Hamor con h: sangüis de nutella y petisuis

/
15 Comentarios
Yo no tengo imaginación para cocinar. Me gusta probar cosas nuevas, guisotear y tener muchas cazuelas haciendo chup chup a la vez, pero no sé inventar. Como buena perfecccionista y pedante en la cocina, necesito una receta de la cual fiarme. A más a más, rebusco en mi memoria para encontrar datos, cruzar referencias y decidir que a tal cosa le vendría bien un poco de aquella. Basándome en mis gustos y experiencias, puedo tunear una receta y si tengo el día rumbero liarme la manta a la cabeza y cambiar un ingrediente por otro. Llamadme Peligro. Guau.

Por suerte vivo con alguien con una desbordante imaginación culinaria. Tan desbordante que la mayoría de las veces el resultado no es muy allá, pero en fin, no lo puede tener todo. Mi medio limón piensa que nunca hay suficientes especias en un plato y que el picante lo mejora todo. Fan absoluto del barroquismo gastronómico y de las mezclas chocantes, está reconocido como autor de magnas obras tal que el sangüis intempestivo de chiquilines (a palo seco a las 2 de la madrugada), el yogur con mucho comino #hoymesientomediterráneo, el arroz con mango blanducho, comino, ras el hanut, curry, pimienta y de tó, o las patatas con champiñones y decenas de cayenas picadas.

Después de haber sufrido varias indigestiones debido a su frenesí creativo, suelo abstenerme de probar todo aquello que haga y no esté constreñido por unos límites estrictos. Justo es admitir que las tostadas con mantequilla y los macarrones con chorizo le quedan de fábula, pero siempre está tentado de echarles comino. Así que cuando ayer se hizo una aparente porquería para merendar, yo no quise saber nada del tema.

Craso error. Porque yo me comí un simple pan con nutella mientras que él se zampó un sangüis de hamor con h. Escaldada por sus anteriores experimentos, no me atreví a probar más que una esquina pero bastó para darme cuenta de que estaba ante la ambrosía encarnada. La guarrería definitiva y perfecta. El sangüis de nutella y petisuis.


Sí, el aspecto es un poco vomitivo, pero ahhhh qué bueno, chatos. Porque no sólo de puturrús se alimenta el hombre y últimamente me estaba tomando a mí misma demasiado en serio, es hora de que el mundo conozca esta perversidad tan deliciosa. Con ella inauguro una nueva sección chiripitifláutica llamada "Guarro pero Rico", donde tendrán cabida toda clase de cochinadas sencillas y sabrosas de dificultad cero. 

No sé si digno de figurar entre las guarrindongadas del maestro, por estar demasiado bueno, el Sangüis Hamor sabe igualito que la chocolatina Lila Pause de fresa, guarrería industrial que a mí me sulibeya cuando estoy en alguna estación de autobuses inhóspita. Salvando las diferencias del formato, es clavado.

Su elaboración es tan complicada que hubiese requerido de una explicación en vídeo, pero como no tengo cámara (¡aló patrocinadores!) intentaré detallaros todos los pasos para que no os liéis.

Importante: hay que decir "sangüis" o "sambuis", lo de "sandwich" es de pusilánimes y de gente con altas expectativas. Está hecho con nutella (sustituible por nocilla, praliné o vete tú a saber qué otras marcas ignotas de crema de cacao con avellanas) y petisuis de fresa de toda la vida. Imprescindible también decir "petisuis" y nada de Danonino o Yoquesédino, la marca no importa pero sí el sentimiento.



Sangüis de nutella y petisuis

Dificultad, así de primeras: no me hagáis reír  Probables complicaciones: a lo sumo, que se te escurra el contenido   Sabor: a chocolatina guarripeich rellena de fresa  Receta de inspiración: ninguna, completamente original y pendiente de patente millonaria, tía tía

INGREDIENTES para 1 sangüis

2 rebanadas de pan de molde
1 cucharada (por decir algo) de nutella alias crema de cacao con avellanas
1 petisuis alias queso fresco de sabor a fresa


El pan de molde en esta caso era integral e industrial, usad el que más rabia os dé. A lo loco y si vais de finolis se podría optar por rebanadas de brioche e incluso rellenar un curasán, pero no me hago cargo de posibles demandas por lorzas.

PREPARACIÓN: 
Aunque penséis que no, esta obra culmen de la humanidad tiene su proceso. Cual estrella rutilante de la nouvelle cuisine, mi medio limón elabora cuidadosamente el sangüis para que el equilibrio entre cacao y fresa sea perfecto. O sea, que si ponéis mucha nutella casi no se notará el sabor del petisuis, y entonces no tiene gracia.

Lo primero es tostar el pan, en tostadora o plancha. Este paso otorgará al pan textura crujiente, porque si no lo sabíais, toda receta tiene que tener ahora varias texturas, por eso de hacerse la guay.

Cuando se tengan las dos bases apropiadamente tostadas, se extiende sobre una de ellas la nutella. Lo justo para tapar todo pero sin pasarse.

