Mermelada de fresa sin puturrús

/
29 Comentarios
El afán que tiene hoy día la muchachada cocinillas por rizar el rizo y complicar lo descomplicado es digno de estudio. No sé si se lían tanto porque es lo que se lleva, por hacerse los guays, por modernidad, gourmeticidad, o vete tú a saber.

Ayer, viendo diez minutos de Masterchef (con los que tuve suficiente para todo un año), pensé que el estilo nouvelle cuisine de recetas con más tiempo de presentación que de cocción nos puede asaltar cuando menos lo esperamos. Parece que todo hijo de vecino tiene un aparato para cocer a baja temperatura en la despensa, ahí al lado del sifón que le regaló su prima y que sólo usa cuando tiene visitas. Lo segundo que pensé es en la de cacharros y cubiertos y platos que deben de manchar para hacer todas esas virguerías Adriáwannabe. Me dio pereza y apagué la tele. Yo no tengo lavavajillas.

Entre los ámbitos más gourmetizados por los cocinillas modernos está el de las mermeladas. Ya no mola hacer mermelada normal sin más. Ahora la mermelada de fresa lleva vainilla, ruibarbo, champán, especias y yo qué sé cuántas cosas más. Nada se hace a ojo, sino milimétricamente medido en proporciones de fruta/azúcar/pectina para que bla blá, y los tarros se someten a pasteurización y más bla blá.

Yo una vez probé a hacer mermelada de fresa con vainilla y la tiré. No sabía mal, pero sí mistificada, pijizada, maquillada. Pensé en regalársela a alguien, pero al fin y al cabo, si no me gustaba a mí, igual a los demás tampoco. Acabó en el cubo de la basura, igual que una mermelada muy gurmé que me compré de pera con canela y puturrú. Que oye, habrá a quien le encante, pero no es lo mío.

Soy una rancia y una antigua, lo sé. Por eso me gustan las mermeladas con sabor reconocible, sin más intención que alegrarme el desayuno con un resultado muchísimo mejor que el industrial y sobre todo, más barato. He aquí pues mi guía para hacer una mermelada de fresa descomplicada y sin puturrús.


Lógicamente lo más importante es conseguir una buena fruta, pero sin volverse loco. Digamos que el 95% de los frutos rojos y fragrantes que llamamos fresas, no son tal, sino fresones. Las fresas son muchísimo más pequeñas, olorosas y blancas por dentro. Su pariente domesticado, el fresón, es mucho más bonito en apariencia pero habitualmente insípido, porque el azúcar que produce la planta se tiene que repartir entre más frutos de mayor tamaño.

Hay miles de variedades de fresón, pero al contrario que en el caso de las manzanas, los productores no los etiquetan y lo único que distinguimos los compradores es si son de Huelva o no. Así que es normal que un día compres fresas fresones y no sepan a ná y otro día estén muy buenos: ahí puede haber existido diferencia de variedad, o de horas de sol, procedencia ... etc.

¿Y cuáles son mejores para hacer mermelada? pues en teoría, las fresas pequeñas, pero a no ser que tengas un huerto en Aranjuez o seas millonario y con muchos contactos, veo difícil que las consigas. El juego está en el terreno del fresón, y yo ahí os aconsejo que cojáis los más feos.

Digamos que hace una semana, en el mercado de Bilbao estaba la caja de 2kg de fresones bonitos y jugosones a 4,50€. El frutero me explicó que a principios de temporada (febrero-marzo), los fresones están baratos porque aún no andan en sazón, luego sube el precio al ser de mejor calidad, hay un momento en el que vuelven a bajar (el momento álgido de la temporada, cuando hay mucha producción) y al final vuelven a subir porque quedan pocos. Esto os servirá si prevéis convertiros en accionistas de una empresa hortofrutícola.

