El bodegón de la discordia

/
11 Comentarios
No aprendo. La tele me engaña una y otra vez, y yo siempre caigo en la trampa. Le otorgo el beneficio de la duda, mi fe de corderilla, sólo para acabar ciscándome en todo.

Igual que cuando vi el terrible gastrodocumental de la Última Cena, anoche me encrespé delante de la televisión y solté improperios encadenados mientras el gato se tapaba las orejas. Arrebujada en la manta me puse a ver Top Chef a mitad de programa porque en uno de los adelantos que dan para engancharte cual yonqui, salía un bodegón. Y a mí me gustan más los bodegones que a un tonto un lápiz, así que me dispuse a quedarme despierta hasta las tantas sólo por ver en qué lo iban a utilizar.

¿Sería en una prueba de cocina antigua? ¿Tendrían que recrear algún plato histórico? Oh ohh ahhh, que emoción. Pijama en ristre y móvil en mano, me puse a hacer lo que todos los televidentes solitarios con ganas de contacto humano: tuitear.

En pantalla sale Chicote frente al Museo del Prado, diciendo que ya que las pruebas de ese día se realizan en Madrid van a utilizar uno de los cuadros del museo en uno de los retos. El éxtasis me embarga. Pasan los minutos y llegamos al meollo, cuando se quieren matar los unos a los otros para no ser eliminados. Susi Díaz dice que todo se puede cocinar, "incluso la Historia". Casi me hago pis. "Queremos que nos demostréis que sois capaces de coger un pedacito de historia y convertirla en un suculento plato", suelta Paco Roncero. Ay dios, ay dios. 

"Queremos que nos cocinéis este cuadro".


Y pasó lo que tenía que pasar, otra decepción. No sólo porque la prueba únicamente consistía en hacer un plato con los ingredientes que salían en el cuadro (que para eso les podían haber dado una lista de la compra en un post-it), sino porque no dijeron nada de la obra de arte en sí. Nada, nothing, niente.

Ahí estuvo el lienzo durante 20 minutos o más, siendo la presunta estrella del reto. Los concursantes lo miraban y remiraban impertérritos, igual que yo. Bueno, en algún momento dirán quién es el autor, de qué año es, qué significado tiene, algo. Tic tac, tic tac. El tiempo pasaba. Cuando amargamente me percaté de que no iban a decir ni mú, me remangué el pijama y lo tuiteé yo.

Bodegón ochavado con racimos de uvas, Juan de Espinosa, 1646. Museo del Prado.

El cuadro en cuestión es de Juan de Espinosa, un pintor de bodegones español del siglo XVII. Es una obra pintada en 1646 y perteneciente a la colección del Museo del Prado, en cuya web aparece información sobre el bodegón y su autor.

Sé cómo funciona la tele: a veces hay cosas que quedan fuera de la edición, el guión está escrito, no se puede perder la atención de los espectadores, blablablá. Top Chef es un concurso, un espectáculo, y no hacía falta que llevaran a un experto a perorar sobre la cocina barroca, los aspectos formales de la naturaleza muerta en la escuela española, ni hablar de la composición arquitectónica, los volúmenes y demás disquisiciones. Pero algo tan nimio, tan rápido como decir el autor, año y procedencia del cuadro no costaba nada. Los que llevaran menos de una hora viendo el programa ni siquiera supieron de dónde venía ni que se puede contemplar en vivo y en directo en Madrid.

Una vez más, la mínima información (ya no digo formación) o dato cultural se relega, se tapa, no vaya a ser que los televidentes piensen que el programa va de intelectual. ¡O de aprender! Válgame dios. Imaginaos que por un momento, si llegan a decir estos datos, alguien los hubiera googleado y se hubiera metido en la cama sabiendo algo más, o simplemente apreciando una obra de arte. A lo mejor el mundo hubiera implosionado.

