Pavlova de doble chocolate y triple contundencia

/
43 Comentarios
Ahora que no tengo nada obligatorio que hacer en todo el día más que respirar, cualquier tarea es susceptible de convertirse en un reto. Levantarte por la mañana a una hora decente, salir a la calle, no mirar el correo más de 20 veces al día ni regodearte en los lamentos como un cochino pachón hozando en la tierra.

A riesgo de convertirme en un ballenato, cocinar es una de las cosas que ahora menos me cuesta empezar y terminar. En un desafío mental parecido al "si camino toda esta calle sin salirme de las baldosas estrechas, seguro que apruebo el examen" y otras chorradas por el estilo, me suelo creer que si equis cosa me sale bien, las estrellas se alinearán.

Como al soplar una pestaña, se trata de hacer algo disparatado, cerrar los ojos y pedir un deseo. Que te sale bien, perfecto. Que te sale mal, pues piensas que es una gilipollez mayúscula que no trae suerte ni nada y ya está.

Desde que empecé el blog, mi reto personal ha sido esta desmesurada pavlova de What Katie Ate. Su altura imposible y la promesa de su contundencia se me aparecían en sueños. "Algún día la haré, vaya que sí, y entonces todo será mejor y más bonito y el mundo olerá a café recién hecho". 

La hice, y el mundo siguió siendo igual, pero me di el gustazo de comerla. 


De paso, ha servido para seguir desafiando a mis escrúpulos, ésos que me dicen por lo bajini que no ponga en el blog fotos churro. Hice esta receta para un cumpleaños, para probarla, pensando en repetirla más hermosa, alta y primorosa en otra ocasión. Pero no, así se queda. Tal y como estaba de torcida, churretosa y con el plato manchado, así la disfrutamos y nos pusimos las botas. A quien la comió le importaba un comino y medio si estaba perfecta o no.

Neozelandeses y australianos se disputan su invención, pero dejémoslo en que la pavlova es un postre hecho de merengue, fruta y nata, crujiente por fuera y blando por dentro, creado para homenajear a la bailarina de ballet Anna Pávlova en los años 20. 

La pavlova de doble chocolate tiene nombre de salto olímpico, con tirabuzón y carpado, pero no es ni mucho menos tan difícil como parece. Eso sí, es tremendamente contundente, y con el paso de las horas se reblandece hasta convertirse en una sopa, así que pensad con cabeza en cuántas personas vais a comerla porque si no, se echará a perder. Yo aumenté las cantidades que pongo aquí en un 50%, hice tres pisos en vez de dos, comimos diez y aún sobró. 


Pavlova de doble chocolate y frutos rojos

Dificultad, así de primeras: para creyentes en leyendas urbanas  Probables complicaciones: montar el merengue. Si no tienes batidora, encontrar a un voluntario dispuesto  Sabor: a trufa, frambuesa y satisfacción culpable Receta de inspiración: double chocolate raspberry pavlova, de What Katie Ate

                  INGREDIENTES

6 claras de huevo
300 g de azúcar
1 miaja de sal
3 cucharadas colmadas de cacao puro en polvo
1 cucharada de vinagre balsámico
75 g de chocolate negro en trozos pequeños

500 ml de nata montada
250 g o más de frambuesas y moras
mermelada de frambuesa (opcional)


Como estamos en temporada de moras y frambuesas, es perfecta para usarlas, pero también podéis utilizar arándanos, fresas o cualquier otra fruta jugosa.

PREPARACIÓN: 
Lo primero es trocear el chocolate negro con un buen cuchillo, en pedazos de un cm más o menos, a ojo de buen cubero. 

En un bol bien limpio, mejor metálico, y frotado previamente con un trapo mojado en zumo de limón (para quitar cualquier resto de grasa que impediría que se montara el merengue) echamos las claras  y la miajina de sal. La sal ayuda a que el merengue sea más consistente, pero si se os olvida, no pasa nada.

Batimos con las varillas hasta conseguir picos blandos, y entonces empezamos a echar el azúcar a cucharadas, batiendo entre cada adición, hasta conseguir un merengue brillante y de picos duros, o sea, hasta que al levantar la varilla el churrete que cuelgue de ella no se mueva. 

