La última cena y el sinrigor histórico

/
12 Comentarios
Yo no pido peras al olmo. Asumo que en las series históricas españolas el rigor documental se lo pasan un poco por el forro, que en este país no existe la profesión de historiador culinario y que nunca va a haber documentales en la 2 sobre la dieta de Alfonso X el Sabio o el origen del gazpacho. Me conformo con ver programas de la BBC.

No sé si es culpa de nuestra desastrosa programación televisiva o de que la historia, particularmente la nuestra y especialmente la culinaria nos la trae floja y pendulona.

Por eso cuando el otro día leí en el periódico que Canal Historia y Canal Cocina estrenaban conjuntamente un documental sobre una recreación de la Última Cena, fui corriendo al ordenador para buscar información. Me encontré con esto:

"Sabemos quiénes fueron los invitados y el día que se celebró. Pero ¿qué cenaron Jesucristo y sus doce apóstoles en la última cena?"


Obviando la apertura de brazos mesiánica, el anuncio te deja con el intríngulis de saber el menú de la Última Cena, ¿verdad? Un experto en historia de la gastronomía y tal. Pintaba bien, o medio bien, porque yo ya no me fío de nada. Hice bien. 

Una búsqueda más profunda me llevó a la noticia desarrollada: para que os enteréis, el programa se supone que habla de las bases históricas del menú de Jesús y los apóstoles, y reta a Ramón Freixa y Paco Roncero a recrearlo. Hasta aquí, ok. El que presenta y aporta la información histórica es Miguel Ángel Almodóvar, un señor al que yo hasta ahora tenía en el limbo de las personas sin cara y resulta que era colaborador de María Teresa Campos. Wow.

Almodóvar, aparte de ser sociólogo, actor, guionista, locutor de radio, profesor de criminología y muchas cosas más, ha escrito un par de libros interesantes sobre la historia de la cocina que tengo en mi estantería: "La cocina del Cid" y "Yantares de cuando la electricidad acabó con las mulas". No es que sean lo más pero resultan bastante dignos. Lo raro es que se haga llamar paleogastrónomo, cuando la paleogastronomía no existe. Hay estudios sobre los hábitos alimenticios del paleolítico, e incluso una dieta paleo, pero imagino que quería decir que investiga la gastronomía desde un punto de vista histórico. Y #paleogastrónomo le debe de sonar chachi.

La sorpresa llega cuando a pesar de incidir en que el citado programa tiene el rigor histórico como bandera, no trata de investigar qué comieron 13 señores aquel día de hace casi dos mil años, ni de enseñar una receta fiel. Qué va. De lo que va es de decir en tres frases lo que Almodóvar piensa que tuvo Jesucristo de menú y en reinterpretarlo, modernizarlo, actualizarlo a lo s. XXI "logrando un original producto televisivo con propuestas culinarias únicas y donde Ramón Freixa y Paco Roncero derrochan la creatividad que les caracteriza, demostrando que la cocina puede alcanzar sin duda la categoría de arte". 

O sea, hacer un poco lo que te salga de la pepitilla, porque el arte lo permite todo. No pasa nada por incluir ingredientes que no existían en la Palestina del s. I, como el chocolate (chocolate a cascoporro, blanco y negro, de postre en las propuestas de ambos chefs), el maíz, las coles de Bruselas, el bacalao o la lamprea. Lo del chocolate y el maíz es especialmente sangrante porque creo que todo hijo de vecino sabe que son productos originarios de América. Pero da igual, lo importante es crear.

Sobre la cuestión verdaderamente histórica del asunto, Almodóvar dice esto:

Recrear una cena que tuvo lugar hace más de 2.000 años no es sencillo, sin embargo los expertos se basan en los textos y las costumbres de la época. «Lo más probable es que en aquella cena se sirviera pan ácimo, sin levadura; ensalada de hierbas amargas, que simbolizan la vida; y cordero asado, el plato fundamental de la Pascua, no faltaría la trucha de río y el 'jaroset', «una compota de higos que representa el barro que los judíos usaban para construir ladrillos en Egipto».
Vaya. Tampoco es muy difícil elucubrar eso. La Biblia dice que la Última Cena se hizo en «el día de la fiesta de los panes sin levadura, en que debía sacrificarse el cordero de la Pascua». Con un poquito de google y wikipedia se aprende enseguida que debió ser la primera noche del Pésaj o Pascua judía, cuando se rememora la liberación de los esclavos hebreos de Egipto. En esa fecha se lleva a cabo el Séder de Pésaj, una cena ritual que marca el inicio de la pascua en la que se celebra la liberación de los judíos y se comen unos alimentos concretos en un orden establecido.

No se puede saber exactamente si la Última Cena fue un séder, ni siquiera si hace dos mil años las leyes y costumbres judías eran iguales a las de ahora. Pero es probable que se parezcan mucho, y los alimentos simbólicos que se comen en el séder son pan ácimo sin levadura (matzah), hierbas amargas, cordero o ave asados, huevo cocido, jaroset y vino. ¡Oh! Esto se puede averiguar en 10 minutos gracias a la interné, así que nuestro experto paleogastrónomo debió de quedarse exhausto de tanto investigar. Lo de incluir pescado de agua dulce en el menú de Jesús es normal porque era más habitual y barato que el cordero, si pensamos además que los apóstoles predicaban la humildad, la pobreza, y algunos eran pescadores.

