela y corta de igual manera.

En un recipiente grande, batir el azúcar con el aceite hasta conseguir una mezcla espumosa, y luego añadir las yemas de huevo una a una, batiendo después de cada adición. La masa tendrá un color oscuro en caso de haber usado azúcar moreno y oliva, en caso de que prefiráis usar azúcar normal y aceite de girasol, el color será mucho más claro, así como el tono del bizcocho final.


Ahora se agrega la remolacha, la zanahoria, el zumo de limón, las pasas, nueces picadas y las semillas, y se mezcla con una varilla o cuchara grande. 

Tamizamos la harina junto con la sal, el bicarbonato y el impulsor y añadimos todo esto a la mezcla anterior, batiendo hasta que se integre bien.

Precalentar el horno a 180 grados.

En otro recipiente bien limpio (sin mota de grasa para que suban bien) se montan las claras con un pellizco de sal hasta punto de nieve, no hace falta conseguir un merengue demasiado consistente.

Las claras se añaden a la masa principal poco a poco y con movimientos lentos y envolventes, para no perder el aire. Nigel Slater recomienda usar una cuchara de metal en vez de madera para no perder esponjosidad.

Echar la mezcla dentro del molde e introducirlo dentro del horno. Después de 30 minutos lo cubrimos con papel de aluminio, cuidando de no quemarnos, y lo dejamos unos 20-25 minutos más. En total, 55 minutos de cocción, a partir de los cuales ya podemos pinchar con una brocheta o palillo de madera para ver si sale limpio (que no completamente seco!).

Dejamos enfriar unos 20 minutos y luego ya podemos desmoldarlo, pasando un cuchillo fino por los bordes interiores y dándole la vuelta.


Si queréis echarle el baño superior, hay que esperar a que el bizcocho esté completamente frío, y mezclar un poco de jarabe de arce con agua, hasta que el líquido no sea viscoso. Después, añadir azúcar glas hasta conseguir una salsa espesa de color marfil y echarla con una cuchara por la parte de arriba. Las semillas se pegarán al líquido y al secarse se creará una costra azucarada.

Igualmente podéis hacer la cobertura con zumo de limón, naranja o algún licor, omitiendo el agua.

Chimpún. Es un bizcocho húmedo, esponjoso y perfecto para desayunar, acompañado de una taza de café con leche.


Gracias a Unai por indicarme la receta, y a mi padre por plantar, regar y cuidar. 

¿Damos por inaugurado el curso 2012-2013? Intentaré enmendarme, ser formal y publicar con asiduidad, aparte de abrir nuevas secciones. Sólo os adelanto que una de ellas, la que más ilusión me hace, se llamará Bilbaínas&Cocineras...

Próximamente en biscayenne:



Entradas relacionadas

18 comentarios:

  1. Qué valiente con la remolacha!!! Es un ingrediente uqe me gusta mucho visualmente, me parece hermosa, pasional, que emite vida...pero su sabor me echa un poco para atrás... supongo que no se debe notar mucho el sabor en el pastel verdad?, debe ser como en el carrot-cake.

    ResponderEliminar
  2. Pues, a mi me encanta la remolacha, pero siempre la compro cocida, te quería preguntar si se puede hacer con remolacha cocida.
    besos,

    ResponderEliminar
  3. Pues la pinta es estupenda, pero a mí me pasa como a abril... ese sabor terroso siempre me ha echado para atrás! No creo que ahora la ponga en mi lista de asignaturas pendientes, pero seguro que algún día se me planta un trozo delante, la pruebo seguro y te cuento!! ;) Besets!! Raquel

    ResponderEliminar
  4. ... Me he perdido en tu cocina y a hora no me acuerdo cómo he llegado hasta aquí ¡pero no importa porque estoy encantada de haber llegado!. Este bizcocho con remolacha tiene una pinta estupenda, suave y esponjoso, con esos trocitos de remolacha que le dan un color fantástico. ¡Esto hay que hacerlo!. Aquí me quedo. Un beso,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  5. Desde que vi la foto en Facebook estaba deseando que pusieras la receta, ¡¡por fin es mía!!

    Así que me la llevo como uno de esos propósitos de comienzo de curso, a ver si es de los que se cumplen. Además, será la primera vez que en mi cocina entre una remolacha, aunque me temo que con menos encanto que las tuyas, traída del supermercado...

    Había visto el pastel de chocolate y remolacha, pero este, con ese colorcto y el tema de las semillas, me llama demasiado la atención!! :)

    ResponderEliminar
  6. Aunque ya sabía de recetas de bizcochos con remolacha, no lo había visto así en crudo. Tiene realmente buena pinta y desde luego es otra opción al archiconocido bizcocho de zanahorias.

    Bienvenida de nuevo y no nos has dicho qué vas a empezar a coleccionar... o hacer aunque te quedes en el primero.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ah, qué bueno se ve, me encanta, Me anoto el cocinero que no lo conocía-
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. @carmen la remolacha cocida creo que se diluirá en la masa. La cruda se queda después del horneado como la cocida, muy blandita, de modo que si usas la que ya está previamente cocinada, igual queda excesivamente blando el resultado, además de quedar rosa :)

    Pero igual es un invento!

    ResponderEliminar
  9. @abril pues verás, dependiendo de si la cortas en trozos o la rallas, se notarán los pedazos más o menos... a mí me encanta el sabor de la remolacha, más terrenal q el de la zanahoria :)

    ResponderEliminar
  10. Tiene que estar delicioso, me gusta mucho la remolacha, pero nunca la he utilizado para hacer un bizcocho. Viendo el resultado de éste tendré que animarme.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la textura que da la remolacha al bizcocho. Hace unos meses llevé un bizcocho de remolacha y chocolate al curro y nadie fue capaz de adivinar el ingrediente principal.
    Respecto a los buenos propósitos.... ¿en serio te haces buenos propósitos en septiembre? Será que como aquí no llega el frío, nos ahorramos también la parte del autoengaño... ;)

    ResponderEliminar
  12. Seguro que la vuelta al cole se hace menos dura con este bizcocho!
    http://juegodesabores.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. Qué rico, tendré que probarlo! Yo tengo una receta de brownie de remolacha, también buenísmo. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Jamás se me hubiera ocurrido hacer un bizcocho de remolacha! Teniendo en cuenta que el de zanahoria es uno de mis preferidos este lo pruebo sin duda, porque solo de ver las fotos...madre mia, qué buena pinta!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. de remolacha?? lo encuentro super sano y original, tiene una pinta estupenda! un besotee

    ResponderEliminar
  16. Todas esas dulces propuestas... son imposible de reistir.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta la remolacha, asarla en casa es una maravilla. Tengo pendiente usarla en dulce, ya hice pan ella, y este bizcocho... tiene una pinta tremendísima!

    Estupendo para inaugurar el curso :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Qué buena pinta, voy a hacerla que tengo remolachas en casa!! Besos

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.