Lo que no saben los que hacen tele, o no se paran a pensar en ello, es que la gente no es lerda mental, no se asusta porque se hable en un momento dado de historia (sí, esa Historia con mayúscula de la que hablaban Susi y Paco, ay), de arte, de cultura. De hecho, hay personas que lo agradecen. Después de haberme pasado un año documentando recetas y de tener una carpeta de varios gigas con imágenes de cuadros relacionados con la comida, yo de casualidad sabía de qué bodegón se trataba.


Lo más gracioso no fue que a esas horas de la noche hubiera muchos tuiteros despiertos que difundieron mi mensaje, sino que los primeros que lo marcaron como favorito fueron los de la cuenta oficial de Top Chef. Vaya, lo retuitearán. O igual utilizan la info para decirlo ellos. Ah, pues no. No les pareció lo suficientemente relevante como para comunicarlo a sus 67000 seguidores, ni para incluir la información en su web: un cuadro es el protagonista de la última oportunidad. Un cuadro, "un". Artículo indefinido.

Así nos luce el pelo.

Próximamente hablaré de bodegones cochinotes, de lienzos pintados llenos de quesos, frutas, chocolate y carne. De cuando los cuadros eran lo que ahora llamamos #foodporn en Instagram. Porque sí puede ser interesante y entretenido. Incluso hay cocineros que son enamorados del tema.

De mientras, podéis sufrir la experiencia de ver el vídeo:




Entradas relacionadas

11 comentarios:

  1. Malena Madalena9/24/2015

    Y cuál es el problema . Hoy en dia, gracias a internet es muy facil desde tu mismo teléfono encontrar la información, si es que te pica la curiosidad. Qué pasa. TA ti lo que te ha molestado es que no te retwitearan para que te vean todos esos seguidores de ellos. Anda ya!! Que se te ha visto el plumero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Malena, no me hace falta que nadie me retuitee :D Y no era tan fácil buscar la información , ya que mucha gente lo había intentado pero no dieron ninguna información con la que empezar la búsqueda. Igual puedes intentarlo tú en Google poniendo "cuadro uvas zorzal" o algo parecido. Poniendo eso te salen 369000 resultados. Y ninguno se refiere al cuadro referido con nombre y apellidos.

      Genial que a ti no te parezca un problema, oye. Un saludo.

      Eliminar
  2. Todo esto dejando a un lado la oportunidad de hablar un poco de la cocina barroca, del carácter simbólico de muchos de los ingredientes de un bodegón del Siglo de Oro español (lo cual abriría la posibilidad de trabajar sobre conceptos mucho más interesantes que fruta, fruta, fruta, más fruta, fruto seco, fruto seco, bellota, zorzal), de ingredientes de época e ingredientes que no. Total, un cacafú de prueba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerle comentando aquí, caballero :)
      Cuando en un programa de la tele generalista (y no generalista) se hable de lo que mencionas, me comeré mi alpargata!

      Eliminar
  3. Hola Biscayenne,
    la cultura es siempre sospechosa :-(

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  4. Chapeau una vez más! :D Y flipo con el comentario de arriba... jejeje
    Muacks!

    ResponderEliminar
  5. Mikel Mugalari9/24/2015

    Por dior, ¿por qué te torturas viendo la tele y sus pseudo programas de cocina? ¡¡Tú vales para mucho más!!

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Mikel, no pierdas tu tiempo con estas cosas. Ni con provocadores como el comentarista de más arriba. Créeme, esta saga de programas "xxxx-chef" no está dirigida a aprender nada de cocina ni de cultura culinaria sino a entretener y poco más.

    ResponderEliminar
  7. Pensé lo mismo que tú aunque no me esforzé a buscar, lo reconozco...así que gracias por la información :)

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente. Ese es el nivel. Bebamos y olvidemos.

    ResponderEliminar
  9. Vamos, vamos, vamos.... Mira que pretender que la tele sea educativa... ¡Hija por dios, qué cosas dices!
    El cuadro es una maravilla. Alucino como están pintadas esas uvas...dan hambre.

    ResponderEliminar

Biscayenne. Con la tecnología de Blogger.