Lo mejor no es ir al supermercado a comprar, sino a una frutería de barrio grande, y mejor aún, a un puesto de fruta al aire libre a última hora. Ahí os harán oferta para quitarse de encima las cajas grandes, porque los fresones se estropean enseguida y no quieren perder género. De este modo me compré yo el otro día una caja de 2kg por 1,99: eran fresones con apariencia de fresa. Pequeños y feíllos, se ve que no los quería nadie más que yo. No pasa nada porque estén algunos un poco pochillos, cuanto más maduros más sabor tienen, y con la suficiente maceración sacarán el gusto que al principio no parecían tener.

Si lleváis a casa una caja, no vais a hacer la mermelada en ese momento y las dejáis ahí al fresco todas apiñadas, tenéis una alta probabilidad de que al día siguiente estén la mitad verdes. Para que aguanten hay que ponerlas en una fuente grande, no muy apelotonadas entre sí, y meterlas en la nevera.


Mermelada de fresa

Dificultad, así de primeras: apta para lérdimers  Probables complicaciones: cuidado con quemarse la mano al rellenar los botes  Sabor: a fresa, nada más y nada menos  Receta de inspiración: yo me mí conmigo

INGREDIENTES para unos 3 botes de 250 g

2 kg de fresas/fresones
1 limón
500 g de azúcar (o más, o menos, al gusto)


El ácido del limón sirve como conservante y ayuda a sacar al líquido de la fruta, al final no se nota. El azúcar también es conservante, pero vamos a ver, no estamos haciendo mermelada para tenerla guardada durante años en un búnker antinuclear. Lo de echar igual peso de fruta que de azúcar es exageradísimo, igual que la proporción 2/1. Yo la echo a ojo, entre un cuarto y un tercio de la cantidad de fruta y con eso para mi gusto va perfecta.

PREPARACIÓN: 
Vais a ver que hacer mermelada no tiene ná, y menos la de fresa que es la más sencilla que hay. 

Se empieza lavando la fruta y quitando la txurtena (el rabito con hojas), para ello lo mejor es un colador grande de los de pasta. Según vamos quitando los rabos, cortamos los fresones en trozos. Aquí rige el gusto de cada cual: yo prefiero que se note la fruta y los parto en dos o cuatro partes si son muy grandes.

Se va echando la fruta partida en un bol o fuente grande, y luego se añade el zumo de un limón (mediano, normal, ni grande ni pequeño, no sé de tamaños estándares limoneros). Por último se agrega el azúcar y se revuelve bien para que se reparta entre los fresones.


Llegados a este punto, el tiempo cocinará por nosotros. Porque la maceración con paciencia sacará el jugo y el sabor de la fruta, sin tener que estar luego gastando energía. 

Así que dejáis la fruta bien tapada en el bol a temperatura ambiente y os vais a hacer lo que queráis durante una hora. El tiempo habrá empezado a obrar y habrá salido bastante líquido. Sin ningún escrúpulo, se mete el bol en la nevera y se deja ahí una noche entera o más. Al día siguiente el recipiente estará lleno de sopa de fresas y la fruta se habrá ablandado sola. Oh, magia.

De mientras, elegís unos cuantos botes de cristal que cierren bien. Es preferible que no sean grandes para que al consumir la mermelada no esté abierta durante semanas en el frigorífico. Además si os salen más tarros hace más ilusión y podéis regalar alguno por ahí. Pongamos que sean de tamaño mermelada comprada: los de conservas vegetales y de bonito también funcionan perfectamente.

Para que no nos entre la triquinosis hay que limpiar bien los tarros. Primero con agua y jabón y luego hirviéndolos. Parece un poco coñazo pero no se tarda nada, es cuestión de poner una cazuela con agua a hervir y echar dentro los tarros y las tapas. En cinco minutos de hervor estarán listos y esterilizados. Con cuidado y la ayuda de un tenedor o pinza se sacan y se dejan secar boca abajo sobre un paño.


La sopa de fresones se vierte en una cazuela al fuego y se deja cocer durante unos 15 minutos, hasta que veamos que el líquido espesa. Hay gente que prefiere la mermelada muy fina y la tritura con la batidora e incluso la pasa por un chino para quitarle las pepitas. 