El paso más peliagudo es el de añadir el petisuis. Es básico reprimir las ganas de revolverlo dentro de su recipiente porque si no, se licuidifica (o como se diga) y la hemos liado. Se echa a borbotones en el centro del pan, rebañando bien las malditas aristas interiores que quieren robarnos las ganas de vivir.  Como entiendo que es muy muy difícil  e igual no vais a ser capaces de replicar el proceso, véase foto:


Bien. Ahora se extiende ligeramente el petisuis por el pan pero sin llegar hasta los bordes, para que no se espanzurre al poner la rebanada que tenemos pendiente por ahí.

¿Me seguís?


¡Ya casi está terminado! Sólo queda colocar encima el otro pan, respetando claro está la equidistancia al centro geométrico del plano y haciendo coincidir las cortezas, superior con superior, roñosa con roñosa.

Eso es todo. Sé que es una ardua tarea pero confío en que seréis capaces de llevarla a cabo en caso de que tengáis curiosidad por esta loca combinación y/o seáis unos cochinos del copón.



Os doy mi palabra de honor de que está bueno. Viva el HAMOR.

Entradas relacionadas

15 comentarios:

  1. jajajajajajajajjajajaja me meeeeoooo qué bueno por favor!! ay qué risas, vecina!

    Oye, va en serio, QUE ME DEVUELVAN EL PETISUIS DE LAS ARISTAS!!! Que ya voy pa' 30 y eso son muchos años de petisuis perdido!!

    Un beso amore!!

    Fdo: la radical de Begoña. ;)

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajajajajaja me partoooooooooo!!!!!! Buenísima explicación de tan complicado plato!!! Eso tengo que probarlo yo con el cruasán dominguero, tiene que ser un lujo!!! Viva el Hamor y la sección "Guarro pero Rico" :)

    ResponderEliminar
  3. Ayyyy qué ratico más güeno me has hecho pasar... ya sólo queda probar esta guarrerida (a escondidas de mi chico que ahora le ha dado por comer "sano". No quiero que me amargue el momentico con su cara de asco...). Seguro que me sigo riendo mientras me lo como! jajaja. Prometo feedback de mi experiencia gastronómica con el HAMOR.

    Gracias guapa por tu sentido del humor y por trasmitirlo tan requetebien con palabras. ;-)

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana:
    Una de las mejores entradas del blog, por la receta y por la prolija explicación.
    Tanta que hasta parece difícil hacerlo.
    Ciertamente no entra en las guarrerías del maestro, pero David disfrutaría un montón con este sangüis.
    Saludos
    José

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3/27/2014

    jajajajajaja qué bueno!!!!...descubrí tu blog hace poco, pero que descubrimiento dios mio....no hay día que no me dejes alucinada, me encanta como lo cuentas todo...y esta nueva sección es ya la leche....aunque no se si me atreveré a probarlo o lo mismo le casco una cucharada de nutella al petisuis y lo remezclo un poquito a ver q tal

    Gracias por estos buenos ratos y por todo lo que nos enseñas

    Ana

    ResponderEliminar
  6. Grandioso. Me parto de risa con la manera de explicarlo. Me ha encantado lo de llamar a las cortezas del pan "roñosas", ¡lo adopto y me voy corriendo a por unos petisuises al mercado!

    ResponderEliminar
  7. Ríete tú de la patente.
    Mi sobrino hace años que come sandwich de nutella con queso Philadelphia, creación de la amama de uno de sus amigos, y mira tú por donde que ahora ya podemos encontrar en el supermercado Philadelphia con chocolate Milka. Así que yo como tú me lo pensaba...

    ResponderEliminar
  8. jajajajajaja descojonaíta estoy con la explicación de esta guarrindongada!!! En cuanto lo he visto me ha venido a la cabeza Robin Food. No te voy a engañar, si te dicen así, de golpe :"Me voy a hacer un sangüis de Nutella y petisuis" a mi me da un poco la nausea y el escalofrío. Peeero todo hay que probarlo en esta vida; eso si, lo probare con la niña al lado por si no me gusta dárselo a ella. Desde que la dí a probar el chocolate con el chorizo de Pamplona, no para!!

    ResponderEliminar
  9. VIVA VIVA VIVA Y REVIVA! Me encnata la redacción de la receta. Es como si estuvieras aquí contándomelo. Pártome.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo3/28/2014

    ERES LA MEJOOOOOOR!!!!!!! jajajjajajajajajaj

    ResponderEliminar
  11. Al otro lado del Atlántico hay alguien que se le ha ocurrido lo mismo que a tu novio..o te ha copiado.....
    http://www.climbinggriermountain.com/2014/03/marshmallow-peeps-and-nutella-sandwiches.html?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=marshmallow-peeps-and-nutella-sandwiches

    Besos guapa...a esta chica le sigo desde hace tiempo...
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  12. Anónimo3/30/2014

    " Is simply di best " .

    ResponderEliminar
  13. Para elogio de tu " limoncito " te dire, que el sanguis de chiquilines es ( superando el bocata de patatas fritas de bolsa )la guarrada mas grande que conozco.

    ResponderEliminar
  14. Hola Ana, me parece que ésto tengo que probarlo. Ahora que vienen días desapacibles seguro que comerme un sangüis de éstos me va a reanimar.
    Un besote y feliz semana.
    Mar

    ResponderEliminar
  15. Que mezcla más buena, tuene una pinta genial :P Un beso!

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.