04 marzo 2013

16

Cake de té y frutas para un té de marqueses

La guía del finolis galáctico, después de reseñar las instrucciones para preparar un té como dios manda, marca los hitos para epatar al personal al que invitemos a casa. 

Nada de tía Mildreds ni lata de galletas danesas. Ya puestos a sacar la vajilla buena (sí, ésa que no es del Ikea) y si me apuráis, servilletas de tela y no de papel, que es el colmo de lo finolis, podemos esmerarnos un poco en la cocina y sacar un bizcocho digno de salón de té de hotel londinense. 

Si vamos a echar la casa por la ventana, lo acompañaremos con los famosos scones o unas tostadas con mermelada y unos sándwiches de pepino de quitar el hipo. La receta del cake de té y frutas, cómo no, es de la ilustre Maritxu, alias la emérita marquesa de Parabere


Tengo que avisar de que cuantas más frutas metáis en la masa, más bueno queda. Hace falta un salto de fe para pensar que la masa que tenemos entre manos mientras lo hacemos va a resultar bien, pero es cierto. 


Cake de té y frutas

Dificultad, así de primeras: rien de rien Probables complicaciones: pensar que te está saliendo algo informe con aspecto de vomitona, pero no.  Sabor: británicamente rico Receta de inspiración: "plum cake superior", de María Mestayer, Confitería y Repostería. Lo de echarle té molido lo saqué del bizcocho de té de David de Jorge

                  INGREDIENTES para un molde rectangular de 30 cm de largo

10 g de té molido
300 g de harina de repostería
250 g de mantequilla blanda
200 g de azúcar
200 g de pasas sin pepitas
150 g de frutas secas o confitadas troceadas
4 huevos
100 ml de leche
10 g de Royal

mantequilla y harina para el molde, leche extra para remojar


El té puede ser cualquiera que os guste o tengáis en casa, a poder ser que no lleve 2 años muerto de risa en una balda de la cocina porque no sabrá a nada. 

Las frutas: si no encontráis podéis echarle más pasas, pero podéis hacer un mix con esas chuchurrías que os sobraron de hacer compotas o roscones en Navidad: ciruelas, orejones, naranja confitada, guindas, arándanos ...

PREPARACIÓN: 
Remojad las pasas y frutas secas en un cuenco con leche tibia, para que se inflen y se sostengan repartidas por el cake, en vez de amontonarse en el fondo. Esto es mejor hacerlo 8 o 12 horas antes, el día anterior antes de iros a la cama.

Engrasad el molde con mantequilla y enharinadlo por encima, para que se no se pegue el pastel. Importante sacudir el molde después de echarle harina, no me seáis vagos que si no quedarán costrones blancos por debajo.

Moled el té con un molinillo de especias o café, y a malas, con un mortero. Mezcladlo con el azúcar, los huevos batidos y la leche, batiendo hasta que la mezcla esté espumosa. 



En un bol aparte, mezclad la harina con la levadura química y la mantequilla en trozos, amasando con las manos hasta conseguir una masa homogénea. Añadid las pasas y frutas remojadas, bien escurridas de la leche, y amasar otro poco para unirlo todo. 



Ya sé que este proceso de amasado ¡? no es lo normal en un bizcocho, pero si lo dice la marquesa, yo la sigo adonde ella diga. 

Agregad el líquido (huevos + leche + azúcar + té) a la masa pegotosa anterior y empezad mezclando con un cucharón, para después batirlo todo junto. Al juntarlo con el té molido, la masa tendrá un color oscuro y también tropezones, resultando en un aspecto de vómito de niño, pero tened confianza, tiene que ser así. Dejad reposar bien tapado una hora o más fuera de la nevera.

Cuando llegue el momento de la verdad, precalentad el horno a 180 grados, verted la mezcla en el molde y metedlo a cocer unos 35 - 40 minutos, hasta que se dore por arriba y palillo o brocheta en mano, pinchada en el centro salga limpia (pero no seca, que si no quedará como la mojama).

Cuando esté hecho, sacadlo del horno y dejad enfriar dentro del molde unos 10 minutos. Luego ya se puede voltear para sacarlo del molde y espolvorearlo con azúcar glas para que quede más bonito, si gustáis.