A mí me gusta rústica y lo único que hago es chafarla un poco con un aplasta-patatas, metiéndolo dentro y rompiendo un poco los trozos más grandes de fruta. Cuando la pócima esté a vuestro gusto (pensad que cuando enfría espesa mucho más), subid la temperatura hasta el punto de hervor.

¿Por qué? Veréis, al rellenar los tarros con contenido muy caliente, la física obrará su magia y por arte de birlibirloque se hará el vacío en su interior, sin necesidad de baños maría ni mandangas. La cuestión peliaguda está en no quemarnos durante el proceso ni echar la mitad de la mermelada fuera del bote. Para eso yo uso el único instrumento especializado que vale la pena tener si hacéis mermelada: un embudo ancho. El mío es de plástico pero los hay ajustables para distintos diámetros de boca, cuestan muy poco y suelen habitar en esas tiendas extrañas que se llaman ferreterías.


En esta foto de mi cazuela en la que no se ve un cagao debido al empañamiento de la cámara, podéis apreciar que a la mermelada le sale una espumilla por los bordes. La quitáis en la medida que podáis pero si no, tampoco pasa nada. 

Con los tarros preparados, las tapas cerca y un guante de cocina puesto, se vierte la mermelada hirviendo dentro de los botes, llenándolos hasta el mismo borde. Con la mano enguantada (hacedme caso, si no os vais a quemar) o envuelta en un trapo, se coge el bote, se enrosca la tapa y se aprieta todo lo posible.

Los tarros se colocan boca abajo sobre una toalla o similar y se envuelven en ella para que no se enfríen demasiado rápido. Voilà.

Importante: esto es una conserva casera, hecha con métodos caseros. Ni siquiera con el baño maría y una esterilización masiva de bacterias malvadas podemos estar seguros de que teniendo los botes durante años en la estantería no se vaya a poner mala. No hemos echado toneladas de azúcar, ni conservantes, así que lo mejor es disfrutarla recién hecha o en un par de meses, y si tenéis sitio, guardarla en la nevera. Nunca se es lo suficientemente precavido ni el frigorífico lo suficientemente grande.


Ya veis, por muy poco dinero y casi sin esfuerzo podéis hacer mermelada casera con un sabor increíble. Sólo fresa. Porque no hacen falta puturrús ni chorradas para disfrutar.


Repaso de los trucos imprescindibles:

  • dejar macerar la fruta con el azúcar durante un día
  • cocer la mermelada hasta que espese y verterla hirviendo en los tarros
  • llenar los tarros hasta arriba del todo, para que quede el menor aire posible y enroscar mucho la tapa (si no tenéis fuerza, pedid sopitas)
  • dejarlos enfriar boca abajo y bien envueltos. El calor hará que se se cree vacío en el interior del bote y conservará la mermelada: atención a si el centro de la tapa se ha hundido un poco para abajo. Si es así, están perfectos porque se ha hecho vacío. 
  • este método de conservación sirve para tandas de pocos botes o si los vais a consumir en, digamos, 2 o 3 meses. Si estáis haciendo acopio de víveres para la 3ª guerra mundial mejor comprad latas en el súper. No es probable pero hay una cosa por ahí que se llama botulismo.
  • Este sistema tan fácil sirve para las fresas y en menor medida para otras frutas jugosas como frambuesas o ciruelas, pero NO para productos con otra textura/acidez como naranjas, manzana, calabaza...



Entradas relacionadas

29 comentarios:

  1. Me siento un poco es-tupida...haciendo preguntas en tu receta super sencilla...

    "Así que dejáis la fruta bien tapada en el bol a temperatura y os vais a hacer lo que queráis durante una hora."