El truco infalible para comprobar si está listo es ir inclinando el recipiente para ver si el merengue se desliza. Cuando se quede quieto con el bol prácticamente boca abajo, es el momento de dejar de batir (todo esto hecho con precaución, a ver si se nos va a caer al suelo)


Precalentar el horno a 180 grados.

Echar el cacao encima de las claras, tamizándolo con un colador. Añadir luego el vinagre, que sirve para que el interior del merengue sea blando pese a la corteza exterior (importante que sea balsámico, de jerez o módena, pero no blanco!) y el chocolate troceado, y mezclar todo con una cuchara metálica. 

Muy despacio y con movimientos envolventes, mimando el merengue para que no se pierda el aire que contiene.


Dependiendo de cuántos pisos vayáis a hacer, deberéis usar más bandejas o menos. Con estas cantidades salen dos círculos grandes de 20 cm o más, pero podéis hacerlos más pequeños para tener más pisos, e incluso individuales.

Calculad con un plato el tamaño que vais a utilizar y cuántos círculos os caben en una bandeja del horno. Sobre una hoja de papel vegetal, colocad el plato que sirve de modelo boca abajo y dibujad una línea bien visible alrededor.

Se le da la vuelta a la hoja sobre la bandeja, cuidando de que se siga viendo el círculo marcado, y se pone el merengue a cucharadas encima. Intentaremos no salirnos ni colorear fuera de la línea, como en el colegio, para que queden todos de tamaño parecido.


No hagáis como yo, que me empeñé en rellenar los círculos con la manga pastelera y me quedaron un poco bajos. Mejor con una cuchara, no hace falta que sean uniformes por arriba: un acabado casero quedará más bonito.

Se meten los discos de merengue al horno, bajando la temperatura de éste a 140 grados, calor arriba y abajo, durante una hora o poco más. Se supone que no hay que abrir en ningún momento la puerta del horno, pero si usáis dos bandejas o más, las distintas alturas puede que causen que alguno de los círculos se os haga más rápido que los otros. Yo abrí la puerta muy despacio y las cambié de posición, pero es posible que tengáis que sacar algún piso antes que el resto.

¿Y cómo sé cuándo está hecho? pues cuando los bordes estén agrietados y la parte superior esté seca pero al tocar con el dedo, se note blando por dentro, no antes ni después.

Apagamos el horno y dejamos los discos de la pavlova dentro con la puerta abierta, para que se enfríen. Cuando estén completamente templados, los sacamos y despegamos de la hoja de papel vegetal con cuidado (aunque a mí se me rompió uno del todo y luego como lo tapas ni se nota, ajajá).


Para montar la pavlova necesitamos la fruta limpia y seca, y nata montada, firme y azucarada al gusto.

Sobre cada piso de merengue se extiende una buena cantidad de nata y encima se colocan las frambuesa y moras, con un poco de mermelada casera de frutos rojos si queréis. 

En la parte final de arriba, se hace igual pero si necesitáis rizar el rizo podéis decorar con un poco de azúcar glas, cacao en polvo o virutas de chocolate.

IMPORTANTE: no montéis la pavlova hasta poco antes de comer, porque con la nata y los jugos de la fruta se empezará a reblandecer, tanto que los trozos que os sobren y guardéis en un tupper se convertirán en una sopa. De sabor inconmensurable, pero sopa al fin y al cabo.

Tiene un sabor inmenso, con distintas texturas (como dicen los finolis): crujiente, chicloso, blando, rezumante. Pecaminoso total, avisados quedáis.

MÁS IMPORTANTE AÚN: es completamente obligatorio echarse una siesta después de comer esto.



Entradas relacionadas

43 comentarios:

  1. Preciosa receta! Yo e comeré el merengue solo, que la nata no me sienta bien.

    Y buena propuesta esa de que entre todos 'pagamos el horno' ;) (para que veas que te leemos con atención!)

    Estoy esperando la receta de los croaissants. A ver si va a ser la primera vez que me sale el hojaldre!

    ResponderEliminar
  2. Qué pasada, estoy embobado con la Pavlova. ¿Se cortan bien las raciones con más de dos capas? Creo que se la tendré que esconder a mi señora para que no me obligue a hacérsela. ¿Es tan fácil como dices?

    Manuel Bustabad

    ResponderEliminar
  3. @Manuel Bustabad - Vagón de Cola Las raciones en el plato quedan bastante pochas, porque el merengue se rompe y no sale fácilmente en trozos iguales :) Cuanto más alta y estrecha, más difícil de cortar, pero vale la pena...