Desayunar, comer, merendar y cenar hasta que se acabe.





Sándwich de pepino


El sándwich de pepino es algo tan melifluamente victoriano que uno ya se siente un lord al probarlo. Aunque a nuestra memoria gustativa nos suene mal esa combinación de hortaliza y pan, la verdad es que está buenísimo. Hace falta otro pequeño salto de fe y no ser intolerante o sensible al pepino, porque no es cuestión de hacerse el fino y que luego nos ande repitiendo el dichoso sándwich toda la tarde.


la imagen no es mía porque soy tan mentecata que se me olvidó sacar fotos cuando los hice


Al ser una fórmula tan aristocrática, propia de picnics en el parque y meriendas después del partido de criquet, no os penséis que es tan sólo pepino en rodajas entre pan y pan. El proceso que yo sigo está respaldado por Mrs. Beeton y su manual de la perfecta señora victoriana, así que es de confianza. 

Para que quede bien, hay que pelar el pepino, cortarlo en láminas y echarle sal, dejándolo escurrir en un colador sobre un plato, para que suelte líquido y amargor. Una media hora después se secan las rodajas de pepino y se aliñan con un poco de zumo de limón y pimienta.

El pan, blanco y sin corteza, se unta con mantequilla salada y se coloca el pepino sobre él, tapando con otra rebanada enmantequillada. Chimpún, se parte en triángulos o cuadrados pequeños y se come al momento, para que el pan no llegue a humedecerse.

Si ya decía Maritxu, que lo mejor del mundo es no cenar por haber merendado demasiado...
" 
     ... En Bilbao, en la antiquísima calle Somera, frente a la iglesia de San Antón, vivía una excelsa dama: doña Dolores Gutiérrez de Muñiz de Tejada. Esta señora, que era además una excelente amiga, recibía a diario, obsequiándonos siempre con una agradable merienda; pero los lunes nos daba un “chocolate”, donde nos reunía a más de treinta señoras e hijas de las señoras, exclusivamente mujeres. Ese día, después de varios fiambres - ¡y qué fiambres!: platos montados a la gelatina, jamón en dulce, pescados, galantinas de ave, etc., etc. - y de una serie de postres de cocina, fríos y calientes: tartas, confituras, dulces, merengues, canutillos de medio metro, helados, etc., etc., servían el chocolate; ¡y se lo tomaban, además, saboreándolo y remojando en ello bizcochos! ; yo era la única que pedía té, y a veces agua de Borines ...

Mi marido solía decir: “No me gusta que meriendes en casa de Dolores, pues esos días no cenas.” ¡Dios mío! Recordándolo, pienso: ¿Dónde metíamos tanto? ¡Y con lo que habíamos comido a mediodía!
"

Historia de la Gastronomía, María Mestayer de Echagüe, marquesa de Parabere. Madrid, 1943


16 comentarios:

Dr. Muerte dijo...

Esos sandwiches los prepararemos cuando tengamos de invitados a nuestros amigos escoceses. Les encantaron tus scones.

ayla88 dijo...

¡Ay, por Dios! Ahora tengo un serio probelma de prioridades entre probar esta receta y la del Bara Brith... A ver si se me aparece la Marquesa para aclararme las ideas =P

Ainhoa dijo...

Soy muy fan de los sandwiches de ese tipo. Cuando estuvimos en Londres servían el té de 3 a 5 en el hotel y nos hartábamos a comer eso y scones (como estaba incluido en la tarifa del hotel, de esa manera ahorrábamos también, para qué nos vamos a engañar). Me encantaría poder ir a tu siguiente curso.

Una cosilla, ¿has pensado en modificar el tema o como se llame del blog para que al hacer click en el bocadillo de comentarios, te lleve directamente al formulario para comentar? Es que he querido hacer click ahí para escribir esto y me ha sorprendido que no se pudiera. Sólo una sugerencia.

biscayenne dijo...

@Ainhoa lo he probado pero no se puede, es un rollo tener que entrar en la entrada y bajar abajo del todo hasta el formulario ... intentaré encontrar solución! :)

Ainhoa dijo...

@biscayenne

Vaya, qué pena. La verdad es que de Blogger no tengo ni idea, siempre he usado Wordpress y ahí es bastante común.

manu dijo...