    Yo entiendo que no lo hemos puesto al fuego, ¿no? ¿Cómo está a temperatura?

    eskerrik asko...(me da vergüenza...pero tengo 2kg de fresas en casa)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la mermelada de fresa. Por suerte mi marido es de pueblo, aldea que le decimos en Galicia, y el año pasado mi suegro plantó fresas para la loca que recoge moras del campo, o sea yo, tuvimos fresas hasta octubre, pero estaban tan buenas que nos las comíamos antes de intentar hacer mermelada. Este año ya las ha plantado y ha aumentado el cachito de tierra, "para que Tere tenga más fresas" jiji ahora sólo queda que plante calabacines para hacer los bizcochos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/10/2014

    Personalmente también me parece digno de estudio la critica constante al camino que los demás escogen recorrer. Parece como lo propio fuera fruto de la autenticidad y lo ajeno escaparate pijerio etc.
    Otro puede pensar ¡que para que mermeladas donde este la fruta fresca! y así con todo.
    ¡allá cada cual!
    Saludos.
    Nekane.

    ResponderEliminar
  4. @Leire :) la estúpida soy yo porque me he comido una palabra. Es "a temperatura ambiente".

    Gracia por el comentario , ahora lo he cambiado!

    ResponderEliminar
  5. @Anónimo por supuesto que es digno de estudio, a mí otros me critican porque soy una cutre, y me de igual :)

    No creo que lo que hago yo sea mejor ni peor, es lo que me gusta, y otros métodos me dan pereza e incluso me pueden llegar a parecer afectados y estúpidos. Para gustos hay colores, pero a todos nos tira más el propio que el ajeno. Si no, ya lo hubiésemos cambiado.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4/10/2014

    Sin perjuicio de lo anterior, magnífica receta!!

    ResponderEliminar
  7. Ana, y este método de que se autoselle el bote, cuanto tiempo nos conserva la mermelada? Me da un poco yuyu, yo he optado por cocer los botes cubiertos 20 min y enfriarlos sobre una rejilla. Y ya que va de conservas, tu como harias salsa de tomate totalmente cocinada y pimientos asados ya con refrito??

    ResponderEliminar
  8. Yo hago mermeladas cuando tengo una cantidad maja de fruta en un estado...en fin, no malo, pero sí dudoso. Soy una plasta con la sazón de la fruta, y enseguida me da cosica.

    Mi método (palabra un poco grande para lo que yo hago) es parecido al tuyo. Fruta limpia, azúcar a ojo (lo de 1/2 ya me parece una burrada...), limón (por eso de la desinfección y que si en el laterío que compro pone ácido ascórbico, es lo más parecido que me viene a mano), un rato ahí la fruta a lo suyo y fueguito.
    Con lo que dudo mucho es con el rato e intensidad del fueguito. Me da que me debo pasar, porque no iba a ser la sexta vez que se me quema por el despiste.

    Con el método conserva, ya no coincidimos. Yo nunca he usado el método del vacío para las conservas. Básicamente porque me voy por las patas abajo del miedo. Botulismo me suena fatal.
    No es que sepa con seguridad que el método de hervir es más seguro ni que me evite ataques de pánico y miradas repetitivas a los botes, (he llegado a llamar a Fagor por una duda super trascendental con la olla rápidísima en relación a las conservas) pero acalla momentáneamente mis tendencias pasajeras de hipocondría alimentaria.

    Luego no tengo reparos para la comida caducada o, de consumo menos preferente, como creo que sí se le dice ahora-; tampoco para cosas que se me han caído un poquillo u otras...Como dice mi madre, todos los guarros son escrupulosos. Sólo que yo tengo el escrúpulo muy selectivo.

    Y todo el sistema conservil, para un bote o dos...que luego no duran nada.

    En fins, me gusta Marijuana, me gustas tú y tu blog. (Y a mi me aguanto con mucho cariño y devoción, porque así debe ser.)

    ResponderEliminar
  9. @Lozeamae si está bien cerrado (ojo a ver si la parte central de la tapa se levanta un poquito, si es así está perfecto), en la nevera muuuuuchos meses y en la despensa unos cuantos. No te sé decir exactamente porque hago tandas pequeñas y se me acaban enseguida. Prueba a hacer varios, abre el primero, y si hace plop al abrirlo, es muy probable que todos estén bien sellados.