    Y sí, es mucho más fácil de lo que me imaginaba!

    ResponderEliminar
  4. Todavía no entiendo esa manía de que todo tiene que quedar perfecto. Lo importante es el sabor y no que la presentación sea más o menos espectacular, que la tuya lo es. Si has conseguido tu reto el resto vendrá solo. ¡Mucha suerte! Besos.

    ResponderEliminar
  5. Se ve tan bonita y apetecible!! La pavlova está en mi lista de pendientes como te comenté en twitter. A ver cuando le meto mano ;D

    ResponderEliminar
  6. XD!! No me importa nada que engorde, que el mundo sea mejor, sólo con verla ya me vuelve loca!!
    Es preciosa y qué buena tiene que estar!!
    Si haces los discos de uno en uno, la masa que queda a la espera se estropea?? (Mi horno es pequeñito)
    Besitoss guapa!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa tu

    Me parece deliciosamente mortal, hummm

    mil petonets Susanna

    ResponderEliminar
  8. Ahora gracias a ti creo que algún día también tendré que hacerla. Y para comértela lo mismo da si esta torcida o mal puesta, seguro que esta igual de buena.

    ResponderEliminar
  9. Fantástica! Se me hace la boca agua solo con verla.... Todas los productos buenos en una receta... Y me gusta mas por lo casero que se ve, tienes razón.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado que postre tan chulo!!!! y te ha quedado de muerte!!!! Ganas tengo de probar una!!!!!

    ResponderEliminar
  11. @Teresa En cuanto a los discos de la pavlova, no estoy muy segura, pero imagino que si espera una hora entera a que se haga uno de los círculos, el resto del merengue se bajará.

    Puedes probar a hacer planchas rectangulares en vez de círculos, para aprovechar el máximo el espacio de tu bandeja :)

    ResponderEliminar
  12. Me has despertado las ganas de hacerla.
    ¡Te ha quedado de cine!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. ¿Que te han salido fotos churro? Madre mía, si sólo con verla te enamoras, no me extraña que no hayas parado hasta hacerla. Esa combinación de sabores que nos cuentas de frutas y trufa debe ser una pasada. SIn duda, con mi pasión por el chocolate tengo que probarla. Bs

    ResponderEliminar
  14. En casa nos encantan las pavlovas y tambien las he preparado para los cumples. Nunca he hecho una de chocolate ni de tantos pisos, tengo un reto ahora que estoy como tu - con todas las horas del dia!

    ResponderEliminar
  15. Uy,fotos churro dice...que modesta, pero si están más que decentes!!!
    Me ha encantado, es preciosa!

    ResponderEliminar
  16. Qué pintaza!!!!
    Tiene que estar de vicio, te aseguro que la haré.

    ResponderEliminar
  17. Ains que pinta con foto churro y todo. Y yo con una misera infusion en la mano. Tomo nota para cuando deje la eterna dieta je je

    ResponderEliminar
  18. ¡Yo también tengo en la lista de pendientes hacer una pavlova! Ja ja No sé por qué la voy dejando, porque me gusta hacer merengue, pero siempre acabo haciendo otras cosas.
    Me encantan las fotos que has puesto y, como siempre, tu explicación. Yo también he puesto fotos churras en el blog, pero así es la realidad. Una no es pastelera profesional, y no pasa nada. :)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. ja, ja churro.... quién la pillara!!!1

    ResponderEliminar
  20. Me parece una pavlova perfecta con sus imperfecciones y sus "churretones" ¿¿??. Ya me gustaría a mí que me saliera así.
    Un besote
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  21. Me encanta!, vaya pintaza. Que penita que no estemos más cerca para tomarnos cafetito juntas y contarnos ahora que tenemos tiempo las dos.
    Un besete guapa

    ResponderEliminar
  22. Qe pinta mas buena! Recuerdo que hace tiempo colgaste una parecida y dijiste que soñabas con hacer una pavlova así. Pues yo sueño ahora con hacer una como esta.