Aquí el programa entero para que os quedéis picuetos:


Este menú tan rigurosamente fiel, ejem, podrá degustarse en las cartas de los restaurantes de Roncero y Freixa, 'Freixa Madrid' y 'La terraza del casino', del 3 al 12 de abril. El programa era muy necesario porque la alta/moderna/artística cocina casi casi no sale en la tele y total, estamos todos hartos de aprender sobre cultura, historia y tradición, ¿verdad?. Mucho mejor hacer un refrito de recetas de puturrú con voz grave e investigación estilo Cuarto Milenio.

propuesta de Roncero para la recrear la Última Cena, con su maiz y su chocolatito. 


Por si os interesa, este fin de semana intentaré (ya me ha picado la curiosidad) hacer en casa jaroset y matzo, si es que no cae algo más. Con recetas sefardíes e intentando ser fiel a la idea de una cena hace 2.000 años. Y sin ser paleogastrónoma.



Entradas relacionadas

12 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo en tooooodo...

    Los sentimientos son muy parecidos porque ademas del sentido común y el amor por la gastronomia son comunes, tengo mi pequeña filia de la historia de la indumentaria, y como tu... pues como que me quedo con la BBC... Prefiero babear con Downtown Abbey sin ver cremallera alguna a sacarme los ojos con Grand Hotel o peor aún: Isabel.

    Resulta increible el cuidado con el que hacen las cosas fuera de España a nivel cinematográfico, no sólo en vestuario, sino culinario, leí que para la producción de la BBC de Orgullo y Prejuicio, estudiaron detenidamente los menús de la época y los recrearon literalmente sobre vajillas y menaje que si bien no todo era auténtico eran las mejores reproducciones que se podían costear. Eso sí, el pobre Mr Bennet acabó un poco hasta el culo del plato que le servían constantemente al repetir las tomas... xD

    Ahora vas y lo cascas Paco Roncero...

    Pero que vas a esperar de gente como nosotras con bloguitos ¿eh? xD

    ResponderEliminar
  2. Pues eso que no has visto el de David Muñoz en el que se marca los clavos de Cristo y la corona de espino...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/11/2014

    Eso mismo pense yo al leer esta noticia en el periodico, pero tu lo cuentas perfectamente. Lo del paleogastronomo que ha sido colaborador con La señora Campos es lo mas. Capitulo y aparte merecen los productos traidos de America:
    maiz y chocolate como muy bien comentas.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo. A mi una de las cosas que más me llama la atención es la inclusión de la lamprea que para los judíos es un pescado totalmente prohibido, no digamos ya el mezclar la leche con el cordero en la misma comida. Lo dicho rigor cero. Yo me llevé una gran decepción al ver el programa. Me encanta que haya gente como tú, valiente que diga lo que muchos pensamos.

    ResponderEliminar
  5. Mucho ánimo, jajaja..besos guapa...¡nos vemos el 2!

    ResponderEliminar
  6. Siempre es un alivio comprobar que una no está tan mal de la sesera, ya que para mi fue una enorme decepción. El caso es que al leer tantos halagos de dicho programa en face, perdí el trasero por grabarlo. Decepción y correspondiente cabreo hasta el punto de, una vez visto, borrarlo, no fuese a ser que quedase alguna huella.
    Alucino leyendo comentarios tan positivos al respecto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. La verdad, se ve que el programa especial de menú "última cena" no deja de ser una excusa autopublicitaria de los participantes. De hecho es que es es evidente que no tiene nada que ver con lo que comieron en la realidad y el aspecto del pan me chirría.
    Me gusta probar platos nuevos y estoy a favor de la creatividad pero, personalmente, me parece un destrozo. Es más, los programas de alta cocina vanguardista me quitan las ganas de entrar a un restaurante de platos deconstruidos y reinterpretados a mínimas expresiones excesivamente caras.
    Con respecto al comentario de Miss Vinagre, me encanta Downtown Abbey y que saquen tartas de fresa y nata, y pudin, todo dentro de la ambientación de la época. Es precioso y evocador.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Nos toman por jilipollas sin el mas mínimo esfuerzo....

    ResponderEliminar
  9. Además del chocolate y el maíz, se atreven también a meter yuca. Y lo de la lamprea es que clama al cielo. Como han dicho por ahí arriba, lo que está claro es que estos señores se han hecho un programita a medida para autopromocionarse. Lo del rigor histórico ya si tal...
    Una pena la producción televisiva de este país, si es que se lo toman todo a chufla y luego pretenden que les sigamos viendo. Yo hace tiempo que no enciendo la tele, prefiero cualquier producto extranjero (especialmente británico) a los cutreríos que nos venden aquí.

    ResponderEliminar
  10. Sí señora. Yo también piqué y me senté en el sofá a verlo. Me pareció una burda excusa para mostrarnos el arte de dos cocineros. Pero claro, para eso no hacía inventarse la excusa del menú de la última cena que ya me dirás qué tenía que ver con lo que enseñaron.
    En fin.

    ResponderEliminar
  11. esta demás history channel, podian haber usado cualquier canal local para darle un toque "contemporaneo" a una cena de 2000 años. que pena este canal de cable, tienen mejor produccion en latinoamerica

    ResponderEliminar
  12. Malena Madalena9/24/2015

    Pufff! Desde luego vaya documentación histórica !! Tienes toda la razón. La verdad es que daba un poco de vergüenza ajena.........

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.