    La salsa de tomate se puede hacer igual, echándola en caliente y llenando a tope el bote. Los pimientos asados no he hecho nunca, y me figuro que no se puedan calentar tanto, en ese caso igual es mejor usar el baño maría para asegurarse...

    ResponderEliminar
  10. @Laura Quintana querida, yo también soy una guarra con escrúpulos selectivos, así que te entiendo perfectamente :)

    En mi casa siempre se empleó el método baño maría / olla exprés, pero al final nos dimos cuenta hace ya años de que éste era más sencillo e igual de efectivo. Haciéndolo bien todos los tarros hacen pop y ya no hay stop. Sobre todo para cantidades pequeñas que van a durar poco tiempo sin abrir y no va a dar tiempo a que desarrollen enfermedades mortales :D

    Pero respeto tus preceptos morales en cuanto a las conservas, sí señor.

    Lo del tiempo de cocción es peliagudo: prueba lo de la maceración larga (yo hay veces que tengo las fresas, naranja o lo que sea durante días en la nevera) y ya verás como se acorta el tiempo de cazuela :)

    ResponderEliminar
  11. soy mónguer, quería decir que el centro de la tapa del bote DEBE ESTAR HUNDIDO, no hacia arriba!!

    ResponderEliminar
  12. OMG, estaba buscando una receta de mermelada asi, sencilla, facil y normal, de fresas y ya está.
    Así que en cuanto vuelva a la frutería, arramblo con la caja y la pruebo.
    Gracias mil!

    ResponderEliminar
  13. Anónimo4/10/2014

    Este sistema de vacío ya lo usaba mi abuela hace años (murió en el 98, con casi 90) y aunque clásicamente lo hacía al baño María y con un papelito sobre la mermelada untado en coñac y más tarde cerrar la tapa, los ultimos años lo hacia de esta manera. En el bote d cristal siempre pegaba luego etiqueta con el nombre de la fruta y el año, para guardarlos en el armario de las mermeladas...teniamos e manzana y pera para casi todo el año. De melocotón alguna.
    De fresa nunca. A ver si hago la prueba con esta receta. Ella solo usaba la fruta y azúcar, con la ratio uno a uno, creo. Preguntaré a su sucesora, que menos, pero también hace.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo4/11/2014

    Hoy estuve a punto de coger fresas del Eroski..perdón fresones, pero me faltaba ésta información tan completa para elaborar ésta rica mermelada que pienso hacer en los próximos dias.Gracias y un placer seguirte.

    ResponderEliminar
  15. Buenísima adoro esta mermelada se ve hermosa y deliciosa,abrazos

    ResponderEliminar
  16. Anónimo4/11/2014

    Lo del puturrú me ha hecho gracia, porque fíjate, aquí en Zaragoza había un grupo musical que se llamaba Puturrú de Fuá, y casualmente, uno de los integrantes se dedica ahora a hacer mermeladas raras (en principio creo que son todas naturales), de ésas de cava, pétalos de rosa, oro y demás. Y están buenas, eh?
    Yo no soy muy de mermelada de fresa, igual porque sólo he probado las del súper, pero probablemente me animase a hacer de frambuesa. No creo que cambie mucho el método, no?
    Hale, sigue así de guay. Un abrazo.

    Blanca

    ResponderEliminar
  17. Que ilusión. Mi idolatrada Biscayenne hace la mermelada de fresas como yo :-) Una opción si no se quiere hervir los potes (que da pereza) es meterlos en el horno a 200º unos 10 minutos. No hay bicho ni puturrú que lo resista

    ResponderEliminar
  18. Estíbaliz4/11/2014

    Hola Ana,
    Aquí ando con mi mermelada de fresones. El año pasado fue un fiasco. Esta sopa no hay manera de reducirla....Lleva una hora hirvinedo y claro, el color se queda un poco regular. Yo también le pongo esa proporción de azúcar y pensaba que podía ser por eso, pero a ti te queda preciosa (y buenísima, claro). Y si tiro directamente la mitad del caldo antes de ponerlas a hervir? A mi también me parecía un poco tonto preguntar cómo se hace, pero la explicación me ha venido de perlas. Mi problema seguramente es porque la calidad es una eme. En cuanto a la conserva, te oí en una ocasión hablar de ese método y lo utilicé con la mermelada de albaricoque. La semana pasada abrí el último tesoro y estaba buenísima. Por si os sirve.

    ResponderEliminar
  19. @Estíbaliz pues jamía, no sé, a mí nunca se me ha quedado líquida ... Y uso fresones de 1,99€ los 2 kg, muy maravillosos no son ... Quizás la cuestión sea que esperas que engorde demasiado: es decir, el punto óptimo tiene que ser de unas 2 veces de grosor menos del esperado, no sé si me explico. Si la cueces durante una hora, se te tiene que agarrar al culo de la cazuela, o quedarse muy gorda. Haz una prueba, tenla unos 20 min como mucho, primero a fuego fuerte y luego bájalo pero sin que pierda el chup chup. Aplasta un poco la fruta para que ligue mejor y echa una cucharada o dos en un cuenco. Paga el fuego, tapa la cazuela y date un garbeo. Si al volver, la cucharada está bien de espesor (a mí es que no me gusta súper gorda, sino en plan jalea gorda con trozacos) es que ya está. Siempre puedes hervir un poco más o simplemente, calentarla hasta el punto de hervor y meterla en los botes.

    Ánimo!!! :)

    ResponderEliminar
  20. Aupi!!! pues ya está hecha :) Al final la hice con 1kg y 250g de azucar y algo he debido de hacer mal porque me han salido unos 3 botes como ponía en la receta con 2 kg... La verdad es que no presté mucha atención al tema de la cazuela...e igual se ha quedado un poco liquidilla pero..SABE A FRESAS...igual parece una txotxolada...pero lo que más me ha sorprendido es que sabe a fresas y ahora entiendo que la que yo compro solo sabe a azucar :( Has creado un monstruo! jeje
    (es más raro tener un pomelo que un limón, pero por si a alguien le pasa...también funciona)

    ResponderEliminar
  21. Hola ! de casualidad he encontrado tu blog ,y me gusta lo que he leido, y estoy de acuerdo contigo ,la mermelada con fruta y azucar y a disfrutarla
    voy a seguir un ratito mas por aqui

    ResponderEliminar
  22. Hola
    Me han entrado unas ganas locas de... Tuitearlo
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Hola!! Se olvidó lo de quitar la espumilla y en los botes me han quedado con espumilla por en medio.....pasa algo? Cómo me gusta tu blog y tus afotillas de instarán. Saludos desde Barcelona ....agur

    ResponderEliminar
  24. @daniel lopez garcia perdona por responder tarde que he estado fuera!!! Lo de la espumilla no importa nada, queda un poco más feo en el bote porque no queda todo rojo-rojo, pero vamos, que no te va a entrar la triquinosis! :) Un saludo!

    ResponderEliminar
  25. Hace unos dias que hice el comentario de coger una fresas de eroski y prometí hacer ésta mermelada, pues bien ya es la tercera vez que la hago.Con trozos sin trozos, y he llegado a la conclusión que mejor con trozos.Eso si, me salió tan rica que se termina enseguida, y sin contar las que he regalado. Asi que ya por la tercera tanda y a ver lo que duran. Un saludo y un placer seguirte. Arturo.

    ResponderEliminar
  26. Una pregunta, se puede añadir naranja para darle mas consistencia y sabor? .
    Gracias por tu respuesta y un saludo.

    ResponderEliminar
  27. @Arturo el tratamiento de la naranja para mermelada no tiene nada que ver con el de la fresa, hay que blanquearla, echarle mucho más azúcar y cocerla durante mucho más tiempo. Podrías hacerla aparte y luego juntarla con la mermelada de fresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, sólo agradecerte tu respuesta para alguien que se inicia en el mundo de las mermeladas y con buenos resultados y en parte gracias a tus consejos. Tomo nota y decirte que has sido todo un descubrimiento .Un saludo

      Eliminar
  28. @Arturo gracias a ti por leer y preguntar! :)

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.