    ResponderEliminar
  23. No soy muy de dulces, pero tiene una pinta impresionante!! :)

    ResponderEliminar
  24. Me he tirado en picado sobre la pantalla de mi ordenador (sin tirabuzones ni carpados, directo) para pillar un modesto trozo de tu pavlova y me he dado un torta contra la pantalla que no ha sabido ni a chocolate ni a merengue... ¡ESTO ES UNA PASADA!. Que la vida te siga sonriendo. Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  25. Madre mía!!! Yo creo que todavía no me atrevo con la pavlova... si haces otra y me das a probar... igual me animo :P
    Muacks!

    ResponderEliminar
  26. Pues dirás lo que sea, pero a mí me parece que está bien mona ella. Así que como a mí también me importa un comino... dame un trozo, no??

    ResponderEliminar
  27. EXQUISITA PAVLOVA me gusta tu blog saludos

    ResponderEliminar
  28. Esto con un buen colacao le alegra la semana a cualquiera! me encanta tu blog y me fascina esta receta. RIQUIÍSIMA!

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Aunque no suelo comentar mucho, más que nada por falta de tiempo, si suelo visitarte y leer con detenimiento tus recetas y esta debo decirte que me ha encantado, tiene un aspecto maravilloso, así que la guardo y en algún momento la haré. Un saludo y gracias por estas recetas tan maravillosas.

    ResponderEliminar
  30. Esta tarta ha hecho volar mi imaginación con su contundencia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Creo que tu pavlova tiene una pinta estupenda, chorretosa y con el plato manchado y todo.

    ResponderEliminar
  32. Después de ver este receton..... solo puedo decir una cosa. Invítame a tomar el café vecina que yo llevo el patxaran !!!! ENE QUE PINTAZA !!!!!

    ResponderEliminar
  33. no te vengas abajo que las malas rachas acaban... y mientras tanto sigue cocinando así, que es de chuparse los dedos leyendo la receta, no me hago una idea de como debe saber :)

    ResponderEliminar
  34. Nunca la he hecho de chocolate, pero la probaré.
    La próxima vez que la hagas prueba a ponerle 2 o 3 cucharaditas de maicena y veras como te aguanta el merengue crujiente más tiempo.Yo se lo añado al mismo tiempo que el vinagre. besos Chelo

    ResponderEliminar
  35. Esto debe ser mortal, criminal, ilícito e hipercalórico...YO QUIERO PECAR!!! Y sin remordimiento de conciencia, jamás la hice de chocolate.
    Por aquí me quedo, saludos guapa.
    Inma Herrera
    http://lagulaesvicionopecado-inma.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  36. Como me gusta leerte.......El mundo siguió igual ?.....No lo creo, seguro que para ti y quien probó esta deliciosa golosada el mundo aunque fuera por un ratito brilló en todo su esplendor ;)

    Nunca la he preparado , aunque sí he estado tentada de hacerlo varias veces , pero unas por no tener ingredientes y otras por la pereza que me tiene abducida últimamente ahi se fue quedando en el olvido.....Gracias a ti la rescataré jaja...

    Ah y las fotos genial, en la imperfección está la belleza , eso nos hace únicos ;)

    Besinos re guapaaaa !!!

    ResponderEliminar
  37. Vaya pinta¡¡¡ No se si me atreveré. Felicidades por tu blog. me parece muy ameno y sobretodo la manera tan original con la que describes las cosas.
    http://misseightyone.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  38. ¡Guau! Realmente contundente. Seguro que estaba de pecado. Y me encanta que sea "imperfecta" (para mí, estupenda). Y además, afortunadamente, no somos amas de casa americanas de los años 50.

    ResponderEliminar
  39. Aunque digas que no esta perfecta, la apariencia impresiona!
    Yo tambien me he propuesto no hacer fotos "malas" pero es que a veces cuesta.... Y creo que lo que ves es lo que hay, que a veces no todo es perfectisimo pero se intenta y bueno, esta!!!

    Besos

    http://yologuisotutelocomes.travisnet.es

    ResponderEliminar
  40. Pasaba por aquí y ¡veo cambios de look. ME ENCANTA!. Un beso,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  41. me comeria una trocito ahora mismo..vaya pinta¡¡
    me quedo por tu cocina

    Besos :)

    ResponderEliminar
  42. Es impresionante como se ve!
    A mi así ya me parece espectacular, es un plato que siempre me llama la atención por lo que luce pero que nunca práctico!
    Besos

    ResponderEliminar

Comentarios viciosos, aquí:

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.