Veo que sigues en plan "inglish". Por mi encantada, ya te dije, que lo inglés me va y además soy bebedora compulsiva de té. El pastel para acompañarlo es perfecto y el sandwhich de pepino me chifla. Lo haces como me enseñó la madre de mi profe de inglés, que como puedes suponer es inglesa.
Pensando en todo esto me voy ha hacer un té, bueno, cuando termine de fregar los platos, que es lo que me toca y una no tiene lavaplatos.

TeRe dijo...

me encanta el cake, se ve super aromatico con el te y el corte con los trocitos de frutas es genial. El sandwich de biscocho no lo he probado nunca, pero sera cuestiobn de probar..un beso

Joaquina dijo...

El cake de frutas y té ya te confirmo que lo haré.. llevo una colección ultimamente que ya no puedo pasar sin ellos.. y el sandwich de pepino??? toda una novedad. Lo probaremos.. Besoss,

Miren dijo...

En casa, siempre servilletas de tela pero las tazas de las abuelas no se mueven del vasijero a no ser para quitar el polvo,son como relicarios.
Jolines con la marquesa, qué joyitas nos traes y, hay diferencia con otros cakes por hacer esa masa primera?.
Muy buena entrada como siempre, muxus.

CUATRO ESPECIAS Por ELENA ZULUETA DE MADARIAGA dijo...

Yo no soy marquesa, pero me quedo con ese cake y el té ya lo pongo siempre.
Es un buen cake, lo digo de verdad!
Un beso

Alba dijo...

"Pensar que te está saliendo algo infame con aspecto de vomitona, pero no" Jajajaja, qué grande eres.

Ya que te pones a sacar la vajilla buena, que el acompañamiento esté a la altura ¿verdad? Los scones, el cake y los sandwiches tuvieron que triunfar.
Por cierto, lo del sandwich de pepino lo oí una vez que mi ama fue a una hamaiketako con otras amigas profesoras. Lo organizaba la maestra de inglés y cuando volvió a casa me dice muy seria: "Alba, en vez de hamaiketako le ha llamado "brunch" y..había sandwiches de pepino ¿y sabes? Estaban buenos"
Efectivamente, cuando los hicimos en casa aluciné. Cosa sencilla y refrescante. Ver para creer. Comer para creer.

Muxu!!

Lara dijo...

No eres la única mentecata que se olvida de sacarle fotos a las cosas, yo siempre digo de hacer "paso a paso" y cuando miro las fotos veo un recipiente lleno de harina y derrepente un bundt cake terminado y digo: me faltan pasos.....Jajaja pero es normal!
Y la receta es toda una delicia, nunca he probado un cake de té, pero siempre dicen que hay una primera vez para todo y nunca mejor dicho

Claudia Hernández dijo...

Qué rico todo, me encanta el resultado… aunque me quedo más con lo goloso de hoy.
Saludos

Núria dijo...

El cake me encanta y lo hago en cuanto pueda y el sandwich con pepino lo mismo, mira que es sencillo y en mi vida lo he probado....
Como siempre un 10 por las tazas, platos...como me gustan...muxus

Mikey F. dijo...

Ya sabes que yo y el pepino cero... así que no lo probé, pero he de admitir que yo soy muy raro para el tema cakes con frutas y tanto este como el bara birth son A-MEH-ZING....

Muas.

Anónimo dijo...

Hola Biscayenne,

Lo del té de las cinco es algo que llevo haciendo en plan muy informal y al ver tu receta y las frutas que se acumulaban en la despensa, aproveché para poner las manos en la masa.

La masa de frutas era al principio tan compacta, que al querer remover o "amasar" me cargué mi fancy cucharona de silicona. Así que moraleja, nada mejor que una buena cuchara de palo ;-) para este menester.

Efectivamente, cuanta más fruta se añada, mejor! Y la próxima vez las maceraré en algún licorcito o en un té bien cargado, para variar.
Me ha salido estupendísimo, ¡muchas gracias por compartir tu saber!
La semana próxima haré los scones, asignatura pendiente. Lo de los pepinos emparedados lo dejo para cuando salgan de los invernaderos.

Con un cordial saludo desde la gélida Selva Negra,

Patricia,
alias Ohio Goza i Más

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios viciosos, aquí: