Los pasteles de arroz de Bilbao, las cosas simples

/
46 Comentarios
Yo no soy nada simple, más bien extremadamente complicada por dentro. Quizás por compensar me gustan las cosas sencillas: 1+1 = 2, esto me gusta y aquello no. 

Igual porque por el camino he tenido que dejar muchas cosas que hubiera querido ser, hacer o tener, disfruto al máximo de lo más simple. Una tarde de sol (¡por fin!), un buen libro o esas lentejas que saben tan buenas cuando las hacen para ti en vez de hacerlas tú. 

Amargarse por querer y no poder es normal: no puedo salir a cenar, no puedo ir de vacaciones, no puedo hacer esto, no puedo lo otro ni lo de más allá. Pero (aún, espero) podemos cenar en casa en buena compañía, salir un dia de excursión o montar un tenderete en el parque, que es gratis. Dicen que mal de muchos consuelo de tontos. Yo diría que también de parados. Hay otros seis millones de españoles (más los que no salen en las listas, más los que tienen trabajo pero temen perderlo, o les han bajado el sueldo, o las horas, o aquellos a quienes sus jefes les piden que se bajen los pantalones cada vez más) que las están pasando canutas, como yo. Que no saben qué pasará mañana y menos dentro de un año, como yo.

Por eso vamos a intentar disfrutar de lo simple. Dejémonos de ínfulas, de puturrús, del quiero-y-no-puedo que asoma por doquier, del callárselo no sea que se enteren por ahí, de las monerías y de la fiebre buenrollista del "hoy puede ser un gran día". Pues no, hay una gran posibilidad de que hoy sea un día de mierda, porque no estás donde querrías estar ni haces lo que querrías estar haciendo. Pero si lo admites, cualquier cosa puede mejorarlo, mientras que esperar de primeras que hoy se arregle tu vida está francamente difícil.

Es lo bueno que tiene acostumbrarse a lo malo: es más fácil subir el nivel medio de satisfacción con algo sencillo. Y si ya no puedes ir a comer a ese restaurante que tanto te gustaba o no puedes ir a París a comprarte un croissant, descomplícate la vida. Cómete un pastel de arroz de Bilbao y mientras lo masticas, permítete ser feliz durante 5 minutos.


Los pasteles de arroz, otro básico deBilbaodetodalavida, son el súmmum de la perfección de la vida sencilla. Humildes y libres de sospecha de sibaritismo gourmet, su propia simpleza los hace víctimas de una gran amenaza, el ninguneo. Son despreciados de mala manera en las pastelerías y olvidados en las barras de desayuno, porque no tienen ese yo-qué-sé-qué-sé-yo que los haga atractivos a la vista. Puede que influya el que con frecuencia sean un mazacote hecho en cantidades industriales.

Tan ninguneados están, que se puede leer a lo largo y ancho del mundo que el apellido "de arroz" les viene de que se hacían con harina de arroz, traída de Filipinas y la Conchinchina por marineros bilbainos, o que la base se hacía cociéndola en blanco rellena de granos de arroz.

La verdad es que de arroz no llevan nada más que nombre usurpado, puesto que a finales del s. XIX lo que se estilaba eran los verdaderos pasteles de arroz, muy parecidos pero rellenos de una mezcla de arroz con leche. Ese receta sale en el libro de El Amparo, el de la Parabere y mil más. Ya dicen las hermanas Azcaray que las mismas bases de hojaldre se pueden rellenar de natilla, y en algún otro recetario de crema de Vitoria. 

Sea como fuere, los pasteles de arroz de verdad fueron reemplazados por los pasteles de arroz sin arroz, no sé si por cuestiones económicas, de gustos o modas. Y así se han quedado, sin una pizca de arroz. 

En el libro (y exposición) de Tomás Ondarra y Jon Uriarte, "de Bilbao de toda la vida", el pastel de arroz viene reseñado como uno de esos tótems sin los que el botxo no sería lo mismo, con una receta distinta a la que uso yo, sin ingredientes ni inventor:


Yo los hago con la fórmula de casa, ésa que en formato tarta ha salvado tantas visitas imprevistas y que mi ama hace con los ojos cerrados para luego no saber decirte por teléfono las cantidades, como hacen todas las madres: "Pues una taza de harina y una taza de..."   "Sí, pero taza de qué, cómo de grande"   "eh... pues normal, no sé..."

La investigación de campo y el espionaje detrás del hombro dieron sus frutos y desde hace tiempo tengo la receta con ingredientes medibles y fiables. Éstos son los pasteles de arroz que uso para hacer carolinas, o tarta normal cuando no me quiero complicar y lo único que busco es ese algo (a veces lo único) seguro, reconfortante y simple. Lo que hace que un día suba de categoría.


Pastel de arroz

Dificultad, así de primeras: si nos ponemos estrictos, un 3 de 10  Probables complicaciones: estirar el hojaldre, ¡ai amá, qué difícil!  Sabor: a "todo puede ir mejor", a infancia, a herencia querida  Receta de inspiración: la de mi casa de toda la vida. 

INGREDIENTES para 1 tarta o 18 pasteles individuales

500 ml leche
125 g azúcar
125 g harina
3 huevos
75 g mantequilla en pomada

hojaldre casero, refrigerado, congelado o como sea para hacer los pasteles individuales
El pastel de arroz, en su simpleza mayúscula, tiene su intríngulis. Por dentro debe de quedar una mezcla entre flan y quesada, de más a menos duro de abajo a arriba, y en la parte superior una costra esponjosa. Obviando estos requerimientos y satisfaciéndonos con lo que salga, se hace prácticamente con los ojos cerrados y es insultantemente fácil. Lo que no sé es porqué por ahí los hacen tan malos.

¿Que os empeñáis en meter arroz y queréis probar con "harina de"? Pues para los celíacos genial, porque quedan prácticamente igual y saben a lo mismo, pero no hay más diferencia.

Con estas cantidades podéis hacer pasteles individuales con base de hojaldre (entre 14 y 18, de pendiendo del tamaño de las flaneras) o una tarta grande, ya sea en molde redondo o de plum-cake.

PREPARACIÓN: 
Lo primero es batir la mantequilla blanda (a temperatura ambiente una hora) con el azúcar, hasta conseguir una especie de crema. Después se añaden los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adición. Luego se agrega la harina poco a poco, y más tarde la leche en dos o tres veces. SI veis que está grumoso o incluso con aspecto de cortado, es normal, por el cambio de temperatura de la mantequilla. La mantequilla perfectamente se puede usar derretida y nos dejamos de complicaciones.

Y ya está. 


¿Cómo que ya está? ¿Nada más? Si os queréis complicar, hay una versión en la que se separan yemas y claras, y las primeras se añaden sin más, mientras que las claras se montan aparte y se mezclan al final del todo suavemente para que no se bajen. Así queda más aireado y se crea una especie de capa de soufflé en la parte de arriba, pero para los pasteles pequeños no vale, ya que suben mucho y asoma demasiado el relleno.

Si vais a hacer tarta, se engrasa y enharina el molde (redondo o de plum-cake), se vierte la mezcla y se mete el horno precalentado a 180º 10 minutos, bajándolo después a 160º unos 35 minutos más.

Para hacer los pastelitos individuales, se estira el hojaldre muy fino, con un espesor de unos 3 mm, y se cortan círculos más grandes que el diámetro de los moldes que vayamos a usar. Éstos pueden ser flaneras sueltas, moldes desechables de aluminio o moldes de magdalenas (de metal o silicona). Los metálicos es mejor frotarlos antes con mantequilla y enharinarlos para que salgan los pasteles después con facilidad.


El círculo de hojaldre se coloca sobre el fondo del molde para adecuarlos a los bordes y forma de éste. Con los dedos se aprieta ligeramente el culo mientras que se suben los laterales hacia arriba unos 4 o 5 centímetros.

Con la ayuda de una jarra se vierte la mezcla del pastel dentro de cada molde, casi hasta el borde, y se meten en el horno precalentado a 200º en la parte inferior. ¿Por qué? Para que se haga el hojaldre necesita bastante temperatura, y poniéndolo abajo, se hará el fondo mientras que el relleno no se quema.


Dependiendo del horno, de si tiene ventilador o no etc., tardarán más o menos en hacerse, pero echad unos 20-25 minutos. A media cocción se puede subir la bandeja a la zona media del horno para que se dore y se cree la costra de arriba, en caso de que el hojaldre ya esté hecho pero el relleno no.

En el horno suben bastante y parece que van a quedar fatal, pero al sacarlos a enfriar se bajan y hunden. Si se pone muy poco relleno quedarán huecos, así que mejor hacer los moldes de hojaldre altos y llenar de mezcla hasta casi el borde. Al cocerse, quedarán tres capas internas: arriba una costra esponjosa, luego una especie de quesada  blandita y abajo otra algo más firme, además del hojaldre crujiente.



En teoría, se puede hacer primero la base de hojaldre, rellenándola con garbanzos o piedras para que no suba y luego rellenarla, pero yo vivo una existencia descomplicada y prefiero hacerlo todo de una tacada.

Si queréis cocer en blanco las bases, se cortan círculos de hojaldre estirado de unos 12 cm, se colocan en un molde (flanera, magdalena, de silicona, metal, lo que tengáis) pegando bien el culo al fondo y los bordes a los lados, se cubre con papel albal y se mete al horno con pesos dentro. A 200 grados unos 15 minutos, hasta que veáis que ha subido y cogido textura pero sin tomar color dorado. Después se quita el papel y se rellenan las bases con la crema, metiendo los pasteles después al horno a 160 grados unos 20 minutos, y subiendo un poco más el calor si veis que no os cogen tono (mi horno es un poco chanfaina y las temperaturas son aproximadas).





Se sacan del horno cuando estén listos, se dejan enfriar dentro de los moldes unos 10 minutos y luego se desmoldan dándoles la vuelta con cuidado. 

Ni puturrús ni chorradas. Nada mejor que un pastel de arroz y un libro sobre la mesa. Y que no nos falten. De Bilbao tenían que ser.



ACTUALIZACIÓN: esta receta tiene el honor de figurar como nota al pie de la entrada del Pastel de arroz de Bilbao en Wikipedia. Alucina vecina. 


Entradas relacionadas

46 comentarios:

  1. Leer esta entrada y estar de acuerdo con todo! Sobre la tendencia febril del "hoy va a ser un gran día" así, por que sí, porque lo lees en FB, twitter o insagram; y sobre el disfrute de las cosas sencillas, de lo que nos llega a nuestro fondito, de lo que tiene sentido para cada uno. A mí también me emocionan los pasteles de arroz, los bollos de mantequilla, el pastel vasco, el talo, la carolina..., cuando voy a Bilbo ahora, siempre vuelvo un surtidito. Decía Rilke que la única patria es la infancia, y para mí tiene sentido, como ese mundo en el que habitó el niño que todos fuimos. El niño que se llenó de sabores, de olores , de vivencias , de sensaciones...sin filtros, a la manera que lo hacen los niños. Hay cosas que te emocionan de tal manera, que te llevan de vuelta a la niñez . Yo creo que son todas esas cosas sencillas y pequeñas, que nos hacen recordar ese disfrute autentico de los niños.
    No sé porqué he escrito todo esto, pero el caso es que así ha salido
    Gracias por tu magnifico blog, disfruto, como una niña de cada entreda.
    Eskerrik asko! Muxu!

    ResponderEliminar
  2. Itxaso te va a adorar. Es su pastel fetiche, se vuelve loca por el pastel de arroz.

    ResponderEliminar
  3. esto es una especie de pasteis de belem lisboetas, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/14/2016

      En apariencia de sabor son muy diferentes

      Eliminar
  4. Una vez probé unos con ese saborcillo tan característico a arroz y me comentaron que llevaba un poco de harina de arroz mezclada con la harina normal... Será cuestión de probar!

    ResponderEliminar
  5. @Sanve yo he probado a hacerlos enteramente con harina de arroz en vez de trigo, y me quedaron igual.

    ResponderEliminar
  6. @gratis total tal cual, trendin-cosmopólitan a tope ;)

    ResponderEliminar
  7. a ver si así me hago unas carolinas ^^ ya que no me manda usté ni una ;P

    ResponderEliminar
  8. Estoy totalmente de acuerdo con tus reflexiones, es difícil ser feliz o hacer planes a largo plazo con la que nos cae encima.

    Los pasteles de arroz yo los conocí aquí el Bilbao, y tienes razón en las pastelerías no tienen la pinta con la que te ha quedado a ti, son un mazacote sin sabor ni cremosidad, así que ójala fueran como tú los haces, besos

    ResponderEliminar
  9. Madre mia q pinta! Q rico! Yo tb tenia una,receta d mi madre q se perdio hace tiempo y q estaba bueniiisima.
    ahora hago la receta d mi suegra q tb esta muy rica.
    me encanta. Y a mi, q no soy d pasteles me pierden los d arroz! Ya sea en tarta grande o en tartaleta peqeña.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo6/06/2013

    Gracias por tu entrada de blog de hoy. Yo he hecho los pasteles de arroz con crema victoria (receta de Casi) con hojaldre casero y aunque (como no soy muy buena cocinera) no me quedaron demasiado bonitos pero si muy ricos que al final es lo que importa a los de casa. También los he hecho con una receta de crema de una pastelería de Bilbo. Así que ahora me toca probar tu receta.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  11. Me tienes en pie para ovación! Totalmente de acuerdo en todo. Disfrutemos de las cosas simples, de lo bueno que nos traiga cada día y dejémonos de chorradas y buenrollismos huecos.

    Yo que no puedo comer azúcar por salud, y no puedo darme al dulce, aquí me tienes leyendo tu blog siempre y disfrutando de tus recetas! Tiene mérito!

    ResponderEliminar
  12. Pues yo creo que con la harina de arroz estarían muy bien, aunque he visto en un comentario que también lo has hecho con esta harina de arroz y queda igual.
    El otro día me acordé de ti, me han regalado el libro de la Marquesa de Parabere, el de la cocina
    completa, y me ha encantado, estoy deseando empezar a hacer alguna receta suya.
    besos

    ResponderEliminar
  13. Hola !!!
    Ainsssss si yo te contara.......Hace tiempo que aprendí a disfrutar de las pequeñas cosas porque son las que realmente tienen valor . Me hace gracia la gente que con el culo bien a salvo te dicen que todo está "happy", que no te preocupes, bla, bla, bla.......esta crisis nos está dejando los ánimos por el suelo y lo peor es que no veo salida por ningún lado......enfin.......un par de pastelitos de arroz y seguro que del negro pasaré al gris claro jaja....
    Tienen una pintaza ehhhhhhhh , a ver si me animo y los hago.
    Besinos .

    ResponderEliminar
  14. Mi muy estimada Ana,
    No creo que te puedas hacer una idea del tiempo que llevo anhelando esta receta. Este tipo de preparaciones, en muchos casos vilipendiadas y olvidadas, nos conecta a nuestra infancia. A la felicidad que nos proporcionaban las cosas sencillas. Muchas gracias por compartirla con todos nosotros.

    Afectuosamente,
    Sr. Muerte

    ResponderEliminar
  15. Pues sí, es verdad que ahora mismo la vida es una mierda. Que curres en lo que curres, no sabes cuándo te vas a ir a la calle. Que hace 3 años que no tengo vacaciones de verdad y curro 220 h al mes todos los meses de verano desde 2006. Que nos dan por todos los lados y hay días que no apetece levantar el ánimo ni con grúa. Pero también es verdad que revolcarse en el fango sólo sirve para mancharse y que comerse un pastel de arroz cuando todo se va al garete le hace a uno (claro, tiene que ser uno bilbaíno, donostiarra no vale) sentir seguro, como cuando ibas de visita donde los abuelos y eras feliz. Como cuando llegaban las comuniones y te peleabas por la única carolina que había mandado el vecino en la bandeja y no tenías preocupaciones más que saber si la cestita era un pastel de arroz de verdad o no. Es verdad que "mal de muchos, consuelo de tontos", pero chica, ya que hemos sido tan bobos de dejarnos engañar y llevar a esta situación, al menos consolémonos mutuamente. Todos estamos igual. Completamente de acuerdo, que no se me ocurre mejor cosa que comerse un pastel de arroz. Bueno, igual el bizcocho de mi madre, que a nivel de "confort food" para mi están al mismo nivel.

    ResponderEliminar
  16. Hombre, me la apunto esta receta! Hace tiempo que quiero ponerme a hacer mas pasteles de Bilbao. De momento ya me salen los bollos de mantequilla. Del ruso que intenté hacer ni hablaremos...
    Yo ahora mataria por bajar a por un pintxo de tortilla, asi, sencillito, pero en este chungo país no venden.

    ResponderEliminar
  17. tremendo el corte que tienen, se ve delicioso! un besico

    www.lasmariacocinillas.com

    ResponderEliminar
  18. Umh, cómo me gustan, te han quedado muy bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Incluso con tu talante más pesimista me haces empezar el dia contenta, olvidando a la troika y a su prima (de riesgo!)con ese blog tan bonitoy esas recetas tan buenas que ya antes de hacerlas me llenan la boca de babas....¡Arriba los corazones!

    ResponderEliminar
  20. No puedo estar más de acuerdo con todo lo que dices. Yo lo tengo muy jodido y casi nunca me quejo para no amargar a los demás, pero me ofende soberanamente que me den los buenos días con mensajes de libro de autoayuda, como si eso te fuera a cambiar la vida.

    ¿Conoces Mr. Wonderfuck? A mi me encantan sus mensajes, porque ¡la vida no es siempre rosa, señores! La vida es de muchos colores y desgraciadamente hay días muy negros, somos muchos los que lo tenemos cada vez más difícil, pero como dice un amigo mío: "uno sabe que está en el lado correcto porque duele".

    Y efectivamente, la mejor forma de iluminar un poco los días oscuros es acudir a los placeres sencillos: yo con un té y unas galletas recién horneadas ya me siento un poco mejor. Nunca he probado los pasteles de arroz, así que me apunto tu receta para la próxima...

    ResponderEliminar
  21. la receta es de fábula, de esa que más que a bizcocho caliente huelen a verano en casa de la abuela...
    Tus reflexiones, por otro lado, me parecen acertadísimas y muy actuales. Corred, corred, corred, nos grita el día a día, y acumulad cosas a costa de vuestro tiempo y vuestra paz... ya es hora de ignorar esas consignas y vivir la felicidad de lo simple.

    ResponderEliminar
  22. Me hace gracia que se llamen pasteles de arroz ,sin arroz ,pero seguro que estan muy ricos,yo preparé unas Carolinas de un libro que tengo pero tengo que probar las tuyas .besinos

    ResponderEliminar
  23. Anónimo6/08/2013

    Como sé del amor por las recetas de libros antigüos qeu tiene este blog,te cuento que tengo un libro de cocina de Florentina Inchausti de Prellezo, Título "Libro de cocina" edición año 1930,encuentro en él la siguiente receta de pasteles de arroz, que es sumamente simple: dice así: Se hace arroz con leche, y si se quiere, se cuela y se hace una crema y haciendo una pasta de medio hojaldre, se pone en los moldes y se rellena con la crema, recogiendo la pasta alrededor, se unta con huevo batido y se cuece a horno fuerte. Felicidadaes por tu blog que me encanta, gracias por compartir Un saludo. Pilar

    ResponderEliminar
  24. Esto tengo que probarlo!!!!!

    ResponderEliminar
  25. Da gusto entrar en este blog y disfrutar de los post.
    un saludo.
    www.recetasbonappetit.wordpress.com

    ResponderEliminar
  26. Que ricos ! Me encantan y la receta es sencilla.Los haré esta semana.
    Enhorabuena por tu blog!
    www.pucherosymas.com

    ResponderEliminar
  27. Me ha encantado tu receta! Estaba buscando una versión sencilla del pastel de arroz, la idea de hornear la base de hojaldre primero y luego añadir el relleno no me atraia mucho. Probare a hacerla uno de estos dias y te comento que tal me ha salido.

    Saludos desde Bilbo!

    ResponderEliminar
  28. Anónimo6/24/2013

    Yo ya conocía la receta, pero perdí las cantidades y os leído a todo/as.
    Es fantástica, fácil , y barata.En estos momentos tan críticos , recuerdo las cosas que la abuela nos contaba de la postguerra.Sus recetas, que las hemos heredado son simples económicas y sabrosas....como nos reíamos de la abuela, cuando nos decía sus cosas, y con el tiempo que razón tenía.Y gracias a ella , a veces, salimos del apuro, y recordamos los sabores de infancia, tan añorados, cuando va pasando el tiempo...y al final, somos lo que fuimos en el patio del colegio.
    Besos desde BILBAO

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué rico porfavor! Justo acababa de dejar programada en mi blog esta receta para mañana a las 11:30. ¡Hoy me has aparecido hasta en la sopa! Esta mañana estaba mirando on-line el programa de Robin Food para apuntarme recetas y me he encontrado con tus deliciosos bollitos de mantequilla. Después he buscado una receta de carolinas y ¡Sorpresa! Tus cupcakes me han salido de la nada. ¡Deliciosos! Y, finalmente, esta deliciosa receta. Estaba buscando alguna curiosidad sobre estos pastelitos para finalizar el post del blog y me he encontrado de lleno con tu blog. Así que te has ganado un nuevo seguidor, felicitaciones por tu blog, que es IMPRESIONANTE. Y la verdad, por lo que he visto en el programa de David de Jorge pareces encantadora. Hacía tiempo que no encontraba un blog que me motivase a continuar superándome.

    ¡Un slaudo eta gora Santutxu!

    www.delicias-boca.com
    www.operacionjapon.net

    ResponderEliminar
  30. Anónimo9/17/2013

    geniales los pasteles, esto anima a cualquiera, falta lo del hojaldre que es el "más difícil todavía"
    saludos

    ResponderEliminar
  31. Ayer en la tele saliste de maravilla y ayer en la tele te conocí por primera vez a ti y a tu blog:-)
    Ahora tengo que empezar a pruebar tus ricetitas típica basca
    Un abrazo desde un italiana que vive a Bilbao

    ResponderEliminar
  32. Anónimo11/13/2013

    los pasteles chipén leré, pero el hojaldre tela, a ver quién pone el cascabel al gato, en casa los hacemos pero con masa quebrada y con los garbanzos al retortero, están muy buenos con huevos de corral del pueblo, la mantequilla de Las Nieves, pero lo del hojaldre es lo más.....
    el blog, una gozada, me encanta la gente de "pies en tierra"
    Un saludo

    una palentina en Madrid

    ResponderEliminar
  33. Anónimo2/06/2014

    Tu página genial pero ...¿Has probado ha hacer el hojaldre con harina de arroz también? Estoy muy interesada en saberlo porque los he probado con 3 harinas distintas sin gluten (Shar panificable, Shar dolce C y harina de arroz Nomen) y es toda una tragedia griega, todo a la basura

    ResponderEliminar
  34. Anónimo2/21/2014

    Esa es la receta de mi madre!!!! ! Jajaja mi hija lo hace desde los 6 años! !! En 10 min listo para el horno ya tenemos desayuno para el fin de semana.tardo mas bajando a la pastelería

    ResponderEliminar
  35. Impresionantes!!! Los he perpetrado esta tarde y como están!! Muchas gracias por estas recetas. Un saludo desde Gernika.

    ResponderEliminar
  36. Anónimo6/06/2014

    Soy colombiana y nunca he estado en Bilbao, pero este blog ha hecho que adelante mi viaje esas tierras. Quiero comerlo todooooo. Felicidades Biscayenne!

    ResponderEliminar
  37. Anónimo6/14/2014

    Hola, hoy buscaba algo que cocinar y me di de frente con tu receta, muchas gracias. Me encanta. Perfecta para hoy. Un bico

    ResponderEliminar
  38. riojana de pura cepa9/20/2014

    una puntualización. Dices que este es un pastel típico de Bilbao de toda la vida. No lo dudo, pero has de saber que en La Rioja estos pasteles de arroz o pasteles de otoño-invierno se encuentran con mucha facilidad. Bien es cierto que en muchos sitios son denominados pasteles de crema de Vitoria y que en otros muchos en vez de hacerlos con hojaldre los hacen con masa quebrada. En mi casa se hacían cambiando la leche por arroz con leche muy liquido y en vez de usar recipientes de masa se ponían en cazuelitas de barro comiendo de ellas directamente. Un saludo, la he visto hacer la receta con David de Jorge en la ETBk-sat y se parece mucho a la que yo he visto hacer de toda la vida.

    ResponderEliminar
  39. Anónimo10/05/2014

    Hola, me has vuelto atrás en el tiempo 20 años, los que hace que deje Euskadi y aun tengo pendiente volver, y sabes que es lo primero que siempre quise hacer a la vuelta? Tomarme un café en La Granja con un pastel de arroz....ahora gracias a tí podre hacermelos yo, aunque cambie La Granja por el salón de mi casa.. Muxus

    ResponderEliminar
  40. Hola Biscayenne. No puede parar de hacer (y comer) pasteles de arroz. Como bien dijiste en el programa de Robin Food donde hiciste este recetón, fácil donde los haya, para los que no tenemos la suerte de ser de Bilbao, esto es un descubrimiento, aunque tardío, súper emocionante. Gracias por tu blog y que vivan las grasas saturadas!

    ResponderEliminar
  41. Madre mía que cosa tan rica!! Acabo de hacer tu receta y no hemos podido resistirnos a comer solo 1! Jajaja. Con tu permiso en las próximas semanas compartiré tu receta en el blog.

    ResponderEliminar
  42. Anónimo9/11/2015

    Voy a conocer Bilbao en Octubre y mientras buscaba donde ir y que ver he acabado en este blog viendo los pasteles de arroz y los bollos con mantequilla, además de ver los pintxos y la comida, creo que al final va a ser un no parar de comer, que de cosas tan ricas que aquí no hay, que ganas!!!!. Me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  43. Pues que te voy a contar ... ya tengo los ingredientes en la encimera y voy al lio en breves instantessssss ains toi mocioná, luego te cuento, encontré tu receta y la imprimí y luego no sabia de que blog era, he tenido que buscarte jajajaja entre miles de pasteles de arroz. Pero ya tengo el enlace, odio no poner de quien es la receta ;) te cuento besitos

    ResponderEliminar
  44. Los hice ayer y están buenísimos!!!
    Fáciles,de hecho los hizo mi hija jijijijiji.
    Lo único que se hizo una especie de dos partes,una abajo un poquito dura y otra como flan arriba,como si se bajase la harina para abajo. Es asi?? O hice algo mal??
    Gracias por la receta.

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.